Un atajo hacia el cielo.

Varios/Otros


* UN ATAJO HACIA EL CIELO

Algunos escritores, parece que enseñan que es posible ir directamente desde el mundo físico al Mundo Espiritual superior sin tener que pasar a través de las regiones inferiores del Mundo del Deseo, escapando así a todas las visiones horrorosas peculiares a esas regiones. Ustedes, contrariamente, siempre hablan como si fuese necesario pasar en sucesión por cada uno de los planos de la naturaleza. ¿Por qué esta discrepancia?

Respuesta: Estamos bien enterados de que algunas personas hacen declaraciones como la que arriba se menciona relacionada con la transición de las regiones físicas hacia las regiones superiores espirituales por medio de lo que ellos doctamente llaman "subplanos atómicos".

Para guiarse en cuanto a quién tiene la razón, lo referimos a usted a la Ley de Analogía.

"Como arriba, así es abajo", la cual es la llave maestra de todos los misterios, espirituales o físicos, pues esta Ley es una en cualquier plano de la Naturaleza en el que investiguemos.

Usted sabe que para el buzo es imposible llegar al fondo del mar sin antes comenzar por la superficie y descender a través del agua que se interpone. Es también evidente que es imposible a un aeroplano ascender por encima de las nubes sin antes pasar a través del espacio de aire que se interpone entre la tierra y las nubes. Similarmente el Ego, después de la muerte, asciende gradualmente a través de los varios reinos espirituales hasta el Tercer Cielo, y al tiempo del renacimiento, gradualmente también, desciende a través de la Región del Pensamiento Concreto, el Mundo del Deseo, y el Cinturón Etérico, hasta el plano físico. Estos son hechos conocidos a muchos que han investigado, y están más allá de cualquier disputa o argumento para el ocultista científico como igualmente está afuera de argumento para el científico materialista que la tierra se mueve sobre un eje; quien quiera que afirme lo contrario, está simplemente equivocado.

El autor no dice esto solamente sobre la base de su propia experiencia, pues conoce a cientos más que poseen la habilidad de funcionar fuera del cuerpo en los varios reinos espirituales.

Nunca ha discutido expresamente esta fase de experiencia súper física con ninguno de ellos, pero sus repetidas referencias a las cosas que han sucedido a distintas personas cuando han pasado a través de las regiones inferiores del Mundo del Deseo, lo hace sentir que ninguno de sus conocidos se han remontado a las partes superiores del Mundo del Deseo o la Región del Pensamiento Concreto sin antes pasar por el Cinturón Etérico y las capas inferiores del Mundo del Deseo, a saber, la Región del Purgatorio.

Más todavía; aun en el caso de que existiera tal atajo o método corto para llegar a las elevadas regiones espirituales; ¿usted cree que uno de los auxiliares de Dios habría de usarlo con el fin de evitar las visiones horrorosas y el sufrimiento que ha de encontrarse en el Purgatorio?.

¡Muy seguramente que no! El Cristo nunca se volvió con disgusto ante un leproso o cualquier otra persona que tuviera pena o aflicción. Él siempre los buscó a fin de poderlos ayudar y curar. ¿Qué trabajo cree usted podría hacer un Auxiliar Invisible en el Primer Cielo, y la Región del Pensamiento Concreto, en donde no existen penas, sufrimientos, o miserias, sino que todo es felicidad y alegría? Allí, él no es necesario. Su trabajo está en las mismas regiones que estos escritores creen que pueden evadir, y si existiere tal atajo como mencionan, ningún verdadero Auxiliar Invisible haría nunca uso de él; pero en verdad no hay tal desviación hacia el Cielo.


* ESPÍRITUS ENCADENADOS A LA TIERRA

¿Por qué dice usted que algunas personas después que pasan a la otra vida quedan apegados a la Tierra? ¿Hay algo que aquí podamos hacer por cuyo medio tal condición pueda evitarse en lo futuro?

Respuesta: ¡Sí, por cierto! Las personas encadenadas a la Tierra tienen sus tesoros en ella, en vez de en el cielo. Todas ellas han dejado algo atrás. Puede que no siempre sea dinero; pueden tener otros lazos en la tierra, alguien del que ellas creen ser dueñas -su esposa, su esposo, sus niños-. Su idea es que: porque te amo, tienes que hacer lo que yo quiero. No consideran que la persona que aman tenga ningún derecho. Más tarde cuando fallecen, esa relación continúa, y se esfuerzan en impresionar a los que aman, en mantenerse cerca de ellos, y estar en su compañía tanto como les sea posible. La gente dueña de Casas, tierras y otras cosas parecidas, están muy apegadas a ellas, son las peores. Vemos en algunas ocasiones que esas personas están cuidando una caja en donde tienen gran cantidad de valores y bonos. Entonces los herederos vienen y toman los bonos y se ríen del viejo tonto para acumular su dinero. O puede ser gente que ha vivido para la sociedad. Tienen joyas, vestidos y otras cosas. Todavía las quieren y sienten que no pueden partir sin ellas; por consiguiente están atados a la tierra tanto tiempo como mantengan ese sentimiento.

Lo mejor es regalarlo todo. Por supuesto tenemos que cuidar de no colocarnos en una posición en la que la gente a quien le hacemos esos regalos nos pongan en la calle y nos haga estar, en nuestra vejez, totalmente necesitados. Pero si tenemos buen juicio, cuando comprendemos que hemos vivido nuestra vida hasta el fin de su utilidad, podremos decir: he aquí estas cosas, ya no me sirven más, y yo ya estoy llegando al fin; ¿dónde puedo hacer el mayor bien con ellas; quién las podrá apreciar mejor, o a quién puedo ayudar a establecerse en algún negocio de manera que pueda hacer algo por sí mismo? O bien podemos encontrar otros modos parecidos para disponer de nuestras cosas. También, en relación con nuestros afectos, debiéramos mantenernos con el necesario dominio para no amar a nadie con amor desordenado, tal como el que hace ídolos de los demás y los pone ante todas las otras cosas. Si de esta manera nos liberamos de todos los lazos terrestres, estamos listos para partir, y somos como la semilla madura que cae de la fruta. Si estamos libre de lazos terrenales, sean financieros, personales, o los que fueren, no podremos quedar atados a la tierra. Empero, si las gentes han cometido crímenes, en algunas ocasiones están inevitablemente apegados a la tierra por asociación con los lugares en donde fueron cometidos y por tratar de deshacer el mal que fue hecho.


* REUNIÓN EN EL CIELO DE LOS AMANTES

¿Si existe una fuerte atracción entre dos personas, que no puede llegar a una consumación legal en el matrimonio debido a lazos previo, y una de ellas fallece con ese anhelo en la mente, podrán reunirse en el cielo, y podrán encontrarse y ser consortes en una vida terrena futura?

Respuesta: Sí, con toda probabilidad, la atracción mutua que sienten y que ahora no puede encontrar expresión, en muchos casos los reunirá aun antes de la vida siguiente; pues aunque no existe el matrimonio en el Cielo, aquellos que se aman y son en un sentido cada uno necesario para la felicidad del otro, son unidos con un lazo de estrecha amistad durante su permanencia en el Primer Cielo si fallecen al mismo tiempo, o con corto intervalo. Pero si uno de ellos permanece en el cuerpo por un número de años después de que el otro ha fallecido, el que se encuentra en el Mundo Celeste puede con su pensamiento de amor crear una imagen del otro e infundirle vida; pues debemos recordar que el Mundo del Deseo está de tal modo constituido que nos es posible dar forma corporal a cualquier cosa en que pensemos. De este modo, aunque esta imagen sólo podrá ser animada por su pensamiento y los pensamientos de la otra persona que todavía vive en la región física, comprende todas las condiciones que son necesarias para llenar la copa de la felicidad de este habitante del Mundo Celeste.

Similarmente, cuando la segunda persona fallece, si la primera ha avanzado hasta el Segundo Cielo, su así llamado cascarón (el cuerpo de deseos que se desintegra y en el que ha vivido) responderá al propósito y parecerá perfectamente real al segundo amante hasta que su vida en esta región termine. Entonces, cuando ambos pasan al Segundo y Tercer Cielos, cae sobre ellos el olvido del pasado, y pueden partir por una o más vidas sin reunirse. Pero alguna vez, en alguna parte, se encontrarán de nuevo, y la fuerza dinámica que ya generaron en el pasado por su mutuo afecto invariablemente los acercará de modo que su amor pueda alcanzar su legítima consumación.

Esto se aplica no solamente a los amantes en el sentido de la palabra generalmente aceptada sino que también el amor existente entre hermanos y hermanas, padres e hijos, o amigos sin relación sanguínea alguna, también tendrá su manifestación de igual manera. Nuestra vida en el Primer Cielo es siempre bendecida y llenada con la presencia de aquellos a quienes amamos. Si no se encuentran en el Mundo del Espíritu y por consiguiente no realmente presentes, estarán sus imágenes; y no debe pensarse que éstas sean pura ilusión, pues están animadas por el amor y la amistad enviadas por los ausentes hacia la persona de cuya vida celeste son una parte.


* ESTUDIO EN EL MUNDO INVISIBLE

Se dice con respecto al Primer Cielo: "El estudiante y el filósofo tienen instantáneo acceso a todas las bibliotecas del Mundo. ¿Es retenido por la mente el conocimiento que así se obtiene y traído a la Tierra en la siguiente encarnación? ¿Puede ser continuado el estudio allí, y cosechado el fruto de ese estudio en la siguiente o alguna de las nuevas encarnaciones terrestres?

Respuesta: Tenemos grandes oportunidades si poseemos una mente para obtenerlas después de que pasamos al Mundo Invisible. Pero la gran mayoría de la gente parece vivir casi como vivía aquí. No necesitan comer, pero lo hacen, como dicen los espiritistas; y tienen casas allí, y parecen vivir en otros aspectos, exactamente como vivieron aquí, teniendo igualmente tan buenos y agradables ratos como les es posible, y divirtiéndose en ese sentido. Esa clase de gente no está obteniendo gran beneficio de la existencia post-mortem.

Pero aquellos que son estudiosos y tratan de estudiar a la humanidad, tienen allí un gran campo. Pueden hacer una maravillosa cantidad de trabajo, y les es beneficioso. No parece resultar en crecimiento anímico en el mismo sentido que aquí; pero lo mismo promueve su posición, les da mayor espiritualidad, y los auxilia en su evolución en una admirable extensión. Así, la esencia del conocimiento logrado allí, es retenido y traído a la tierra en la siguiente encarnación.


* QUIETUD INMEDIATAMENTE DESPUÉS DE LA MUERTE

Se dice que el cuerpo no debe ser cremado dentro del período de tres días y medio después de la muerte. ¿Existe un efecto perjudicial que se experimente por el sepelio en cualquier tiempo comprendido en esos tres días y medio?

Respuesta: No, no por el entierro del cuerpo en sí mismo, si no es molestado en ningún otro sentido. Pero por supuesto, un sepelio generalmente no puede hacerse sin más o menos conmoción y sin molestar el cuerpo en mayor o menor grado; por consiguiente es mejor esperar hasta que el período antes mencionado haya terminado. Naturalmente que, cualquier incisión en el organismo, tal como la que se hace para los fines del embalsamamiento, o cosa parecida, es sentida por el Espíritu. De igual modo que el Espíritu siente débilmente el corte cuando el cirujano está haciendo una operación en una persona anestesiada, así la autopsia causa suficiente sensación para hacer que el Espíritu no se sienta confortable; por lo tanto, debiéramos evitar estas cosas si nos es posible. Debe haber tanto silencio como sea posible en derredor del cuerpo durante estos tres días y medio, pues cualquier cosa que se haga para turbar su descanso y paz, es en verdad perjudicial para el Ego.


* EFECTO DEL EMBALSAMAMIENTO

En el embalsamamiento es extraída la sangre del cuerpo cuando todavía está caliente, y un líquido es inoculado en las arterias. ¿Cuál es el efecto de esta operación?

Respuesta: El Espíritu siente dolor por el embalsamamiento y consecuentemente es perturbado en la más importante de todas las cosas, la meditación sobre el panorama de la vida.

Debiéramos comprender que al tiempo del fallecimiento, la recolección está comenzando; hemos estado sembrando durante toda la vida, y cuando llega la muerte la recolección comienza. El primero y más importante resultado nos llega del estudio del panorama de la vida conforme se desarrolla en sentido inverso, mostrando primero los acontecimientos de la vida pasada, y después las causas que los produjeron. Si el cuerpo es perturbado en ese tiempo por las lamentaciones de los parientes o moviéndolo para ser enterrado, entonces el Espíritu es molestado en el mismo grado. Y naturalmente que la autopsia o el embalsamamiento, tendrán mayores efectos perjudiciales Por consiguiente, es malo hacer ambas cosas.


* AYUDA A LOS AMIGOS QUE SE ENCUENTRAN EN EL PURGATORIO

Mi único hermano falleció en noviembre pasado y debe ahora encontrarse en las regiones inferiores del Mundo del Deseo. ¿Me aconsejarían ustedes para hacerle saber que por un simple esfuerzo de la voluntad puede evitar que la sustancia del cuerpo de deseos se forme en capas concéntricas, por así decirlo, la materia densa externamente, y la sutil en el interior?

Quiero decir que por esfuerzo de la voluntad él podría hacer que la materia de las siete regiones del Mundo del Deseo, que forman el cuerpo de deseos, llegue a la periferia de dicho cuerpo, y por este medio él podría ponerse en contacto, inmediatamente, con las siete regiones del Mundo del Deseo, en vez de únicamente las regiones inferiores. No creo que haya alguna seria objeción para este uso del poder de la voluntad.

Respuesta: Esta pregunta se refiere al hecho de que cuando ha acontecido la muerte, y se encuentra el hombre en el Mundo del Deseo, las fuerzas magnéticas del átomo simiente se han agotado, el arquetipo se está disolviendo, y por consiguiente la fuerza centrífuga de Repulsión obliga a la sustancia que forma el cuerpo de deseos a dirigirse hacia afuera, hacia la periferia.

La materia que pertenece a las regiones inferiores es expulsada primero por el proceso de purgación, lo que limpia al hombre de todas las malas acciones de su pasada vida. Esto es el resultado de la misma ley natural que en el mundo físico ocasiona que un Sol expulse materia que entonces se convierte en planetas. Interferir con esta ley sería desastroso para cualquier ser humano, aún suponiendo que fuera posible, lo que no es así. Es inútil intentar auxiliar a su hermano de esa forma.

Es diferente con el Iniciado que va al Mundo del Deseo durante la vida. Entonces el átomo simiente del cuerpo de deseos forma un centro natural de atracción, o gravitación, que mantiene la sustancia de deseos en ese vehículo en los lineamientos acostumbrados. También es diferente con quien quiera que haga los ejercicios científicos dados en las Escuelas de Misterios. Tal persona está constantemente purgando su cuerpo de deseos de la materia más grosera, de modo que a la muerte no es afectado con igual intensidad por la fuerza centrífuga de Repulsión como aquellos que no han tenido esta educación.

Pero hay otro modo por el que podemos ayudar a alguien cercano y que nos es querido, en la inteligencia de que preste su cooperación. Para aclarar esto, es necesario mencionar primero que, cuanto más densa sea la materia del cuerpo de deseos, más intensamente se adhiere al hombre; por lo tanto, su expurgación por la fuerza de Repulsión causa gran dolor, y eso es lo que sentimos en la experiencia purgatorial. Si estuviésemos totalmente conformes de dejarlo pasar, y reconocer nuestras faltas cuando los cuadros de ellas aparecen en el panorama de la vida, en vez de tratar de excusarnos, o de nuevo ser sacudidos por la cólera y el odio del pasado, entonces habría menos dolor al eliminarlos del cuerpo de deseos. Si pudiera impresionarse este hecho en la mente de ese alguien a quien estamos ansiosos de ayudar, si pudiéramos conseguir que su estado mental reconociera sus males y errores, desde lo más intimo de su ser, entonces el proceso del purgatorio sería a la vez más corto y menos doloroso, y se elevaría en muy poco tiempo a las regiones superiores, en las que la fuerza de Atracción mantiene predominio.

El mismo resultado puede obtenerse con la oración; igualmente con los pensamientos bondadosos, pensamientos de elevación y utilidad, pues éstos tienen el mismo efecto en aquellos que están fuera del cuerpo físico, que las palabras y actos de bondad tienen sobre la gente que vive en este mundo.



Extracto de: MAX HEINDEL - FILOSOFÍA ROSACRUZ EN PREGUNTAS Y RESPUESTAS

4643 lecturas

Comentario de lectores

Ninguno para este artículo