Tu enfermedad es tu aliada, no tu enemiga.

Varios/Otros


Este es un artículo publicado en La Vanguardia del 27/11/2002 , es una entrevista antigua pero creo que de gran interés. Entrevista realizada por Victor-M.Amela a Ghislaine Lactot, ex médico y autora del libro "La mafia médica", en el que cuestiona el sistema médico actual.

Tengo 61 años y nací en Montreal (Canadá). Fui médico y hoy soy Ghislaine Lactot médico del alma. Me he divorciado dos veces y tengo cuatro hijos (de 37 a 28 años) y cuatro nietos. ¿Política? ¡Soberanía individual! Cree en ti: eres divino y lo has olvidado. La medicina actual fomenta la enfermedad, no la salud: lo denuncio en mi libro “La mafia médica”.

Estoy griposo, ¿qué me receta?

–Nada.

¿Ni un poquito de Frenadol?

-¿Para qué? ¿Para tapar síntomas? No. ¡Atienda a sus síntomas, escúchese! Y su alma le dará la receta.

Pero, ¿me meto en la cama o no?

–Pregúnteselo usted mismo, y haga lo que crea que le conviene más. ¡Crea en usted!

¡A los virus les da igual lo que yo crea!

–Ah, ya veo: elige usted el papel de víctima. Su actitud es: “He pillado una gripe. Soy víctima de un virus. ¡Necesito medicinas!”.

Pues sí, como todos...

–Pues allá usted... Mi actitud sería: “Me he regalado una gripe. ¡Soy la única responsable! Debo cuidarme un poco”. Y me metería en cama, reposaría, me relajaría, meditaría en cómo me he maltratado últimamente...

¿Se ha “regalado” una gripe, dice?

–¡Sí! Tu enfermedad viene de ti, no viene de fuera. La enfermedad es un regalo que tú te haces para encontrarte contigo mismo.

Pero nadie desea una enfermedad...

–Tu enfermedad refleja una desarmonía interior, en tu alma. Tu enfermedad es tu aliada, te señala que mires en tu alma, a ver qué te sucede. ¡Dale las gracias: te brinda la ocasión de hacer las paces contigo mismo!

Quizá sea más práctica una pastillita...

–¿Hacer la guerra a la enfermedad? Eso propone la medicina actual, y las guerras matan, traen siempre muertes.

No me dirá ahora que la medicina mata...

–¡Un tercio de las personas hospitalizadas lo son por efectos medicamentosos! En Estados Unidos, 700.000 personas mueren al año a causa de efectos secundarios de medicamentos y de tratamientos hospitalarios.

Morirían igual sin medicamentos, oiga.

–No. No si cambiamos el enfoque: la medicina actual ha olvidado la salud, ¡es una medicina de enfermedad y de muerte! No es una medicina de salud y de vida.

¿Medicina de enfermedad? Acláremelo...

–En la antigua China, un acupuntor era despedido si su paciente enfermaba. O sea, ¡el médico cuidaba de la salud! ¿Ve? Toda nuestra medicina es, pues, el fracaso total.

Prefiere medicinas alternativas, pues...

–Respetan más el organismo que la medicina industrial, desde luego: las diferentes tecnicas que abordan la energia del alma (¡será la medicina del siglo XXI! solo se reconoce la homeopatia ,acupuntura, fitoterapia, reflexoterapia, masoterapia...la practica del yoga..la meditacion .. . todo aquella que represente el encuentro con tu alma Son menos peligrosas tambien es necesario saber que el terapeuta debe tener una adecuada preparacion basada en la identificacion con el poder sanador que subyace dentro del proceso psiquico que enferma el cuerpo.

Pero no te salvan de un cáncer.

–¡Dígale eso a la medicina convencional! ¿Te salva ella de un cáncer?

Puede hacerlo, sí.

–Lo que hará seguro es envenenarte con cócteles químicos, quemarte con radiaciones, mutilarte con extirpaciones...

¡Y, encima, cada día aparecen más cánceres! ¿Por qué? Porque la gente vive olvidando su alma (que es divina): la paz de tu alma será tu salud, porque tu cuerpo es el reflejo material de tu alma. Si te reencuentras con tu alma, si la pacificas..., ¡no habrá cáncer!

Palabras bonitas, pero si un hijo suyo tuviese un cáncer, ¿qué haría usted?

–Alimentaría su fe en sí mismo: eso fortalece el sistema inmunitario, lo que aleja al cáncer. ¡El miedo es el peor enemigo! El miedo mina tus autodefensas. ¡Nada de miedo, nada de sumisión al cáncer! Tranquilidad, convicción, delicadeza, terapias suaves...

Perdone, pero lo más sensato es acudir a un oncólogo, a un médico especialista.

–La medicina convencional debiera ser sólo un último recurso, y muy extremo... Y si tu alma está en paz, eso jamás te hará falta.

Bien, pues tengamos el alma pacificada... pero, por si acaso, pongámonos vacunas.

–¡No! Las fabrican con células ováricas de hámster cancerizadas para multiplicarlas y cultivarlas en un suero de ternera estabilizado con aluminio (eso la de la hepatitis B, con su virus): ¿inyectaría usted eso a sus hijos?

Les he hecho inyectar ya varias...

–Y yo a los míos: fui médico, y por entonces no sabía aún todo lo que hoy sé... ¡Pero hoy mis hijos no vacunan ya a sus hijos!

Yo creo que seguiré vacunándolos...

–¿Por qué? La medicina actual mata moscas a martillazos: no siempre muere la mosca, pero siempre rompe la mesa de cristal. Son tantos los dañinos efectos secundarios...

¿Por qué abominó usted de la medicina?

–Yo me hice médico para ayudar. Me dediqué a la flebología, a las varices. Llegué a tener varias clínicas. Pero fui dándome cuenta del poder mafioso de la industria médica, que atenta contra nuestra salud, ¡que vive a costa de que estemos enfermos! Lo denuncié... y me echaron del Colegio de Médicos.

O sea, ya no puede usted recetar...

–¡Mejor! Los medicamentos están fabricados pensando en la lógica industrial del máximo beneficio económico, y no pensando en nuestra salud. Al revés: si estamos enfermos, ¡la mafia médica sigue ganando dinero!

¿Y a quiénes tilda de “mafia médica”?

–A la Organización Mundial de la Salud (OMS), a las multinacionales farmacéuticas que la financian, a los gobiernos obedientes, a hospitales y a médicos (muchos por ignorancia)... ¿Y qué hay detrás? ¡El dinero!

No escoge usted enemigos pequeños...

–Lo sé, pero si me hubiera callado, hubiese enfermado y hoy estaría ya muerta.

¿Cuál ha sido su última enfermedad?

–Hace dos días, ja, ja... ¡una diarrea!

Vaya: ¿qué reflejaba eso de su alma?

–Oh, no sé, no lo he analizado... Me he limitado a no comer... ¡y ya me siento bien!

Pero se pasa mal, ¿eh...?

–Ja, ja... Si la enfermedad te visita, ¡acógela, abrázala! ¡Haz la paz con ella! No salgas corriendo como loco en busca de un médico, de un salvador... Tu salvador vive dentro de ti. Tu salvador eres tú. ¡Tú eres Dios!



"Los hombres olvidan siempre que la felicidad humana es una disposición de la mente y no una condición de las circunstancias."

John Lodke

9577 lecturas

7 Comentarios de lectores

17/06/2010

Muchas gracias por darnos tu sabiduria y experiencia . Soy mexicana del estado de sonora y me encanta sus mensajes pienso que tienes razon en este escrito nosotros mismos tenemos las curacion.

Maria de los angeles desde Mexico.

16/06/2010

---- Gracias por tan valioso comentario que nos obliga a dejar para siempre la medicina social que los medios de comunicasion y los gobiernos se empeñan en imponernos y autodestruirnos; conoci hace poco a una amiga que me conto como ella podia curar el dolor de anginas con solo frotar y sobar las manos y creo que cualquiera lo podemos hacer. un saludo y un gran abrazo de luz.

Jesus Abel desde Mexico

16/06/2010

¡OOOOOHHHHHH!
CREI QUE ESTABA LOCA EN PENSAR ALGUNOS TEMAS SIMILARES A LOS QUE uD. CUENTA.
mI QUERIDO jHON L.... GRACIAS POR DEJARME ENTRAR EN ESTE MUNDO SUPUESTAMENTE ILOGICO, PARA MUCHOS. MIL GRACIAS NUEVAMENTE POR HACERME CAER EN UNA REALIDAD DE LOGICA. DONDE ES DIVINO MIRARNOS Y COMTEMPLARNOS. SOY PINTORA Y PROFE DE ARTES PLASTICAS, DONDE SIEMPRE HE CREIDO QUE LO QUE HAGO, LO CUAL ES ORIGINAL YA ESTABA EN LA PEANA O MURO. Y QUE SOLAMENTE LO LIMPIO PARA SALIR A FLOTE Y DISFRUTE DE LOS DEMAS. A VECES CREO ESTAR EN OTRA DIMENSION Y ESO ME AGRADA.
LOS TEMAS DE NIVELES ESPIRITUALES SON FASCINANTES Y CREO ESTAR LEVITANDO DE VES EN CUANDO.

PINTO MURALES CON FACILIDAD Y TEMAS QUE NO LOS HA PINTADO NADIE, A VECES ME SIENTO ESTRAÑA.
LA LUZ ESTA LLEGANDO A MI Y TODO ME SALE A FLOR DE PIEL. SON TEMAS QUE NO ENTIENDEN MUCHOS Y ES QUE NUESTRO SALVADOR, NUESTRO DIOS ES EL QUE NOS GUIA Y ES QUIEN DECIDE DONDE ES MI LUGAR.

MIL Y MIL GRACIAS POR LEER MI COMENTARIO.

Melida desde Colombia

16/06/2010

Excelente, es la filosofía de Bach y es lo que me ha cambiado mi forma de pensar. por eso creo tanto en todo esto
GRACIAS POR TUS CORREOS, SON HERMOSOS TODOS.

Miriam desde Chile

16/06/2010

Gracias por este informe de hoy acerca de la enfermedad, lo voy a utilizar para mi próximo programa radial.
Les comento que ayer en la cama (hace una semana que estoy con resfrío, tos y fiebre) estaba leyendo "La enfermedad como camino" y "El mensaje curativo del alma", ambos libros de Rudigher Dhalke y buscaba en mi interior por qué me había enfermado.
Vino una de mis nueras a verme y le dije: tengo muy cerrado el pecho, no puedo respirar y me estoy haciendo vapor.
Ella con su tranquilidad y sabiduría me respondió: ¿cómo querés no tener el pecho cerrado con todas las emociones fuertes que estás viviendo?
De pronto encontré qué me pasaba. Era real lo que ella me decía.
Cuando se fue me dije a mí misma que a partir de ese momento yo decidía estar sana.
Me vaporicé con unas gotas de óleo 31 que ella me trajo y a las pocas horas empecé a mejorar. Hoy me pude levantar pero a cada instante me repito que todo es un aprendizaje y cada emoción o tristeza es por algo. Sólo comprendiéndolo desde el alma (ojo no es fácil) es que aparece la curación total.
Justamente hoy uds. envían el mensaje que la enfermedad es tu aliada. ¿Casualidad? o también es un mensaje?
Gracias!!!!

Noemí Rascio desde Argentina

15/06/2010

como se consigue este video que quitaron, sus razones tenian, la cual evidencia la clara realidad del manejo bochornozo de la medicina convencional.

CARLOS JOSE desde Venezuela

10/06/2010

Estoy tan asombrada como el hombre manipula al otro.
Siento que todos de alguna manera nos hacemos dueños de la verdad. Este artículo me hace reflexionar, ¿CUÁNTO NOS TOCA TODAVÍA CRECER? para no caer en la vóragine del hipnotismo colectivo.
Con Amor y Luz Pilar

elna del pilar galárraga desde Ecuador