Viajes mentales.

Varios/Otros


Una vez que el estudiante se ha unido a su sistema secundario, se pone en contacto con otra condición que le permitirá salir de su cuerpo físico. Un Instructor experimentado no conduce, al principio, a su pupilo a la región astral o a las inferiores, sino a las superiores, donde el estudiante aprende a conocer los diferentes grados de densidad, que componen estas atmósferas.

Tales experiencias son muy interesantes, aunque agotadoras al principio; pues tomará algún tiempo antes que el estudiante pueda elevarse por el poder de su propia voluntad a cualquier lugar al que se le dirija.

Su Instructor le conducirá primero a la cumbre de una elevada montaña. Esto es difícil, debido al aparente peso de su cuerpo. Una vez realizado esto, se le da una carga para que la lleve a la misma altura. Esto es todavía más difícil y, a veces, el estudiante es ayudado por su Instructor, quien lo alienta y le toma la carga cuando está agotado. El proceso de levitación le da, más tarde, el poder de entrar en las atmósferas más sutiles de los mundos internos y aprender lo relativo a los mismos.

Una vez desarrollado este poder, el estudiante se convierte en un obrero en servicio de orden superior. Su Instructor le enseña cómo evitar desastres, mediante su poder de impresionar a mentes determinadas a matar o dañar al inocente y, si está lo suficientemente desarrollado, se le hace ver el mal del mundo. Esto causa al estudiante gran depresión, porque las cosas que presencia son terribles, y no se pueden describir. A esta altura, el Enemigo Secreto tratará de impresionarlo y hacerle ver la inutilidad de combatir los poderes del mismo, y le sugerirá que abandone este mundo, donde hay tan poco de bueno.

El estudiante se dará cuenta, entonces, de que, quienes se esfuerzan en llevar una vida noble y limpia no carecen de ayuda invisible. Los de corazón bondadoso, no importa cual sea su grado de inteligencia, son cuidados más efectivamente de lo que ellos se dan cuenta. Ninguna oración deja de ser oída, aunque de momento, no se reciba respuesta de su Intercesor.

Se enseña al estudiante, mientras está fuera del cuerpo, a preparar a la gente para la muerte. A veces, en un temporal del mar, el Instructor lo lleva a la popa de un barco que está hundiéndose, para que lea y recuerde su nombre y el puerto. Luego, antes de que el barco se hunda, se aparecen ambos a la tripulación y pasajeros. A veces, los que se ahogan los toman por seres elevados. El Instructor y el estudiante dicen a esas personas que respiren en el agua, con tanta naturalidad como respiran en el aire, y que no deben tener miedo.

El estudiante nunca olvida tales viajes y el cuidado y la atención que recibe de su Instructor.

Queda también muy impresionado por la noble manera con que hacen frente a la muerte quienes han llevado vidas puras. En tales casos, el estudiante tiene el poder de presentir, instantáneamente, su carácter para tratarlos de acuerdo con su grado de inteligencia.

A veces, el estudiante es llevado por su Instructor a los consejos de los grandes; tales como el de los Señores de la guerra, del Enemigo Secreto, y puede percibir la conversación de los mismos, como si fuera audible.

Unicamente un país en Europa ha progresado lo suficiente, como para demandar los servicios de sus grandes ocultistas, durante la gran guerra, y en el futuro, ningún secreto quedará oculto en los corazones de cualquier fuerza en oposición.

Pasar a través de una tormenta de lluvia, mientras se está en el astral, es como pasar a través de una fina neblina.

El mago está sumergido en la naturaleza de cada uno; porque, hace mucho tiempo, trabajábamos con los materiales de la Naturaleza y podíamos producir sus fenómenos. Una vez recobremos nuestra conciencia perdida, el mago en nosotros volverá a aparecer. Las fuerzas invisibles de la Naturaleza son muy rápidas en sus movimientos, y hemos de aprender a seguir las oleadas de su pensamiento con una atención, que no es fácil conseguir. Nuestro oído alcanza mayor extensión; es decir, que las vibraciones más sutiles reaccionan sobre nuestro sistema nervioso más grosero.

El estudiante exclama, dirigiéndose a la Realidad: ¿Por qué es mi cuerpo tan grosero?

¿Por qué no poseo estas percepciones más sutiles? ¿Por qué no puedo ver? ¿Por qué no puedo recibir el conocimiento? Las siguientes son las razones.

Cuando abandonamos nuestros cuerpos, en viajes mentales, nos detenemos, con frecuencia, y los miramos, y de pronto nos damos cuenta de cuán grosero es nuestro cuerpo, como vehículo. Quedamos sorprendidos al notar que lo miramos con indiferencia y hasta con desdén, porque la densidad del mismo parece absorberlo a uno y ocultarle la luz, que vemos cuando estamos fuera de su envoltura. También notamos que, el cuerpo trata de borrar el recuerdo de viajes, que ansiamos recordar. Los artistas sienten, con frecuencia, esta pérdida de la memoria y lamentan agudamente no poder recobrar algunos momentos de belleza.

En estos viajes, encontramos Seres exaltados, que nos impresionan por la transparencia de su atmósfera. Sus pensamientos son tan brillantes como corrientes de agua cristalina, fluyendo en cascada, temprano en la montaña; maravillados ante la majestad de su belleza, olvidamos que nuestro propio cuerpo espera nuestro retorno.

Es, a veces, difícil para el Instructor hacer que el pupilo viaje hasta su propio plano; porque cuando llega a una esfera interior la encuentra tan interesante, que el Instructor encuentra difícil conseguir que el pupilo se eleve más arriba. El pupilo es como un muchacho en un circo que persiste el entretenerse en las jaulas. Los pupilos mujeres, son más propensos a entretenerse en los escaparates de la Naturaleza; para, más tarde, lamentar haberlo hecho; porque, en su olvido del tiempo, han perdido la oportunidad de asistir a algún Consejo.

Las leyes del hombre varían según las razas. Las leyes de la naturaleza son, también, con frecuencia, contrarias a las nuestras. Esto, a veces, causa sorpresa al estudiante y le ocasiona mucho sufrimiento; pero, hasta que comprenda la causa de una cosa, será incapaz de juzgar.

De consiguiente, si no puede descubrir la causa debe guardar silencio. Esta ley nos es profundamente inculcada por la Naturaleza.



Extracto de DIOSES ATOMICOS (LA AURORA DE LA JUVENTUD)

5247 lecturas

1 Comentario de lectores

08/07/2014

Hola, me interesa mucho este tema y me gustaria aprender a realizar viajes, pero mas que eso despertar mi conciencia y a aprender a transmutar mis pensamientos negativos a positivos. Que puedo hacer para ser un estudiante como el mencionado el el texto,si me pueden ayudar me pueden contactar a mi mail, se los agradecería.

Rodrigo desde Chile

-.-.-.-

Hola Rodrigo!

Todos somos estudiantes y llegaremos a su debido momento.
Esto podemos compararlo con toda nuestra educación.
La hay buena, mala,... etapas, grados. No podemos ir a la facultad estando en jardín de infantes o primaria.

Aveces estos textos nos muestran un poco otras realidades como cuando estamos en grados inferiores y nos hablan de la universidad o nos habla un ingeniero, doctor...

Sigamos estudiando, sigamos avanzando. Ya llegaremos :)

Un abrazo
Oso de Luz