La creación de la Familia Galáctica.

Varios/Otros


«Yo soy Ra, con quien comenzó el tiempo. Yo soy el centro de la rueda, una estrella que cubre el mar infinito. Yo no soy la cosecha; yo soy la semilla. Yo no soy la lira; yo soy la canción. Yo no moriré.»
El Libro egipcio de los muertos. Traducción de Ellis



Al pasar a través del Prisma de Lira, el primer fragmento creó un grupo de seres que se pueden llamar ««Fundadores».(1) Fundadores representan la conciencia colectiva de lo que eventualmente iba a ser la humanidad. Ellos tienen la capacidad de dirigir incluso en un nivel tan alto como es la cuarta dimensión, pero su estado natural es el estado no físico.

Al separarse de la parte del Todo que pasó por el Prisma de Lira, siguen reteniendo una memoria, similar a un sueño, de la idea de la integración y del propósito de la fragmentación. Ellos son los que supervisan la evolución de la humanidad. Asumen el rol del arquetipo Padre, pero con la polaridad masculina y femenina equilibrada.

Los Fundadores se dieron cuenta de la heliografía elegida cuando se separaron del Todo. Sabían que los «hijos» son portadores de los códigos de los «padres» en esa heliografía. Debido a que ellos juegan el rol de padres es su responsabilidad guiar el crecimiento de la nueva conciencia que se acababa de crear Al asumirlo, se convirtieron en la heliografía, comenzaron a comprenderla y vivirla, sabiendo que esto iba a proporcionar códigos para futuros fragmentos.

Los Fundadores empezaron a comprender el patrón energético natural de la realidad polarizada que se acababa de crear. Se dieron cuenta claramente de que la conciencia colectiva recientemente fragmentada interactúa con determinadas realidades (es decir, densidades) dentro de un marco de tres aspectos principales,

- un punto de positividad pura
- un punto de negatividad pura
- el punto de integración de ambos

Toda interacción ocurre dentro de esa línea que conecta cada punto. con muy pocos aspectos de conciencia dentro de cada punto de pureza. Darse cuenta de ello, les inspiró a entender un paradigma de realidad polarizada. Eso era algo nuevo en su mundo y amplió su comprensión. El paradigma, tal como surgió para ellos, se muestra abajo en forma de diagrama en dos dimensiones.


Negativo (-) ----> Punto de integración <---- (+) Positivo

Ambas polaridades -negativa y positiva- moviénse hacia la integración.


Conforme estudiaron el paradigma, comprendieron la mecánica de cómo las conciencias fragmentadas iban a fundirse nuevamente al volver a pasar por el Prisma de Lira. El modelo lineal arriba mencionado puede cambiarse para crear una relación dentro del patrón de un triángulo. He aquí una ilustración:

NOTA: Imagina ahora un triángulo. Tríada. Su vértice superior es el "Punto de integración". El vértice de la base izquierda "Positividad" y el vértice de la base derecha "Negatividad".


Este triángulo representa las probabilidades del proceso de integración. Las civilizaciones se mueven naturalmente y al azar (de acuerdo con las leyes del caos) dentro del patrón de ese triángulo hasta llegar a un equilibrio energético.

Si una civilización o conciencia elige la integración (la disposición de crecer desde ambas polaridades), naturalmente se movería en la dirección hacia el punto de integración, empujada por ambas polaridades. Esto se puede entender como una manera de permitir la integración. Por otro lado, si una civilización o un individuo niegan la integración, el patrón se expande para acomodar su negación de las polaridades opuestas. En este lugar no se describirá el patrón expandido.

Cuando los Fundadores creyeron que estaban listos para ello, crearon una nueva fragmentación. Al igual que cuando la parte del Todo tenía curiosidad y creó ese reino a partir de sus pensamientos, los Fundadores imitaron a sus «padres» utilizando energía del pensamiento para crear una fragmentación de sí mismos. Esa fragmentación sucedió a lo largo y a lo ancho; conciencias individualizadas surgieron de la toma de conciencia del grupo de Fundadores y comenzaron a explorar el universo. Gracias a esa fragmentación, cada ser que existe dentro de la Familia Galáctica aquí presentada es parte de los Fundadores.

Existe un número infinito de fragmentos y viajes de exploración. Algunos de estos fragmentos se convirtieron en civilizaciones que han tomado parte activa del desarrollo de la Tierra. Algunos de los que tienen un punto de referencia en la realidad conocida de la Tierra serán investigados más a fondo en los próximos capítulos.

Cuando los Fundadores se fragmentaron, algunos permitieron que se densificara su energía lo suficiente para poder entrar en la realidad física. Los Fundadores ya habían elegido planetas que podían sostener vida humana. Suavemente guiaron a esos fragmentos hacia una existencia física en la tercera o cuarta densidad. Al cabo de un tiempo, los fragmentos acostumbraban a una existencia física y la ayuda (que todavía estaba presente, aunque en menor medida) de los Fundadores cada vez era menos necesaria.

La primera zona elegida para ser colonizada eventualmente después de la fragmentación de los Fundadores se encontraba en la vecindad de la constelación de Lira. La mayoría de los miembros de la Familia Galáctica que tienen una conexión genética con la Tierra tiene sus raíces en el sistema de Lira. Es aquí donde tuvo lugar el primer intento de integración. Los Fundadores creyeron que iba a ser fácil y previsible; pero, en lugar de ello, las formas humanoides se extendieron hasta crear el tejido de un tapiz muy complejo. Los hilos del tapiz se enredaron de tal manera que se perdieron sus orígenes en una maraña de colores en el diseño del cortinaje.


A continuación se describen, desde la perspectiva de la Tierra, los principales caracteres implícitos en ese tapiz.

1. Lira. La principal zona del «nacimiento» de la raza humanoide Todas las razas humanoides que forman parte de la Familia Galáctica tienen raíces genéticas conectadas con Lira.

2. Vega. Es una estrella dentro de la constelación de Lira. Siendo descendientes de Lira, los seres de Vega dieron a luz a una raza de seres que manifestaron, tanto en sus creencias como en sus actuaciones, la polaridad opuesta de Lira. Hubo frecuentes conflictos entre las razas de Lira y las de Vega.

3. El planeta Ápex. Es un planeta perteneciente al sistema de Lira y fue el lugar donde hubo el primer intento de crear una sociedad integrada.

4. Sirio. Un grupo de tres estrellas, conocido en la mitología de la Tierra como «el Can», Sirio fue una de las primeras zonas colonizada por seres procedentes del grupo de estrellas de Lira. Representó la energía del patrón triangular y perpetuó el impulso hacia la integración. Existe una gran variedad de diferentes tipos de conciencias que encarnan en este sistema.

5. Orión. Es el principal «frente de batalla» para el reto de la integración de la polaridad. Orión fue sembrado desde Sirio, al igual que Lira y Vega- Existe una conexión directa con la Tierra, tal como se verá en otros capítulos.

6. Las Pléyades Fueron colonizadas por descendientes de Lira. Este grupo es la conexión genética principal de la Tierra con fuentes extraterrestres,

7. Arcturus. Es un arquetipo o futuro «sí mismo» ideal de la Tierra. Arcturus ayuda a sanar las conciencias personales y planetarias. Su vibración, perteneciente básicamente a la sexta densidad, ha sido atribuida al reino angelical.

8. Zeta Retículi. Esta civilización está íntimamente conectada con la Tierra. Los Retículi son el principal grupo que lleva a cabo las abducciones (o dicho más correctamente, las «detenciones temporales», ya que ese grupo siempre devuelve a los abducidos). Se hablará más detenidamente de este grupo en los próximos capítulos.


Aunque algunas de estas civilizaciones se solapan en el tiempo y pueden parecer no lineales, más abajo se hace una traducción lineal de la progresión de varias culturas comprándolas entre sí.

Esquema de progresión.
Familia Galáctica de la Tierra.
*----------------------------> Lira
*--------------------------> Vega
*-------------------------> Zeta Retículi
*----------------------> Arcturus (no físico)
*--------------------> Sirio
*------------------> Orión
*--------------> Las Pléyades
*---------> Tierra (humanos)

* Comienzo de culturas/especies identificadas
-> Progresión


Debate

Cuando uno se recupera del susto inicial que supone la noción de que los extra terrestres tuvieron algo que ver con la herencia de la Tierra, todo ello parece realmente una explicación muy lógica. ¿Por qué debería creer la raza humana egoístamente que ella es la única responsable del pasado genético de la Tierra? En la Tierra, razas han «descubierto» a nuevas razas y han comenzado a integrarlas.

Tal vez, y antes de que esto ocurriese, esas razas sencillamente nunca supieron que las otras existían. Ese modelo de pensamiento puede ser plausible tanto para el universo como para el planeta Tierra. ¿Cuántos más dibujos de antiguos cohetes con sus correspondientes pilotos se tienen que descubrir para que el ser humano rompa con sus miedos respecto del descubrimiento del pasado de la Tierra?

La pregunta más obvia es: ¿Si los extraterrestres están allí fuera, porqué no se dan a conocer? Se puede encontrar una respuesta en esa forma en que la humanidad se acerca a los estudios antropológicos con respecto a la Hería. Los científicos no van caminando directamente hacia una cultura «primitiva» enarbolando sus cámaras y su equipamiento- Ese tipo de modificación cultural, a veces, les lleva décadas, A sus ojos, puede que la humanidad ya les parezca lo suficientemente «civilizada». No obstante, una raza que ha logrado viajar por el espacio, incluso ha logrado una unidad global, puede considerar que la humanidad es muy primitiva. Tal vez estén esperando, escondiéndose entre los arbustos, permitiendo que tan sólo unos pocos humanos les vean hasta que se dé la señal a toda la sociedad de que ellos no suponen ninguna amenaza.

¿Qué pasaría si la señal de que ellos están aquí no se diera nunca? ¿Qué pasa si la humanidad sigue ignorando la evidencia, esperando que todo esto desaparezca?

A muchos extraterrestres les parece que éste seria el caso. Todos los métodos no amenazantes parecen no haber logrado nada hasta el momento. El plan básico del juego de las últimas décadas parece mucho más intenso en lo que se refiere a su potencial para despenar a la humanidad. Algunos de los que visitan la Tierra están utilizando ahora el miedo.

A veces, la sociedad se apresura en validar la negatividad, en lugar de reconocer la parte positiva que supone que el marco propio de la humanidad pueda ser utilizado para asimilar la realidad de la Tierra negada anteriormente El miedo hace que uno despierte, desafortunadamente, de forma bastante brusca. Puede que esto explique la cada vez más frecuente observación de experiencias de abducción utilizadas como método para despertar a la humanidad, para que ésta se dé cuenta de una realidad más amplia.

A estas alturas del desarrollo de la humanidad, aún no se ha formulado un modelo natural de evolución de un planeta. Parece obvio que una civilización no estará preparada para alcanzar el cosmos y doblar las dimensiones del tiempo/espacio si antes no es capaz de resolver sus conflictos a nivel planetario. La expansión de conciencia que necesita semejante salto puede que dependa de un Todo unificado. Si el Todo no está integrado y equilibrado, los intentos pueden ser en vano. Puede que la humanidad esté experimentando ahora mismo esa limitación. Conviene tener en cuenta los diversos lanzamientos fallidos al espacio y los recortes económicos para los programas espaciales. Puede que la Tierra aún no esté preparada. La humanidad pretende alcanzar las estrellas, pero con frecuencia ni siquiera es capaz de alcanzar la mano de su vecino.

La conexión extraterrestre es importante, pero lo que es todavía más importante es el desarrollo de una perspectiva global. La expansión tendrá lugar gracias a la acción, el reclamo de la propia humanidad de asumir la responsabilidad que tiene para con la Tierra. Los extra terrestres no intervendrán para limpiar los escombros dejados atrás por los seres humanos.

La Tierra está entrando en la fase adulta y ha sido sacudida de su nido. Seria bueno para la humanidad olvidarse de su victimismo, asumir su divino derecho natal y crear el Cielo aquí en la Tierra. Lo único que pueden hacer los extraterrestres es recordar a la humanidad su ilimitado potencial. La comunicación con ellos (y nuestra toma de conciencia de la herencia de la Tierra) puede compararse a la famosa zanahoria colgada delante de la nariz.

Si la raza humana quiere esta zanahoria, quizá primero tenga que hacer lo necesario para obtenerla: unificar e integrar.




(1) Otros términos como observadores, los eternos, los reflectores y los que siembran han sido utilizados por otros y son igualmente apropiados.

Extracto de: El Prisma De Lira.
Una Exploración De La Herencia Galáctica del Ser Humano.
por Lyssa Royal y Keith Priest.

9966 lecturas

Comentario de lectores

Ninguno para este artículo