Sanar es un hecho.

Varios/Otros


"La decodificación del inconciente y la importancia de la ternura."


Restablecer el dominio emocional ejerciendo las herramientas que está a su alcance dando preponderancia a su sanación profunda, establece esa misma intención en el inconciente, permitiendo desde él, la liberación de sus dolores escondidos.

Al remover en profundidad las barreras defensivas con la ayuda del propio inconciente es que dirigen el proceso de creación desde la mente presente, formándose entonces la conjunción inmediata del ser unificado...

La fragmentación entre lo conciente y lo inconciente es lo que los separa de ver la divinidad en ustedes.

Comenzar entonces a bucear en las profundidades del yo, conduce inevitablemente a la manifestación del Cristo, es decir del ser que crea desde la sabiduría.

De cada dolor escondido surge además la respuesta legada a través del mismo, como propósito final del aprendizaje de cada vivencia adquirida, esparciéndose al mismo tiempo a todas las situaciones que en el presente los llevan a buscar la sanación.

En consecuencia el ser humano deja atrás en lo que forma el pasado las situaciones traumáticas, como el alumno que deja la escuela de formación para expresarse desde la totalidad de su ser.

Curar entonces el interior forma la sanación del exterior, así como se creó lo externo desde lo interno. Este es el proceso de decodificación de la sombra, que forma lo que son además de lo que muestran.

Como conectores del sistema eléctrico de un edificio, se comienzan a iluminar las situaciones desde la usina que conforma su sistema neurológico...

Te llenarás de sincero reconocimiento hacia tu propio ser al comprender estos procesos, pues relacionada a esto la vida presente se observa clara y pacíficamente, bajando el mito de cualquier tipo de carencia al lugar que le corresponde como surgido de una creencia.

Ratifico en este momento que sanar es un hecho...

Canalización 20 de marzo de 2014 – Raquel Baigorria y otros.

4979 lecturas

1 Comentario de lectores

09/06/2014

Gracias, Gracias, Gracias, por toda la sabiduria que comparten dia a dia. Les Amo.

Maite Torres desde Colombia