La renovación del cambio.

Varios/Otros


Contamos con la opción de centrarnos en una idea de destrucción. Si esa es la elección, nuestro enfoque se fijará en ello con las consecuencias que ya se ha explicado que conlleva dicha actitud. Estaremos focalizando y, a la vez, atrayendo destrucción en nuestro entorno.

Podemos, incluso, indignarnos con la realidad mundial o individual que percibimos, pero estaremos magnificando estas situaciones y reproduciéndolas en nuestra realidad, ya que la indignación es consecuencia del olvido de que se puede manifestar la abundancia colectiva e individual desde nuestros respectivos centros de poder.

O, por el contrario, podemos elegir abrirnos y entender por propia voluntad que estamos ante un cambio de una gran magnitud a todos los niveles que va a proporcionar grandes remodelaciones en este mundo y al cual estamos todos invitados a poder dar un salto evolutivo y cuántico sin precedentes.

Por ejemplo, cuando hacemos una gran obra o reforma en nuestro hogar, no mantenemos precisamente nuestro enfoque en la imagen desoladora que va a presentar el recinto durante el período de tiempo en que va a durar la construcción, sino más bien en cómo quedará la vivienda al final, adaptándose perfectamente a las funciones que habíamos planteado que íbamos a necesitar.

Pues bien, estamos ante un cambio en el planeta de tipo renovador y regenerador, un cambio que va acabar erradicando, desde sus raíces, todas las estructuras que hayan sido forjadas y mantenidas desde las energías del ego. Se trata de un cambio sin antecedentes en la Tierra y en este Universo, y que, sin duda, va a suponer un punto de inflexión en la forma de vida en el planeta y de sus habitantes que a partir de ahora

Por otro lado, los humanos terrestres del futuro serán individuos empoderados en su divinidad, aunque lógicamente se hallarán cursando sus respectivos procesos evolutivos. Encarnarán con dones espirituales activos, que actualmente se encuentran desconectados, para, así, ponerlos en práctica y desarrollarlos en la Tierra.

La telepatía se irá activando, incluso en la comunicación con los animales, del mismo modo que otras habilidades psíquicas, y nadie podrá ocultar nada a otro ser humano porque todos los pensamientos podrán ser percibidos.

Habrá un contacto directo y manifiesto con seres de otras civilizaciones más avanzadas que provocará grandes avances en las tecnologías y en la eliminación de enfermedades. Incluso será posible la comunicación con seres queridos que ya desencarnaron en esta dimensión para seguir su evolución en otras moradas de existencia y aprendizaje.

Es cierto que muchos de los que se encuentran en este tiempo en la Tierra tendrán que desencarnar físicamente en eventos causados por la Naturaleza o de cualquier otra índole, pero se vuelve a reseñar que ellos ya conocían ese potencial antes de encarnar en ciertos lugares o circunstancias y, aun así, decidieron asumirlo porque, de esta forma, iban a poder borrar aspectos kármicos de existencias pasadas que, de otro modo, les iba a llevar vidas y vidas poderlos compensar, equilibrar y, así, subsanar.

CIERRE

Todos los argumentos, conceptos y comentarios descritos y desarrollados en este libro constituyen una leve descripción de los efectos, procesos y consecuencias del cambio del amor y en el amor por el que la Tierra se encuentra transitando en todos sus órdenes establecidos y al que todos, sin excepción posible, estamos sumándonos de una forma u otra, con mayor o menor nivel de conciencia, con más o menos interés.

Aunque se reciben señales de caos desde el exterior, ya se sabe, porque así los Mensajes Canalizados lo han indicado reiteradamente, que estas solo corresponde al proceso de metamorfosis que está experimentando la totalidad de esta dimensión que, a la vez, nos ofrece la increíble oportunidad de avanzar a pasos agigantados en el campo de nuestra propia Automaestría dentro de una gran evolución cuántica, característica de todo Ser de Luz encarnado en este planeta.

Estamos a las puertas de traspasar el umbral que nos introduce en la era de la gran transformación dimensional de la Tierra y muchos ya asumieron el nivel de Maestría que les impulsará a navegar en estas olas energéticas que van a envolver este mundo; otros se encuentran en vías de conseguirlo, y el resto aún no se han enterado qué es lo que está realmente pasando.

Lo que sí es necesario entender es que, en este plazo de tiempo de no excesiva alteración del orden establecido en ciertas partes del globo terrestre, puede resultar todavía llevadero el adiestramiento en el manejo de la nueva energía entrante y la aparición y tratamiento de los aspectos internos, que la entrada en escena de dicha energía conlleva, antes de que todos los procesos puedan adquirir un ritmo considerable de aceleración y magnificencia, tanto a nivel individual como colectivo, de manera que, entonces, resulte complicado alcanzar la destreza suficiente para mantenerse a flote en este mare magnum energético.

La voluntad, la intención y la pasión, no la emocional, sino la que reside en el fondo del corazón que, siempre que está, subyace como una llama encendida, configurarán la brújula que marque la dirección que va tomar nuestra energía, para ser mandada de vuelta a nosotros con las pesquisas y respuestas que planteábamos. Así, se nos irán abriendo puertas, aunque en determinados momentos no vislumbremos nada de lo que haya detrás de ellas.

Este es el tiempo de los valientes, no por lo que se pueda estar viviendo ya en el exterior, sino por el arresto necesario para mirar cara a cara los miedos propios, permitiéndolos conscientemente con amor y aceptación y, así, conseguirlos transmutar.

Esta es la hora de los valientes porque ellos han adquirido el suficiente grado de consciencia como para decidir que ha llegado el momento de realizar los cambios oportunos en su vida para alcanzar el poder, el equilibrio y la sanación en todos los extractos de su realidad.

Ahora ha llegado el momento en que estos valientes pueden traspasar, libres y por propia voluntad, los portales, ya abiertos en la Tierra, que les permitan recobrar, en pleno estado de conciencia, la Maestría que siempre han poseído, que permanecía latente y que encarnaron en este tiempo para colaborar en el anclaje en esta dimensión de la Luz y el Amor Divinos que, en verdad, ellos mismos emanan.


Extracto de 2012 EL CAMBIO DEL AMOR
LIBRO DE LA AUTOMAESTRÍA
AUTOR: RAFAEL MONTAÑO CARMONA

5363 lecturas

2 Comentarios de lectores

04/08/2014

Es un tiempo extraordinario!!!
Un abrazo!

María cristina

María Cristina desde Argentina

01/08/2014

Muy esperanzador. Esperemos que las energias del mal no se impongan.

VIANNELYS RODRIGUEZ desde Venezuela