No existe fuerza de atracción hacia el centro de la Tierra.

Varios/Otros


No existe fuerzá de atracción hacia él centro de la Tierra, totalmente vacío. La gravedad es un fenómeno de la superficie y de esta electricidad por fricción que ustedes tan poco conocen. Los volcanes expulsan sustancias relativamente livianas como azufre, y pómez mezladas con silicio, gases y otras sustancias, lo que llaman lava volcánica. Este es un fenómeno proporcionalmente superficial, debido a las contracciones, con consecuencias térmicas, de la corteza terrestre.

La Tierra es un envase algo esférico y elástico, muy plasmable y resistente en su equilibrada homogeneidad vibrante entre los vectores centrífugos y la tensión electrostática superficial, si fuese una masa compacta, rígida o semirígida, desde hace mucho tiempo hubiese estallado en mil pedazos.

Las pirámides construidas en esta esfera, por sabidurías que nosotros inspiramos en otros tiempos, no son otra cosa que elementos electrónicos de este planeta saturado de electricidad por frotamiento, y obedecen a una teoría conocida en la Tierra como “Acción de las puntas en las descargas por convección”. Todos los aparatos en su Tierra también destinados a guardar electricidad, se construyen preferentemente redondeados evitando las aristas, vértices y puntas.

Las pirámides fueron construidas con el fin de acumular energías estáticas.

Jugando con una clepsidra y una rueda de bicicleta pueden comprobar que no hay atracción al centro de la Tierra. Froten el vidrio con seda, nylon o cuero y la velocidad para vaciarse el bulbo superior va a cambiar; la rueda de la bicicleta puede ser adecuada para generar fricción. Si el bulbo superior tiene carga contraria a la del inferior se verán cosas, obsérvenlas.

El magma, los vapores y gases que caracterizan a las erupciones volcánicas constituyen una capa de un cierto espesor que forma la corteza terrestre: la ciencia acepta la versión de una capa viscosa llamada pirósfera o sima, algo fluida y movediza que circundaría a su vez a un núcleo central más denso y elástico.: el nife; todo muy caliente y en eterna ebullición. ¿Cómo aceptar esta enorme caldera en frenética actividad desahogando sus imponderables presiones, a través de los volcanes, hacia el exterior? Si esto fuera así debería existir un flujo de gases y vapores fijo, impetuoso, soplando constantemente hacia la atmósfera y llegando a enormes alturas, si no, piensen en su olla de presión, fácilmente levanta su penacho de vapor hacia el techo; hagan proporciones, piensen, ponderen y verán cuan insulso, inadecuado y limitado resulta considerar el fluir de estos escapes desde la parte interior de la Tierra por los volcanes, logrando su fuerza de expulsión alturas muy relativas en proporción a la magnitud del proceso con el cual el flujo tendría que estar vinculado.

Además, prueben a hacer girar sobre sí mismos, en una superficie plana, un huevo, bastante oval pero físicamente parecido a la Tierra con su cáscara sólida comparable a la corteza terrestre y su interior semifluido comparable al nife, verán que dicho huevo no girará sobre sí mismo ya que leyes elementales impiden una constante de rotación en consecuencia de ese “todo” no homogéneo. Si hacen hervir el huevo para obtener un estado sólido y lo impulsan, tendrán su trompo girando vertiginosamente, igualmente, si vacían el contenido del huevo quedará una cáscara liviana que también girará.

Si realmente existiera atracción hacia el centro de la Tierra, las minas de hierro y de otros elementos pesados deberían estar en el fondo y se encuentran en la superficie ¿por qué lo más pesado está arriba? ¿Qué es lo que los retiene pegados a la superficie? La Tierra como saben gira sobre su eje a velocidades considerables y además, viaja alrededor del Sol; estos movimientos crean una gran fricción molecular entre ella y las moléculas circundantes produciendo corrientes estáticas que se han acumulado en su superficie originando un campo gravitacional, el cual mantiene a los hombres y a sus cosas adheridos a la superficie de la Tierra.

Esa es la gravedad, un fenómeno de magnetismo molecular propio de la superficie terrestre, proporcional al volumen y movimientos del cuerpo celeste y a su roce con el éter. A menor tamaño del cuerpo celeste, menor la superficie y por lo tanto, menor el roce y el potencial gravitacional.

La Tierra está vacía por dentro, su parte central contiene gases y electricidad estática, además de montañas, aguas y continentes; las leyes de gravedad son las mismas pero invertidas y la fuerza centrífuga allí es la que mantiene a los habitantes adheridos a la superficie, la misma fuerza centrífuga que expulsa hacia afuera, desde la profundidad de la corteza terrestre, el magna de los volcanes y los minerales más pesados.

Entonces, las presiones de adentro hacia afuera producidas por la fuerza centrífuga y la resistencia exterior constituida por el campo gravitacional, que impide a la Tierra expandirse más, son las fuerzas que permiten la estabilidad de este planeta.

Ustedes creen que el eje de la Tierra nada indica y piensan que aparentemente el norte es el norte y el sur es el sur, pero acuérdense, la posición espontánea agravitacional de su Tierra será cuando Ciudad del Cabo indique hacia el norte, ya que todos los continentes terminan en punta en una teoría espontánea de acumulación de fuerzas direccionales gravídicas. En el norte se encuentran únicamente líneas paralelas, pero, el día vendrá en que esas puntas seguirán la verdadera dirección espontánea y la Tierra girará totalmente en contra de su eje y estas puntas indicarán lo que ahora conocen como norte y que tiene una orientación magnética y cuando el norte será sur y el sur será norte muy difícil será aterrizar en la Tierra así como hoy difícil es desprenderse de ella. Existe una coherencia direccional universal debida a la tangente del eje con respecto al plano del hidrógeno y esto es Tierra, el plano tangencial del Ecuador con respecto al eje. Todo va hacia arriba: los campanarios, las pirámides, los árboles, el mismo racimo de cambures, contrariamente a la gravedad, indica con sus dedos amarillos en punta, en inclinación contraria con respecto a la fuerza de gravedad, indica arriba, la altura que está lejos de la gravedad sin respeto alguno al eje del hidrógeno y al plano tangencial. Arriba es agravídico, grave dad quiere decir abajo, todo en la Tierra es espontáneamente agravídico aunque actualmente están en la fase manásica de la gravitación hacia abajo.




Extracto de:
SAO ME HA DICHO…
Coloquio Con Un Ser De Las Estrellas
FUNDACION SAO A.C.

8108 lecturas

Comentario de lectores

Ninguno para este artículo