Proyecto. Banco del parque. Segmentación de la consciencia.

Varios/Otros


Esta es la octava convocatoria del proyecto, un trabajo de luz que se hace mensualmente y reúne cada vez más participantes.
Les adjunto la traducción en texto. En la página de Mastering Alchemy dedicada al Proyecto están todas las sesiones desde Noviembre de 2019, y más abajo las grabaciones en audio; esta de junio está abajo de todo.
El audio grabado en español está disponible con el enlace:
https://masteringalchemy.com/content/proyecto-banco-del-parque

Afectuosos saludos de Cris

-.-.-.-

Proyecto: BANCO DEL PARQUE

¡Hola, bienvenidos! ¡Muy excitante estar aquí! Este es un proyecto que se está desplegando de manera realmente interesante, y hablaré de eso en un par de minutos, pero primero déjenme decir hola a unas cuantas personas nuevas que están participando, de modo que bienvenidos, qué bueno tenerlos aquí.

Al proceder con esta sesión, tengan muy en claro que no pueden hacer nada mal, no pueden estropearlo, no pueden entenderlo mal. No piensen mucho en lo que están oyendo; podría haber un par de palabras nuevas que surjan, fuera de su vocabulario actual, simplemente déjenlas pasar, no traten de resolverlas. Realmente el mensaje es: siéntense con esto, permítanlo, absórbanlo; hay algo sucediendo que está en proceso.

Entonces, este proyecto se llama Banco del Parque; simplemente se trata de ir a sentarse en un banco, y realmente, donde dos o más se juntan con un concepto en común, un pensamiento en común, una dirección, se empieza a poner en movimiento esa dirección. Y este proyecto tiene que ver con empezar a poner en movimiento un nuevo paisaje, un nuevo ambiente, una nueva arquitectura, creando un nuevo reino de consciencia que tiene todo que ver con el bienestar. Es simplemente cómo la consciencia de un individuo vive en un estado de ser que tiene respeto, aprecio, bondad, gratitud, integridad. Ese tipo de palabras, co-creando con otros fuera del miedo, o de la retribución, o del juicio; no es una experiencia que la mayoría haya tenido dentro del cuerpo en que actualmente están, y tampoco es una experiencia que hayamos tenido en el paisaje en que vivimos nuestras vidas.

Esta transición que está desplegándose lo hace sumamente rápido, aunque la observamos individualmente minuto a minuto de modo que no parece así a veces. Mucho está cambiando y mucho se está desplegando, y todo se trata de ti. Es realmente 100% sobre ti. Cien por ciento sobre ti y cien por ciento es asistir a otros, nutrir, brindar, motivar, sonreír a los demás.

Pero las piezas reales, en este punto en que estamos jugando, es darte a ti mismo, empezar a amarte a ti mismo, gustar de ti mismo. Crear la estructura, el crisol, por así decirlo, que te permite sostener este bienestar y luego empezar a irradiarlo a otros.

En esta sesión vamos a hacer algo que apunta a una definición, muy claramente; empezar a irradiar un nivel de luz que es muy magnética, muy expansiva, muy nutricia. Entonces no puedes ver adónde vamos con esto, es construir esta arquitectura, también se trata, como nos hemos referido en este contexto, de construir una comunidad, realmente construir un lugar donde dos o más pueden juntarse. Y se está haciendo, de una manera muy exitosa. De modo que mucho está sucediendo pero la cosa que está sucediendo mucho es que, ya saben, empezamos esto en noviembre de 2019 y dijimos “Este año próximo mucho va suceder” – y mucho está sucediendo. Y dijimos este año próximo ocurrirá esa división real, esa segmentación, por así decir, de la consciencia. Y ocurre de tal manera que aquellos que quieren jugar en ese mundo tridimensional de la guerra, y la dominación, la codicia, la esclavitud, la imposición y “yo soy mejor que tú”, a esos se les permitirá completamente seguir jugando ese juego.

Y al mismo tiempo este segmento de un estado de ser de quinta dimensión en que jugamos aquí, es el comienzo de establecer un lugar de bienestar como ahora se ha puesto claramente en su lugar. En sesiones previas lo llamamos un reinicio; ha ocurrido, no está en camino, ya ocurrió. El reinicio está detrás de ustedes, y se encuentran en este sendero, paralelo a – bueno, tal vez no tan paralelo, tal vez empezando a divergir hacia un lugar donde estás muy consciente del mundo alrededor, un mundo 3D, y sin embargo la oportunidad para lo que es posible se empieza a volver consciente para ti.

Entonces, ¿cómo lo navegas hasta aquí? Una opción es, “Oh, no; perdí mi trabajo, esto es terrible” y la otra opción es “No me gustaba ese trabajo realmente, y esta interrupción, voy a aprovechar para sentarme tranquilo”. En los Estados Unidos incluso les han dado dinero para que se sienten tranquilos. Y de algún modo repensar ¿quién soy yo?, ¿cómo quiero jugar este juego? Este lugar donde jugamos es muy excitante.

En un par de semanas tendremos otro solsticio, y lo que hemos hablado en el pasado es que este solsticio es como un hito, un punto de demarcación para evaluar lo que está sucediendo, solsticios y equinoccios. Pero este solsticio que viene en pocos días es otra experiencia en que estas oleadas de luz se expanden, de algún modo florecen en variaciones diferentes de colores y ondas de luz. Y durante los próximos seis meses especialmente este nuevo conjunto de oleadas crea nueva oportunidad para elegir. Va a ser muy calmo – si tú eliges la calma. Básicamente reconocer cómo eliges navegar, la capacidad para hacerlo con facilidad y calma, es lo que esta próxima oleada está realmente trayendo.

Si eliges hacerlo en reacción, va a haber mucho a qué reaccionar, empujar en contra, con quién discutir. Y en ese espacio la verdadera pregunta es cómo eliges, porque es una opción: calma o reacción. De modo que si puedes prestar atención y captar ese estado de engancharse en la reacción y reconocer la opción, creo que vas a encontrar todo un estado de posibilidad nueva para moverte hacia adelante.

Hace unos pocos días tuve una experiencia. Una cosa que hago para mí es ir a andar en mi bicicleta, y entro en esta zona, y en esta zona hay gran percepción conciente, hay conexión con los arcangélicos, con los maestros ascendidos. Y en esa experiencia, realmente mirar las posibilidades y las probabilidades, qué es posible, y qué es probable, para los próximos cinco años. Y fue un conjunto realmente fascinante de cosas, algunas que uno ni pensaría. Pero en el curso de eso, uno de los arcángeles dijo “¿Has reconocido lo que hiciste?” Y en ese contexto, empezamos a hablar de todo este asunto reciente en todo el mundo enfocado en el racismo, y cómo la gente importa. Las vidas de los negros importan. Pero toda la gente importa. Y se enfocan en eso. “¿Te das cuenta de lo que has hecho?” No estaban hablando conmigo; estaban hablando contigo.

Lo que realmente estaban diciendo es que durante los últimos siete meses se ha enfocado en una palabra en particular, poniéndola en el paisaje de este proyecto del Banco del Parque: el respeto. Y simplemente has estado poniendo diferentes capas de consciencia del respeto: respetuoso, respetuosidad, has traído desde el mundo no físico, y realmente electrificaste esas palabras en una consciencia de percepción conciente. Respeto. Y dijeron: muchos no serán capaces de oír esto, pero si prestas atención lo notarás. Ese nivel de respeto que colocaste en el fundamento, en el cimiento, de este mundo nuevo, este ámbito nuevo, se ha arraigado. Tú sembraste la arquitectura de este ámbito nuevo, y ha echado raíz. Es lo que has hecho. Ahora bien, como otros lo han hecho; pero siempre hay gente en falta de respeto y se para y asume su naturaleza; respétalos absolutamente. Pero si solo haces una pausa y miras el enfoque de lo que tú has hecho, reconoces lo que vendrá de esto. Entonces, muy excitante donde estamos jugando.

Toma una respiración, y recuéstate en tu asiento y tráete al momento presente. Simplemente ya desayunaste, el mañana no ha sucedido; solo estar en quietud y aquí mismo. Esto no es un trance profundo, es una percepción conciente. “Estoy sentado en un asiento.” En las últimas sesiones realmente nos concentramos en traer nuestra percepción conciente al punto central de la esfera, la esfera vibracional, luz que te rodea, la burbuja que te rodea. Simplemente toma conciencia de estar en el centro de la esfera “Aquí estoy, justo aquí”. Una linda respiración, inhalar y exhalar.

Entonces reconoce que esa respiración tiene aire y tiene prana, la energía de la fuerza de vida. Con la próxima inhalación, simplemente lleva el aire adentro de los pulmones y luego afuera, pero para traer esa energía de fuerza de vida directo al centro de tu corazón, y al exhalar le permites que fluya hacia afuera hasta el borde de la esfera. Y luego con la próxima inhalación, simplemente lo traes de vuelta adentro del corazón, enfócate en la energía de fuerza de vida. Luego otra vez fluye hacia afuera, en todas direcciones, y luego suavemente de nuevo hacia adentro. Nota el cambio; hay un leve cambio en la percepción conciente.

Y luego, mientras estás sentado aquí mismo, en el centro de la esfera, toma conciencia de estar en esta habitación, algo así como un cubo, o tal vez un rectángulo, cuatro paredes, piso y cielorraso, y ten la sensación de estar justo en el centro de esta habitación, el cubo, para quienes entienden esa palabra. El concepto es una esfera de luz circundando al cubo. El centro de este cubo es esta habitación en que estás sentado energéticamente. Es muy creativo. Uno de los sólidos platónicos; tiene que ver con crear. Permite ese concepto: centro de la esfera, sentado en el centro de la habitación, el cubo. Luego, toma conciencia de estar conciente. “Estoy aquí; no estoy en otro lugar; estoy justo aquí.” Y ten la sensación, con los ojos abiertos o cerrados, de ser capaz de mirar, directamente por los ojos, estando en el centro de tu cabeza. Como obteniendo una ubicación de tu punto de atención. Justo detrás de los ojos.

Otra vez una linda respiración suave. No hay razón para volverse inconsciente, estamos jugando. Respira abriendo los ojos, si los habías cerrado. Reconócete, justo en el punto central de la esfera, sentado en tu asiento, en esta habitación, justo detrás de los ojos. Nota esto.

Hemos hablado antes de esto, la capacidad de fluir un poco más allá del punto central ¡Pero si estoy aquí! No, no, no estás en el punto central. Esa sensación de ser capaz de mirar por tus ojos en tus términos, conciente de estar conciente. Y luego hay un lugar, si solo mueves tu atención un poco más arriba hacia el centro de tu cabeza y se vuelve más tranquilo. ¡No estamos apurados! Solo estamos volviéndonos conscientes de estar conscientes. Y entonces en este espacio toma conciencia del equilibrio; solo ten la sensación de estar en equilibrio, sea lo que sea que ese concepto de equilibrio signifique para ti. “Estoy justo aquí”. En este espacio de equilibrio no me estoy inclinando, no me estoy preocupando, no estoy poniendo mi atención en el futuro ni en el pasado; simplemente aquí mismo. Aquí yo no tengo problemas, no tengo desafíos. Sé que existen allá afuera, pero yo estoy aquí, estoy bien. Encuentra ese espacio, sin pensar; simplemente estar bien, “estoy bien”.

Porque en este punto central, en esta percepción conciente de estar bien, “sí, tengo cosas que me desafían allá afuera, pero aquí estoy bien, empieza a haber un cambio en que todo acude a ti. No es nada que no puedas tener aquí, no hay juicio ni opinión de nadie aquí. Toma otra respiración y encuentra el sentimiento – lo que sea que eso signifique para ti – de estar bien. “Me gusto, estoy cómodo, estoy sentado en mi asiento y estoy bien.”

Una de las cosas de que hablamos fue esta vibración masculina y femenina. La masculina es estructura; la femenina es el flujo. Pero lo masculino sin el flujo se vuelve rígido; lo femenino sin estructura se vuelve falto de objetivos. “No sé qué hacer, necesito algo, no sé cómo llegar allí.” Lo masculino, al ser demasiado rígido, no permite el flujo, la oportunidad, la elección.

Pero justo aquí, este masculino empieza a ser un sentimiento para crear esta plataforma. Palabras. Simplemente siente lo masculino. Tal vez la palabra certidumbre; encuentra el sentimiento de certidumbre, siéntete en lo cierto. Tal vez: capaz. Nota la estructura de “capaz”. Lo ves, estas palabras de lo masculino empiezan a crear el crisol que permite el flujo, porque lo que estamos por hacer es crear un lugar donde estar sostenidos.

En lo femenino hay una facilidad de flujo, una gracia, feliz, una relajación. Toma nota de ti mismo, recién estamos llegando aquí. ¿Cómo deseas experimentar hoy el recibir? ¿Qué aspecto tiene ese crisol, para que tú recibas? Ese crisol creado desde lo femenino, “Ah, va a estar bueno, va a estar bien, seguro que va a estar bueno.” Nada con qué contener el amor cuando venga. Pero si la estructura está alineada con lo que es el amor, y no hay espacio para que suceda el flujo, en una estructura rígida no se puede ver la expansión, la iluminación, una elevación de consciencia que está disponible. Relájate. ¿Cómo te gustaría experimentar esta sesión? ¿Qué te parecería explorar, o disfrutar? ¿Cómo sería recibir? Simplemente “estoy bien, me gusto, estoy feliz aquí.” Estoy permitiendo, “puedo tener para mí mismo, puedo darme a mí”. Haz esto desde la curiosidad; la curiosidad tiene estructura. Con esa vibración se permite que se explore algo nuevo.

Ahora vamos a empezar a jugar aquí con la energía receptiva, el cómo vamos a recibir. Toma otra respiración. Lleva tu chakra coronario a esa luz verde dorada, esa luz que se muestra en el amanecer sobre los árboles cuando el sol se levanta, tan hermosa. Por la noche, justo antes de ponerse el sol, bella luz dorada reflejándose sobre los árboles y el pasto y ¿puedes estar en un acuerdo con todos los demás para estar justo en esta vibración, para crear contigo? Otra respiración. Feliz. Me gusto. Encuentra ese espacio de relajación y facilidad para ti mismo.

En el corazón hay una sensación de belleza. ¿Qué es la belleza para ti? ¿Qué has visto, que crea esa sonrisa cuando entras en la belleza? Toma un momento para sentir la belleza. Y cuando te rodea se amplifica, incluso se vuelve como un cosquilleo, es excitante. De muchas maneras es un reflejo tuyo; la belleza. Esa sonrisa en el corazón.

Con la próxima respiración, reconoce que el punto central de la esfera es el punto central del Corazón Sagrado, justo allí donde la belleza existe, y esa bella luz verde y dorada fluye a tu alrededor. Pero también nota esa luz rosada; está esa vibrante luz: rosa. Suave, y lisa, y hay una sensación de reverencia en esta luz rosada, generada aquí mismo en el corazón. Ten una sensación de tocarla, y sentirla, y permitir esta luz rosada. Esta luz se genera desde una parte del corazón, este santuario en el corazón, y allí hay un diamante rosa que irradia este aspecto rosa del amor. Este aspecto del amor proviene de un aspecto muy específico del Creador; viene de la consciencia crística. Eso no es una religión; no es un hombre, sino el aspecto del Creador que es esta luz crística. Y en el corazón de esta luz crística está este aspecto vibrante rosado del amor de la consciencia crística.

Y es una onda que se mueve a través de ti, tiene destellos muchas veces, y en ella hay una suave electricidad, si la sostienes en tu mano sentirás una sensación de cosquilleo, ¡muy suave!

Mientras te sientas en el punto central de la esfera, esta luz rosada llena completamente y te rodea a ti en la esfera. Y en este momento es muy suave y disponible pero no necesariamente es sostenida en foco. Toma otra respiración. Vamos a iluminar el amor de la consciencia crística dentro del corazón para empezar a colocar dentro de la plantilla, de la arquitectura, del nuevo reino de consciencia, el fundamento del amor contenido dentro de esta consciencia crística. No hay miedo, nada está roto, no se juzga. Pero hay mucho más

Desde el punto central, ¿puedes recordar esa presión que creaste dentro de la esfera? Simplemente... hablamos de soplar dentro de un globo, y el aire creaba una presión del lado de afuera del globo. Sin embargo la estructura de la esfera y el globo sostienen esa presión en un punto expandido. El globo se expande.

Toma conciencia de simplemente respirar inhalando y exhalar hasta el borde de la esfera, y luego esa luz rosada empieza a iluminar el interior de la esfera. Piensa en eso mientras el aire empieza a expandirse dentro de la esfera creando una presión positiva que empuja hacia afuera. Simplemente inhalar y exhalar, y se crea una presión. La presión impide que una percepción conciente tridimensional llene esta esfera. Empieza a expandir la belleza. Hay una facilidad. Esa luz rosada empieza a iluminar, está en la presión, está en la inhalación desde la Fuente hacia adentro de esta esfera, la energía de fuerza de vida empieza a iluminar, esta luz rosada, y se suaviza, se vuelve quieta. Nota la fuerza que empieza a sostenerte muy presente. Tu certeza, la sensación de comandar tu presencia. Ser dueño – este es quien yo soy – y esa luz rosada empieza a volverse conocida. Todo lo que no se le parece, empieza a disolverse dentro de la esfera.

Una simple inhalación y exhalar la energía de fuerza de vida y luego atraerla de nuevo hacia el punto central. Siéntete cómodo y encuentra una sensación de pausa, de equilibrio. Nada que hacer; nada que hacer suceder; solo una tranquila alegría. Muy presente.

Permíteme cambiar por un segundo y recordemos que en la sesión previa hablamos de los elementales. Y se te preguntó de qué signo astrológico eres, no quiere decir nada especial, solo como punto de referencia, cuál es tu orientación en término de los elementos, aire, agua, fuego, tierra. ¿Cuál es tu orientación, al entrar en este cuerpo, tu orientación con respecto a los elementos? Hazlo simple; nada de horóscopos, sino la alineación con un elemental en especial. Y se te pidió que encuentres una palabra que se relacione con ese elemento, una palabra que sea cómoda para ti. El agua tiene mucha fluidez, nada de estructura, es muy femenina, muy fluida, en cambio la tierra es estable. El aire es muy expansivo; el fuego muy transformador. ¿Qué palabra elegiste para alinearte, dar un ¡hola! a los elementales? Si no lo hiciste, elige una palabra, ¿cuál sería? Arraigado, como un elemento de la tierra. Solo una palabra.

Y permíteme – se ríe - permítenos contarte la historia de los elementales. ¿De dónde vinieron? ¿Quiénes son? ¿Por qué están aquí? Es una historia asombrosa. Lo que oirán estará incompleto. En la época que ustedes llaman la Caída de la Consciencia. Era una época muy excitante de creación. En ese estado de presencia, queríamos conocernos a nosotros mismos, así como el Creador deseaba conocerse a sí mismo. De modo que todos los dioses creadores, los Elohim, y todos los otros, creaban, y creaban cosas asombrosas.

Y entonces, se creó el concepto de la fisicalidad. La fisicalidad; ¡algo nuevo! Y todos querían experimentar la fisicalidad. La fisicalidad no se parecía en nada a lo que tú conoces hoy. Había densidad, pero nada como esta densidad. Y en toda la Consciencia, los grandes avataras y elohims y dioses creadores fueron capaces de pasar desde las longitudes de onda no físicas a partículas – fisicalidad; densidad. Y era excitante; algo nuevo en Todo lo que Es.

Luego, a medida que jugaban con eso, se tomó la decisión: ¿Lo podemos hacer más denso? De modo que se aumentó la densidad. Y crearon más, y continuaron, y crearon más. Y crearon más, y la densidad aumentó. Pero en ese proceso, hubo otra historia: algunos de estos grandes seres se enamoraron de su propia creación, y empezaron a crear a partir de su propia luz, y ocurrieron pequeños bamboleos. Nada malo; nada de ángeles caídos, sino simplemente tanta excitación. Pero la luz del Creador no era usada en algunas creaciones. Producía pequeños bamboleos, no había problema. Y se volvió más denso, y más denso, y más denso. Y en ese proceso los grandes dioses creadores y los elohim crearon algo; vieron que la densidad consumía más a los seres que entraban en ella, y crearon a los elementales.

Y los elementales tenían un propósito. Ese propósito era reflejar de vuelta hacia los grandes seres, cuando venían a lugares como la Tierra, la consciencia crística que ese ser contenía, para que no perdiera nada de su enfoque. Los elementales eran ese espejo que devolvía el reflejo de la consciencia crística.

Pero con el tiempo los elementales empezaron a tener más y más... llamémoslo memoria. De la belleza, de la elegancia que se creaba dentro de la consciencia crística, y entonces a medida que los seres venían, empezaban a ver otros aspectos de la belleza, de la maravilla, y agregaban a ese reflejo y creaban más, y más, y más.

Pero en cierto punto, los bamboleos empezaron a afirmarse, a medida que se volvía más denso. Palabras simples para que entiendas: juicio, odio, ira, incesto, asesinato. Bamboleos en la luz. Aquellos seres empezaron a consumirse, esos avataras y grandes seres. Y al empezar a consumirse, se hizo más y más difícil para los elementales reflejar la luz crística de vuelta hacia ellos.

Había doce planetas que eran planetas plenamente crísticos. Plenamente crísticos en la consciencia de aquel tiempo. Doce planetas. Un planeta cayó, perdió su consciencia crística: la Tierra. En ese proceso, había que hacer algo para contener esto que ustedes llaman la Caída. Entonces mucho sucedió donde estos grandes seres no podían sostener su propia consciencia. En ese contexto, se quitaron temporariamente aspectos de estos grandes seres. Era como si te pusieran en un bloque de cemento, plenamente cuerdo, plenamente consciente; no hubieras seguido estando cuerdo. Hubo aspectos de la relación con la Fuente que se quitaron. Pero en el proceso de hacer eso, los elementales ya no podían reflejar el amor y ellos empezaron a perder el amor. Y se les preguntó. Porque nada se quita. Con objeto de salvar a la humanidad, por así decir, en ese nivel de consciencia de aquel tiempo, se les pidió entregar el amor, la esencia de los elementales.

Se les dijo: “Les será devuelto” y ellos consintieron en entregar el amor. No fue una opción fácil; había mucha confusión, mucho adecuarse a los bamboleos y las mutaciones; había enojo.

Pero a medida que esta Caída de la Consciencia se está cambiando en esta época y después de haber ocurrido el 2012 en tu tiempo, hubo aquellos que tenían la capacidad, aquellos de ustedes que vinieron con propósitos múltiples, uno de ellos devolver el amor a los elementales.

En el año 2016, algunos de ustedes, y otros, ... Porque tú como ser humano sostenías el amor, y el amor solo podía ser devuelto a los elementales desde los humanos. No se necesita decir que fue un día notable en la Tierra, y los elementales que existen en muchos otros planetas, consumidos por la 3ª dimensión. El amor fue devuelto a los elementales por los humanos ¡Toma una respiración!

Toma conciencia simplemente de esta vibrante, tranquila luz rosada y una respiración más, inhalando energía de fuerza de vida, llevándola al borde de la esfera y trayéndola de vuelta al punto central.

Pero aquí se vuelve disponible ahora la oportunidad, al volverte consciente y darte cuenta, al haber ocurrido un reinicio, a medida que empezamos a entrar en este nuevo reino de consciencia como un colectivo, en amor; pero es el humano el que crea la circunstancia y la posibilidad de alterar el reino de consciencia devolviendo el amor que está fundado en la consciencia crística para colocar en su lugar la plantilla; el paisaje, la arquitectura, en su lugar. Se está solicitando de ustedes. Tomen una respiración.

¿Pueden escuchar por un momento? Porque se les va a pedir que creen una intención para traer el amor iluminado de la consciencia crística desde el reino de lo no físico hacia lo físico. Y atraerlo hacia adentro de la esfera que los rodea y donde están sentados en el punto central.

Aquí mismo, cien por ciento dándose a sí mismos, cien por ciento para sí mismos. Porque al contener el cien por ciento, empieza a irradiarse hacia afuera la consciencia humana. No solo en este planeta. Y cuando empiezan a sostener cien por ciento el amor de la consciencia crística, los elementales empiezan a contener un nuevo nivel de belleza y luz y consciencia para reflejarla hacia ustedes y para elevar a la Tierra misma fuera de su estado caído hacia un nuevo reino de consciencia. ¿Cómo eliges? Toma una respiración, ¡y no hagas nada! Simplemente toma conciencia de esta luz vibrante tranquilamente establecida dentro de ti.

A medida que progresamos, y atraes esta luz desde lo no físico hacia este espacio físico, estás ahora uniéndote a ese elemental, ese que estás eligiendo; permítele a ese elemental reflejar de vuelta hacia ti la naturaleza crística que sostiene dentro de sí, para que puedas ver lo que está disponible para ti, para hacerlo disponible cien por ciento a otros. Entonces si es tu intención jugar aquí en este momento, muy claramente, intenta atraer ese amor iluminado de la consciencia crística desde lo no físico hacia ese campo de contención físico en cuyo centro estás sentado. Simplemente la intención. Solo siéntate con esta intención; nada por hacer en este momento.

Ahora bien, con esa intención, quédate claramente alineado en tu intención

En lo no físico hemos jugado en el pasado a atraer esa luz azul eléctrico hacia este espacio, creando una amplificación de la palabra respeto hacia respetuoso, hacia respetuosidad y la pusimos en la plantilla del paisaje de ese mundo de quinta dimensión en que deseamos jugar.

Esta luz del mundo no físico, esta luz rosada, es muy magnética y atrae magnéticamente a todo lo que es como ella, la luz rosada en la esfera. Siente simplemente este nivel de amor, de belleza, y atrae desde la tercera tríada, hacia la segunda, y hacia la primera; simplemente intenta atraer a través del chakra coronario esta vibrante luz rosada. Y cuando pasa por la segunda tríada empieza a atraer el campo electromagnético hacia la luz rosada de la consciencia crística y es conducida hacia adentro del corazón. Al entrar en el corazón, esa respiración empieza simplemente a permitir que la triada de este campo electromagnético, muy tranquilo, llene la esfera. Es como si la presión aumentara, pero no se nota. Esta luz se vuelve muy electromagnética, atrayendo hacia sí; la luz atrae a la luz. El amor atrae al amor. Nada para hacer; solo siéntate y disfruta. Es como que esta expansión ocurre todo a tu alrededor, interminablemente.

Sin hacer nada, toma conciencia de los elementales que te rodean y pon tu intención en respirar esta luz que contienes hacia el espacio de los elementales, amplificando la percepción conciente de los elementales de la consciencia crística y el amor que contiene, dando a los elementales. Otra respiración. A medida que esta luz es absorbida por los elementales es atraída hacia la Tierra misma y simultáneamente los elementales reflejan de vuelta hacia ti toda la belleza que ahora puede verse y que previamente se había perdido. Ahora toma otra respiración.

Simplemente reconoce la naturaleza masculina del cáliz, el crisol que estás en proceso de crear; la capacidad de contener la fluidez del amor. Una respiración. Hay una fuerza, una estabilidad, muy arraigado: tú.

Esta luz rosada, esta naturaleza electromagnética atractiva está contenida dentro del Corazón Sagrado, y empieza a ser el formato de tu pensamiento, conociéndote a ti mismo, pensando como piensa la consciencia crística. Simplemente quédate en quietud, sin pensar ningún pensamiento, y sin embargo muy claro, muy conciente, feliz.

Pero mucho viene con este vibrante amor de la consciencia crística. Hay un permiso para navegar; hay una sabiduría que se absorbe simplemente sin pensamientos; una compasión a partir de “saber”, consideraciones sobre cómo navegar, cuándo hablar, cuándo apartarse. Empieza a haber un entender de modo diferente y una percepción conciente de cómo utilizar toda esta información, conocimiento.

Un paso más, si te parece. Di “hola” al elemental, otra vez, y pon una intención de empezar a fusionarte con la consciencia de este elemento.

Simplemente empezando a percibir desde este punto de referencia; energía de la tierra, energía del aire, del agua, del fuego, cualquiera sea tu orientación, hacerte uno con él

Ves, cuando decimos que eres grande, significativo, importante, oh, ahora estás empezando a brillar. Una respiración más. Al exhalar siente esa presión, es simple, es una facilidad, esto es quien yo soy, acabas de absorber. Y una última intención. Pon tu intención en ser la vela en el candelabro, para que todos en la habitación empiecen a ver. Cien por ciento para mí, y cien por ciento en servicio a otros.

Sugerimos que te sientes con esto otros diez, quince, veinte, treinta minutos. Sé amable contigo mismo en estas semanas próximas. Mucho se está absorbiendo desde la creación que acabas de poner en movimiento.

Damos un paso atrás. Te apreciamos. Muchas bendiciones.



Jim Self - Mastering Alchemy
www.masteringalchemy.com
14 de junio de 2020
Audio en español: https://masteringalchemy.com/content/proyecto-banco-del-parque
Transcripción y traducción: M. Cristina Cáffaro
www.traduccionesparaelcamino.blogspot.com.ar

249 lecturas

Comentario de lectores

Ninguno para este artículo