Sintonización - II

Varios/Otros


Al igual que Trydjya, muchos de vosotros estáis siendo convocados al peregrinaje, pues el proceso de vuestra preparación (el despertar de vuestros cuerpos de luz) requiere que os integréis a Gaia, el Ser vivo, en vista de que ella proporcionará una transición segura a aquellos de vosotros que hayáis entrado en la aceleración. Os habéis empezado a congregar en sus centros de chakras para asimilar las energías, y para ser activados y curados.

Tened cuidado con la miríada de los que «abren las puertas a las estrellas», esos que se autodeclaran guerreros del espíritu y que se están infiltrando en vuestros centros de luz y en vuestras redes de comunicaciones, quienes alegan que han venido al cuerpo físico en una misión: la activación de los sitios sin ayuda de nadie. No os dejéis engañar; no hay un solo individuo que resida actualmente en la tercera dimensión que tenga la capacidad de activar un sitio sagrado sin ayuda de nadie. Es vuestra conciencia colectiva la que, mediante la concentración de luz en esos sitios, revitaliza las energías allí presentes.

Los Guardianes de la Energía, quienes pueden dirigir mejor vuestras energías y facilitar vuestra alineación por medio de la ceremonia, la meditación y la oración, se encuentran entre los líderes espirituales indígenas.

El conocimiento de esos sitios les ha sido transmitido en secreto por los Sabios de generación en generación. Recién ahora, cuando finalmente ha llegado la hora del despertar, ellos han empezado a daros la bienvenida, pues ya no están velados en el silencio. Ellos, la voz de Gaia —una voz que atraviesa los océanos y las planicies desérticas—, hoy están emergiendo y os señalan vuestra dirección. De modo que en este momento estáis viajando a los lejanos rincones de la Tierra en búsqueda de los Guardianes.

Estáis entrando en resonancia con las zonas de poder de Gaia, recibiéndola; mediante el inviolable acto del abrazo magnético, finalmente estáis llegando a conocer a la Diosa en su totalidad.

En el intercambio de energía todo se mueve hacia arriba, todo se intensifica. Nos referimos a un proceso en curso que se tiene que experimentar, al cual os están encaminando vuestros guías espirituales y los seres más elevados quienes, al igual que nosotros, están trabajando con individuos como Trydjya para acelerar su proceso, a fin de que puedan cumplir con sus misiones y servir a la colectividad universal.

Hay otros que se están uniendo bajo la guía de dedicados chamanes y seres sensitivos, cuyo propósito consiste en atraer la conciencia hacia estos vórtices como parte de la iniciación planetaria e individual. Sin embargo, a no ser que se tomen de las manos de los Guardianes de la Tierra de esos centros sagrados, no serán capaces de develar los secretos contenidos allí, no importa cuan puras sean sus intenciones ni cuan sinceras sus promesas de experiencias místicas y despertares espirituales.

Sin importar cuál sea vuestra experiencia ni lo que traigáis al regresar a vuestro mundo de vuestras migraciones y viajes del alma, es importante recordar que estáis llevando vuestras vibraciones a los sitios sagrados de Gaia. Allí quedará codificada la música de vuestra alma, el wam, grabada en los éteres para siempre. También vuestros pensamientos y sus proyecciones se unen a las energías de estos poderosísimos centros del espíritu, y tenéis una responsabilidad ante quienes os han precedido y ante quienes vendrán después.

Si deseáis honrar a Gaia y a toda la vida en éste vuestro mundo, y en otros aún desconocidos, tenéis que purificar vuestras vibraciones; necesitáis deshaceros de todo sentimiento de separación y egocentrismo antes de que os congreguéis ante los altares. Entonces, en vuestro honor y humildad, conoceréis la expansión en vuestros corazones y el regocijo de estar integrados, todos unidos en la grandeza del Uno.

Los sitios de ceremonia y oración están vibrando con las energías de seres angélicos, de espíritus elementales, del consejo interplanetario, y de muchos iniciados, adeptos y maestros, y sentiréis el poder del alma grupal cuando os reunáis en el acto de veneración.

Podéis sentir que los espíritus de la luz se congregan y concentran la conciencia en estos sitios, y esto es parte de la atracción que ejercen en vosotros. A medida que ejecutáis vuestra danza en los puntos de convergencia, bajo la luz estelar de los días de la gran transformación, estáis tejiendo la Finísima Red, de regreso a la unión con la Madre.

Daos prisa, pues es mucho lo que tenéis que lograr desde ahora hasta el cierre del tiempo, y al tomar la iniciativa de ir a sus lugares de poder os comprometéis a reconocer conscientemente a Gaia, mientras os fundís con otros seres de luz quienes, al igual que vosotros, están regresando al origen, acelerando vuestro proceso a pasos agigantados.


Los nueve centros de la red primordial de energía de la Tierra son:

* la meseta de Giza
* el monte Kailas, en el Tíbet
* la Triangulación de Inglaterra (Avebury-Glastonbury-Stonehenge), Gran Bretaña
* los Andes del Perú
* el monte Shasta, en California
* el Valle de la Pirámide de Tenochtitlán, en México
* Oahu, en Hawai
* las ruedas de energía de los indios americanos en Nuevo México

Los sitios secúndanos incluyen:

* Ayer's Rock, en Australia
* Damasco, en Siria
* ciertos puntos de vórtice en Siberia (aún por ser investigados)
* el monte Sínaí, en Israel
* la isla de Pascua
* las ruedas de energía de los indios americanos en México, Guatemala y los Estados Unidos

Tenéis que viajar lejos, superar muchos obstáculos, mas ésa es la naturaleza de la iniciación, y la mayoría de vosotros, los que estáis despertando, ya habéis partido en vuestra travesía. Os ha llegado la hora y no hay vuelta atrás, así que id ya, y diseminad la luz.

Nuestro instrumento ha estado entre los brazos de la Gran Esfinge en las frías horas de luna llena en Giza, envuelta en los rayos violáceos del sueño de Gaia, y ha oído la música que llega por el portal multidimensional, el latido del corazón y el pulso de la Madre Tierra.

En su cuerpo de luz, ha cruzado el umbral de la estela de mármol y ha recuperado la memoria de otras encarnaciones en Egipto, mientras dejaba su huella en los éteres. A solas, ha entrado al Gran Octaedro de Giza en las horas previas al amanecer de su majestuosidad silenciosa, y se ha recostado en el carruaje de granito, pues desde allí la guiamos en su viaje extático a través del portal.

Con ayuda de otra mujer estrella, y desplazándose sobre manos y rodillas, Trydjya ha llegado hasta la profunda cámara subterránea para abordar las grandes naves de otros reinos, donde en tiempos antiguos ella reinó soberana: recuerdos de sus responsabilidades, su misión, sus dotes... Cada momento de exploración, de remembranza, ha contribuido a aumentar su receptividad y a afinar su mente para que sea capaz de descifrar estas transmisiones, a la vez que recupera los fragmentos y partes más relevantes de su antigua historia de encarnaciones en este y otros planos.

Sus viajes por las vastas tierras del Tíbet han servido para reactivar la memoria atlante del sonido grabado en la forma, de manera que pudiese recibir y descifrar la complejidad de nuestro mensaje, pues, para activar el canal, Trydjya tuvo que sentir la sabiduría en su corazón. En Birmania, la reunimos con su maestro anterior, Uarditt Sa, el Santo, quien estuvo junto a ella en el tiempo de su reencarnación como Tse Den, el muchacho lama del templo Kumbum, y en ese encuentro ella vivió una iniciación extremadamente poderosa con la apertura del tercer ojo.

En sus numerosos viajes por Oriente se le mostró la vía del camino medio, reavivando en su alma el conocimiento del sendero budista a la iluminación. Pero fue recién cuando visitó los círculos de las cosechas, primero en la Espiral Hiperdimensional del Templo de Stonehenge y posteriormente, en la Triangulación Fractal, cerca de Silbury Hill 1, que pudimos establecer un claro canal de enlace, pues entonces la comunicación fue instantánea y sin obstáculos.

1 La Espiral Hiperdimensional del Templo de Stonehenge se refiere al Conjunto Julia (véase ilustración), trazado al otro lado del camino de Stonehenge en julio de 1996. La Triangulación Fractal, cerca de Silbury Hill, se refiere a la Estrella de David fractal trazada en un campo a los pies de Silbury Hill en julio de 1997.

Allí, mientras se recostaba por primera vez en el jeroglífico de la cosecha, rodeada de la forma y morfología sagrada de Sirio, Trydjya se despejó para recibirnos: una conciencia colectiva, los Emisarios del Sumo Consejo.






Extracto del libro: "El Cosmos de Alma".
Un despertar para la humanidad.
Capítulo IX - Sintonización
Patricia Cori.

8142 lecturas

Comentario de lectores

Ninguno para este artículo