La Mecánica de la Programación.

Varios/Otros


Una breve charla matinal entre Jim y Roxane, hablando de cómo la sociedad nos programa para querer cosas que realmente no queremos...
Afectuosos saludos de Cris

-.-.-.-

Roxane: Jim, tengo esta gran historia de lo que me pasó el otro día cuando iba al gimnasio

Jim: Ok, ya estoy entusiasmado.

Roxane: (se ríe). ¿Estás entusiasmado? Estamos en problemas.

Jim: (se ríe). Sí; hemos estado en problemas durante largo tiempo.

Roxane: Yo como bastante bien, es decir, ocasionalmente como pancitos crujientes con mucha manteca, pero, sabes, seis días de la semana me alimento muy sano. Y he notado - seguro que esto me sucede cada vez que voy al gimnasio - pero el otro día fue cuando realmente lo noté conscientemente. Yo iba recorriendo la calle Franklin y están todas las pizzerías, y grandes almacenes, y las buenas hamburgueserías, y cosas ricas, toda esa comida chatarra, y yo voy conduciendo. Y yo estaba bien, no tenía hambre en absoluto cuando salí de casa. Yo iba por Franklin y de pronto quería hamburguesa y quería pizza, oh qué rico eso. Era tan fascinante...

Jim: (se ríe) que te detuviste y te comiste todo lo que había en esa calle.

Roxane: Observé la programación funcionando. Veo todo eso con los ojos, de algún modo se registra en mi cerebro, y le está diciendo al cuerpo "Sí, quieres pizza." Fue muy fascinante.

Jim: Sí, es programación.

Roxane: Sí, fascinante. Es programación. Digo, a veces estoy bastante conciente de eso, y me pregunto cuánta gente en esa calle no se da cuenta de eso y son arrastrados.

Jim: Es simplemente así como es. Nos hemos dejado llevar a todo este formato de la publicidad y la promoción, y es básicamente programación. Entonces hay un proceso mecánico en ello, que ves algo repetidamente y tomas la decisión: "Me gustaría eso".

Roxane: Pero nunca he estado en ninguno de esos lugares.

Jim: Oh, no. Estamos hablando de allá lejos cuando tenías seis años. Es el mecanismo de "Oh, quiero eso". "Oh, mira esa camisa, quiero una". "Oh, un auto rojo, quiero uno". Y es el sistema que te dice que has de hacer lo que hacen los otros, y que necesitas tal cosa, y que así es como debes presentarte, y si no lo haces así no te aceptarán. Entonces todo eso se convierte en programación, ya sea un cartel, o una pizzería o lo que sea. Y un montón de eso empieza a ser hipnótico.

Roxane: Sí, hipnótico. También sería... bueno tal vez no... ¿adictivo?

Jim: Bueno sí, muy adictivo. Te hipnotiza con una programación de "quiero más", que quieres más, y tienes que tener esto, y esto es importante para tu bienestar. Simplemente es; en esta sociedad es muy fundamental, es cómo nos han movido a este aspecto de la vida en que estamos jugando. Y se inicia con "necesitas esto" y luego te resistes o lo aceptas. Pero eventualmente se convierte en este mantra, cada vez que abres los ojos y recorres la calle se repite como un mantra. "Cómeme". Sabes que está allí. Y el proceso empieza a ser grande dentro de tu base. No es solo este tema o aquel. Y muchas veces dices por ejemplo "No necesito carne" y entonces bloqueas todas las parrillas. Pero hay muchas cosas sobre las que no tienes una opinión. "No resisto esto, no acepto aquello." Y eso empieza a instalarse, con la repetición, en una programación; no el asunto, sino la programación. Ha sido así toda la vida, esto es simplemente cómo se ha estructurado realmente.

Roxane: Y hay algo que solíamos decir, no hemos dicho esta frase durante años, y realmente se aplica aquí, que si uno quiere hacer un cambio - y dime si lo estoy diciendo bien - el 96% de hacer cualquier cambio es darse cuenta del aprieto en que uno está, y 3% es divertirse al ver, ¡Ah, miren lo que pasa, se me ocurrió comer esta cosa! Y luego el 1% es simplemente hacer cualquier cosa diferente.

Jim: Sí. Es simplemente cambiar. El cambio, dicen todos, es muy difícil, es duro cambiar. No. El cambio no es la parte difícil.

Roxane: Es solo el 1%.

Jim: El cambio es simplemente la acción. De modo que es cuestión de empezar a reconocer la programación y la naturaleza hipnótica de "necesito esto". O la naturaleza adictiva de eso también. Y el simple empezar a reconocer ¿realmente necesito esto?, ¿realmente quiero esto?, y entonces viene una diversión, algo así como "estuve haciendo esto", y la diversión permite que sea fluido.

Roxane: Y no se trata de castigarte ni sentirte mal.

Jim: No, claramente. Ni juzgarte. Se trata de "aquí estoy; estoy tomando conciencia de estar conciente de algo de lo que estaba subconsciente o no me daba cuenta en absoluto." Entonces, donde estamos jugando, esta transición, esto se trata de atravesar esta transición. De modo que: ser amable con uno mismo. Hay muchas cosas que, cuando te das cuenta de haber estado haciendo esto, podrías horrorizarte y/o detenerte en seco. (Roxane se ríe). Lo realmente importante es evitar decirte "qué malo soy", "no hice las cosas bien", "estoy muy avergonzado". ¡No! Puede que sea así, pero aquí estás, y ¿qué te gustaría hacer? Y ese es el momento exacto en que dices, "está bien, voy a elegir no hacer más esto. ¿Esto me ayuda en algo? No." Permítete estar consciente de eso y luego hacer una elección, y tu elección puede ser comprar panecillos crujientes. (Roxane se ríe). No, pero más allá de eso, ahora eres un ser mucho más elevado.

Roxane: (riéndose) Soy un ser mucho más elevado.

Jim: Es que ahora has evolucionado.

Roxane: Una cosa que empecé a hacer, con este entrenador que me sugirió esto, es que cuando tengo esa apetencia, la escribo en mi cuaderno. Llevo una lista de todos mis ejercicios y de todo lo que como y de cuándo me voy a dormir, y todo eso. Lo que he notado es que cuando escribo, "hamburguesa jugosa," y lo marco con un círculo, y es como si "ya está, ya me encargué de eso, ahora está en el estante" y desaparece. Y luego me permito - bueno, me doy el gusto - de disfrutar el domingo una de esas cosas que me apetecieron y yo anoté y marqué durante la semana. Pero lo que pasa es que llego al domingo y oh, no me interesa. Es como si al escribirlo y marcarlo hubiera dicho "está bien, ya me encargué de eso".

Jim: Solo permitirlo.

Roxane: Permitirlo. Nada de juzgar. Y nada de resistencia. Oh, sí, quiero una porción de pizza este domingo.

Jim: Sí, no resistirlo ni decir "está mal" De modo que muchas veces si te das cuenta de algo, si piensas en eso, es como "ya no voy a hacer más esto", y casi antes de que esas palabras salgan de tu boca, ya olvidaste que lo decías. Y te vas y lo buscas y lo comes, y dices, "pero si recién dije que voy a parar de hacer esto." De modo que el mecanismo para engancharte es algo donde la toma de conciencia y la decisión no se anclan realmente, y cuando tú lo escribes luego lo notas, "oh, he escrito esto cuatro veces y en realidad no lo quiero."

Roxane Sí, así es.

Jim: Eso empieza a ser la decisión que inicia el punto del cambio. Es como que te lo descargas.

Roxane: ¡Sí, eso! Así fue, quedó descargado. La atracción ya no estuvo más, cuando lo escribí.

Jim: Sí. Sí. Hay alguna creencia inconsciente de "esto tiene valor para mí", entonces cuando vuelves a los fundamentos donde empezamos este sistema, la sociedad te dice "debes consumir. Y aquí está lo mejor de lo mejor." Y bueno, ¿quién dijo esto?

Sabes, debiéramos hacer otra conversación sobre esto, y hacerlo con hechos. ¿Cuáles son los hechos, es realmente así como funciona en los hechos? ¿Cuál es la verdad en este contexto?

Roxane: Sí.

Jim: Pero en este caso esa programación de lo que necesitas se vuelve muy adictivo de por sí en este juego. De modo que estoy feliz de que hayas evitado esos pancitos crujientes.

Roxane: No dije eso; ¡dije hamburguesas y pizza! Excepto los domingos.

Jim: Ohhh. Pero esto es una de esas cosas, ¿cómo hago para volverme consciente de estar consciente? Y también de tomar conciencia de estar dándome cuenta. Y entonces, la parte es 96% me doy cuenta. Diviértete contigo. Permítelo. No empujes en contra, el cambio sucede relativamente fácil en ese espacio. Bueno, estoy entusiasmado contigo (ella se ríe). Volveremos la semana próxima y veremos cómo te va.



Conversaciones Matinales - Jim Self y Roxane Burnett
www.masteringalchemy.com
Transcripción y traducción: M. Cristina Cáffaro
www.traduccionesparaelcamino.blogspot.com.ar

375 lecturas

Comentario de lectores

Ninguno para este artículo