Encontrando mi camino.

Varios/Otros


Ahora sostengo un punto de vista sobre la vida que muy pocos, cuando mucho uno de mi círculo social, comparten o practican. Y ya no le tenía miedo a nada. No le temía a la enfermedad, a envejecer, a la muerte, a perder plata o a cualquier cosa. Cuando no hay horror en la muerte, no quedan muchas cosas a las cuales temerles porque ella siempre es considerada como lo peor. Y si lo peor ya no te perturba, entonces ¿qué queda?

También descubrí que era un reto integrarme de nuevo a la vida porque este mundo todavía no me parecía real. El otro reino parecía más genuino. Y como lo describí, me sentía retada por el hecho de que las personas se tomaban todo tan en serio –por ejemplo, estaban tan estresados por el dinero y las finanzas, aunque tuvieran tantas otras cosas hermosas para gozar y por las cuales estar agradecidos. Tampoco podía entender como las personas dejaban de lado todo lo demás –incluyendo el amor, las relaciones, el talento, la creatividad, la individualidad, etc.- por el amor al dinero, o por el tiempo que gastaban en empleos que no les gustaban. La forma en que todos veían la vida me parecía incorrecta. Las prioridades y los valores estaban desalineados y todo me parecía al revés. Entendía que probablemente yo solía pensar de esa misma manera, sin embargo, no me podía imaginar que volviera a hacerlo ahora.

En ocasiones pensaba que nunca volvería a tomar un trabajo que no me gustara, sólo por el dinero. Mi criterio para el trabajo y otras cosas, en general, es muy diferente ahora. Mi vida y mi tiempo aquí son mucho más valiosos para mí.

Danny observó que después de lo intenso que fue verme enferma de cáncer y al borde de la muerte, las cosas tampoco eran las mismas para él. Antes de mi enfermedad, él había trabajado en ventas y mercadeo para una organización multinacional y era el responsable de la distribución en Asia. Ahora el trabajo parecía monótono y poco inspirador, después de todo lo que pasamos juntos. ¡Ambos habíamos crecido, cambiado y aprendido tanto!

Danny siempre había soñado con tener su propio negocio y fue en este punto que le dije que lo hiciera. Lo entusiasmé para que siguiera su sueño. Antes de mi ECM (Encuentro Cercano a la Muerte), yo también hubiera tenido mucho miedo de alentarlo en ese sentido, porque hubiera pensado que era un gran riesgo... y si fracasábamos, entonces, ¿cómo haríamos para mantenernos?

Pero mis opiniones habían cambiado y cumplir su sueño era más importante, de la misma manera que era vivir una vida sin tener porque lamentarse. Así que lo alenté a organizar el negocio que siempre había querido tener, desarrollando y proveyendo herramientas para evaluar carreras, tanto para estudiantes como para corporaciones.

En la medida en que las cosas se iban dando, el cambio de trabajar para una empresa a trabajar en su propia empresa, se le facilitó cuando lo despidieron por sus continuadas ausencias, cuando estuvo pendiente de mí, durante mi enfermedad. En el pasado, esto hubiera sido un gran problema; pero después de mi ECM, esto sólo era otra forma de ver el universo trabajando para nosotros. ¡Una oportunidad de hacer algo más emocionante!

Para lograr esta nueva aventura tuvimos que recortar nuestro presupuesto dramáticamente. Nos pasamos a una casa más pequeña y recortamos muchos de nuestros gastos personales. Nos ubicamos en un vecindario bastante humilde situado a una gran distancia de las áreas urbanas de Hong Kong. Nuestra casa estaba en un pueblo remoto, cerca a los límites con China, donde estábamos alejados de nuestra comunidad y esto nos dio la oportunidad de unirnos a otros grupos y revaluar nuestras vidas. Fue un cambio drástico de lo que estábamos acostumbrados y parecía como si estuviéramos empezando una nueva vida -un nuevo comienzo.

En otros momentos, yo hubiera visto la pérdida del trabajo de Danny, el tener que reducirnos dramáticamente y salirnos de la ciudad como algo negativo o adverso. Esto me hubiera causado mucho miedo porque atentaba contra mi estabilidad. Sin embargo, las palabras: ¡Regresa y vive tu vida sin ningún miedo! se mantenían repitiendo en mi cabeza y supe que todo iba a salir bien. De todos los mensajes que traje de regreso de mi ECM –Todos somos Uno, Somos Amor en nuestro núcleo, Somos Magnificentes– éste era el que se repetía en mi interior con mayor fuerza. Debido a que parecía que venía de mi padre y de mi mejor amiga, Soni, cada vez que lo oía en mi cabeza, sentía la voz de alguno de los dos, dependiendo de la situación. En este caso, vi estos eventos como parte de una aventura mayor que se estaba desarrollando y tuve la impresión de empezar la vida como un “borrón y cuenta nueva”.

En adición, debido a mi ECM, pasé de observar la realidad de afuera-hacia adentro a mirarla de adentro-hacia afuera. O sea, que solía pensar que el mundo externo era real y que yo tenía que trabajar dentro de sus confines; esto es muy parecido a lo que la mayoría de la gente piensa. Con este punto de vista, yo le daba mi poder al mundo externo y los eventos externos tenían la habilidad de controlarme –mi comportamiento, mis cambios de humor y mi pensamiento. Las reacciones emocionales y los sentimientos no eran considerados reales porque no son tangibles.

Se cree que son puramente reacciones a los eventos externos. En este caso, yo era una víctima de las circunstancias, en lugar de ser la creadora de mi vida. Aún la enfermedad era un evento externo que simplemente me “sucedió” al azar.

Sin embargo, después de mi ECM, empecé a verme como una parte divina e integral de la Totalidad Mayor. Esto incluye a todo en el universo entero, todo lo que ha existido y existirá; y todo está conectado entre sí. Entendí que yo estaba en el centro de este universo y sabía que todos nosotros nos expresamos desde nuestras perspectivas, ya que todos estamos en el centro de esta Red Cósmica grandiosa.

Con el tiempo, mientras Danny y yo construíamos juntos esta nueva fase de nuestras vidas, yo entendí estas verdades aún más concretamente. Aunque todo existe dentro de esta Red de Interconexión y todos tenemos acceso a todo ello, mi mundo en cualquier punto en el tiempo, es un tapiz tejido de todos mis pensamientos, sentimientos, experiencias, relaciones, emociones y eventos, hasta ese momento. Nada existe para mí hasta que se vuelve parte de mi tapiz. Y yo puedo aumentarlo o limitarlo al expandir mis experiencias y consciencia o restringiéndolas. Siento como si tuviera una cierta cantidad de elecciones sobre aquello que me permito observar.

Cuando algo entra en mi consciencia, esto se vuelve parte de mi tapiz. Para referirme nuevamente a la analogía de la bodega: yo lo he alumbrado con mi linternita. Esto significa que se vuelve parte de mi sistema de creencias –mi verdad.

Sabía que el propósito de mi vida era expandir mi tapiz y permitir más y más experiencias grandiosas en mi vida. Por lo tanto, trataba de estirar los límites de lo que era considerado posible en todas las áreas en las cuales había percibido limitaciones anteriormente. Empecé a cuestionar muchas cosas que todos suponíamos eran verdaderas pero que, en realidad, no eran más que creencias determinadas por la sociedad. Observé todo lo que yo juzgaba como negativo o imposible en el pasado y lo cuestioné, particularmente creencias que generaban, en mi interior, sentimientos de miedo o de yo ser inadecuada.

¿Por qué creo esto?, me preguntaba. ¿Es un condicionamiento puramente cultural y social? Puede que me haya aplicado en cierto momento, pero, ¿todavía es verdadero para mí? ¿Me sirve continuar creyendo tantas cosas de mi crianza y de lo que me enseñaron que debía creer?

En algunas situaciones, tal vez si, pero en muchos casos, la respuesta era un No rotundo.

Fui criada para creer que las mujeres debían ser sumisas. Siempre había cierto nivel de juicio hacia aquellos que eran demasiado asertivos o poderosos o que sostenían una alta posición porque el rol primario de una mujer era ser una esposa que apoyara a su marido y ser madre. Yo nunca llené estas expectativas.

Me gasté toda una vida juzgándome, dándome duro por no llenar esas expectativas. Siempre me sentía inadecuada. Pero después de mi ECM, entendí que esos eran un conjunto de estándares falsos, determinados por la sociedad.

También solía creer que yo no era lo suficientemente espiritual y que necesitaba trabajar más duro en esa área. Luego descubrí que todos somos espirituales, sin importar lo que hagamos o creamos. No podemos ser otra cosa, porque eso es lo que somos –Seres Espirituales. Sólo que nosotros no siempre nos damos cuenta de esto. Eso es todo.

Entendí que la verdadera felicidad y gozo sólo los podría encontrar amándome a mí misma, entrando en mi interior, siguiendo mi corazón y haciendo aquello que me diera alegría. Descubrí que cuando mi vida parece no tener dirección y me siento perdida (lo cual todavía me sucede con frecuencia) lo que realmente significa es que he perdido mi Sentido de Ser Yo Misma. No estoy conectada con Quien Realmente Soy y con lo que vine a Ser aquí. Esta ha sido la tendencia cuando dejo de escuchar a mi propia voz interna y entrego mi poder a fuentes externas, tales como comerciales de televisión, periódicos, grandes compañías farmacéuticas, mis compañeros, creencias culturales y sociales; y similares.

Anteriormente cuando me sentía perdida, una de las primeras cosas que hacía era buscar afuera las respuestas. Buscaba en libros, profesores y gurús con la esperanza de ellos me proveyeran la siempre elusiva solución. Eso fue exactamente lo primero que hice cuando fui diagnosticada con cáncer. Pero sólo terminé sintiéndome más a la deriva porque estaba entregando más y más mi poder.

Encontré que tener un punto de vista de “dentro hacia afuera” significa ser capaz de confiar completamente en mi guía interna. Es como si lo que yo siento tiene un impacto en mi universo entero. En otras palabras, ya que estoy en el centro de mi red cósmica, el Todo es afectado por mí.

Así que en lo que a mí concierne, si estoy feliz, el universo es feliz. Si me amo a mí misma, todo el mundo me amará a mí. Si estoy en paz, toda la creación es pacífica; y así con todo.

Si las cosas parecen retadoras, en lugar de tratar de cambiarlas físicamente (que es lo que hacía previamente a mi ECM) empecé a examinarlas con mi mundo interno. Si estoy estresada, ansiosa, infeliz o algo similar, voy adentro de mi misma y tiendo a ser eso, primero. Me siento conmigo misma, camino en la naturaleza o escucho música hasta que logro centrarme en dónde me siento en calma y sosegada. Me doy cuenta que cuando hago eso, mi mundo externo también cambia y muchos de los obstáculos simplemente desaparecen sin que realmente haga nada.

Lo que quiero decir con la expresión de estar “centrada” es experimentar el estar en el centro de mi red cósmica, estando consciente de mi posición. Este es realmente el único lugar en el que cualquiera de nosotros estamos siempre; y es importante sentirnos centrados en nuestro mismo núcleo.

Pero, de vez en cuando, olvido mi lugar en el núcleo del cosmos y me envuelvo en todos los dramas, contradicciones, angustias y en el dolor del mundo físico; no puedo verme como los Seres Expandidos, Magnificentes, Infinitos que realmente somos.

Por suerte, entendí en esos momentos que realmente nunca nos desconectamos del centro. Más bien, lo perdemos de vista temporalmente y no obtenemos el sentimiento de paz y gozo que proviene de él. Nos dejamos atrapar en la ilusión de la separación y no podemos ver que la felicidad y la tristeza van de la mano –como la luz y la oscuridad, el yin y el yang. Nuestra sensación de estar desconectados es simplemente parte de la ilusión de la dualidad que hace difícil ver la Unicidad formándose de la separatividad que percibimos. Pero estar centrada quiere decir ver a través de esto y nuevamente sentir nuestro lugar infinito en el núcleo de Todo ello... en el centro de la Unicidad.

Todavía tengo el conocimiento visceral de que somos Uno con el universo. Por lo tanto, supe que aún estando en mi cuerpo físico, aunque me dé cuenta o no, ¡Yo Estoy en el centro de la gran Red Cósmica que es el Universo! Esto es lo mismo que entender mi magnificencia y mi conexión con el Infinito.

Mientras los meses se volvían años, he puesto toda esta consciencia en práctica cada vez más.

Algunas veces cuando tenía mucho que hacer y me estresaba por ello, me acusaron de perder tiempo si me tomaba un descanso para centrarme. Pero si trataba de resolver las cosas puramente en el nivel físico, yo sabía que sería de una forma lenta. En estos días todavía lo siento como si estuviera caminando sobre melaza y manejar problemas así, me causa una gran frustración y aumenta mis niveles de estrés.

Sin embargo, he descubierto que si me tomo mi tiempo para buscar mi centro, sin importar lo que la gente a mi alrededor piense, muchos de los primeros bloqueos y tropiezos desaparecen una vez que soy consciente de mi conexión con el Todo, sintiéndome en calma y feliz. Recibo mucha claridad durante estas sesiones y simplemente, al estar centrada, muchos de los retos remanentes desaparecen. He encontrado que esta es una manera mucho más efectiva de manejar mi vida comparada con sólo tomarla desde lo externo. Este es un resultado directo de mi ECM y viene del conocimiento de que soy una parte del gran Tapiz Cósmico y que yo estoy en su centro y puedo comunicarme con el universo completo al volverme hacia mi interior.

Con los años y desde mi ECM, también he experimentado cambios en mis requerimientos externos. Descubrí que necesito estar cerca de la naturaleza, particularmente en el mar, para lograr sentirme lo mejor posible. Similar al maravillamiento que sentía los primeros días desde que salí del hospital, veo que puedo conectar instantáneamente con mi estado ECM mirando a las olas y escuchando el océano.

He observado gratamente como los amigos cercanos y los miembros inmediatos de mi familia han hecho sus propios cambios. Y esto puede sonar inusual, pero desde mi ECM, mucha gente me ha dicho que ellos sienten un cambio en la energía cuando están cerca a mí. Raramente hablo de esto en público porque creo que tales cosas vienen del interior del ser. Yo apenas podría reflejar en ellos lo que están listos para experimentar.

Debido a mi experiencia, yo creo firmemente que todos tenemos la capacidad de sanarnos a nosotros mismos así como facilitar la curación de otros. Cuando nos ponemos en contacto con ese lugar infinito en nuestro interior donde somos Completos, entonces la enfermedad no puede permanecer en el cuerpo. Y debido a que todos estamos conectados, no hay razón alguna para que una persona en estado de salud y bienestar le impida tocar a otros, elevándolos e impulsando su recuperación. Y cuando curamos a otros, también nos sanamos a nosotros mismos y al planeta.

No existe la separación excepto en nuestras mentes.

Mi vida ha tenido sus altibajos y hay momentos en los cuales siento que tengo que trabajar realmente duro para estar centrada. Tengo que manejar cosas mundanas tales como las tareas domésticas y pagar las cuentas y, desde mi ECM, tengo problemas enfocándome en esos detalles.

Sin embargo, nunca estoy lejos de encontrar mi lugar en el universo nuevamente y de sentir estas palabras en mi alma: ¡Sal y vive tu vida sin miedo!

También he encontrado que aunque he hecho algunos nuevos amigos –incluyendo uno en particular quien realmente me ha ayudado a entender y procesar mi experiencia- parece que tengo dificultad para reconectar con muchos de mis viejos amigos. Ya no soy tan sociable como lo era en el pasado y no disfruto con las mismas cosas. Antes tenía muchos amigos pero ahora sólo le permito a muy poca gente entrar a mi vida privada, muchos de ellos los he conocido a través de grupos de ECM durante los últimos años. Un puñado de amigos nos hemos vuelto muy cercanos y algunos de ellos han tenido sus propias y similares experiencias.

También sigo dedicada a los miembros de mi familia inmediata -mi esposo, madre y hermano.

Ellos estuvieron conmigo durante mi crisis cuando más los necesitaba y me siento muy apegada a ellos. Se me ha vuelto difícil sentirme así de cercana con otros.

No es que quiera volverme una persona solitaria. Todavía me acerco a la gente y realmente disfruto ayudándolos a tener un mayor entendimiento, lo cual logro a través de mis escritos y mi trabajo actual como entrenadora cultural. Y como verán en el siguiente capítulo, el Acto de Permitir el Ser yo misma, ha tenido un gran impacto para mí en esta gran aventura.


CAPÍTULO 13 - ENCONTRANDO MI CAMINO
Extracto del Libro: “MUERO POR SER YO” de ANITA MOORJANI (Mar/2012)
Traducción libre y gratuita al español de mi esposa y revisión mía (Sep/2012)

6640 lecturas

5 Comentarios de lectores

01/10/2013

Agradecida por encontrar en la web este tipo de relatos y reflexiones, que a quienes vivimos instancias de enfermedad y los miedos que esta nos genera, nos ayuda a encontrarnos y a iluminar con una "linternita", el camino que estamos transitando. Nuevamente gracias!

Marycel G. desde Argentina

25/09/2013

Comprendo todo lo que has vivido, pues yo también lo viví cuando tenía 18 años y estuve 12 días en coma total, era inmensamente feliz cuando estaba del otro lado, pero aún sin entrar en el reino, era más fácil para mi, dejarme ir que luchar por vivir pero un ser me dijo que no era el momento y que aún tenía una misión que cumplir. Además sentir las lágrimas de mi madre en mi rostro y su angustia, me hicieron reaccionar pues no quería darle tal disgusto y por eso regresé. Realmente desde que regresé, mi vida dio un vuelco total y hoy que ya han pasado muchos años, reconozco que en verdad estoy cumpliendo con la misión por la que vine a la tierra. Siempre hay un detonante que nos hace despertar nuestra consciencia. Gracias por compartir tu experiencia. Rosa Beatriz desde Uruguay

Rosa Beatriz desde Uruguay

18/09/2013

Quiero agradecer profundamente todo lo que publican es espectacular, siempre estoy a la espera de más. Gracias, gracias, gracias. Desde el país de la eterna primavera, Guatemala, un gran abrazo

CAROLA PELAEZ desde Guatemala

11/09/2013

exelente , no pude parar de leer de corrido todo lo publicado en trabajadores. gracias . creo y comparto todo lo expuesto.gracias , crecemos todos compartiendo estas experiencias.

nora desde Argentina

-.-.-

No por nada dicen... Dios los cría y ellos se juntan :))

Un abrazo
Oso de Luz

02/09/2013

Sé que eres uno de esos milagros que hace entender a los demás que vivimos en un espacio sagrado. Por favor, dime cómo conseguir el libro, ya que sería muy útil compartir la escencia de lo que narras, que es maravilloso.
Sigue con tu Luz, que cada rincón del Planeta lo necesita.
Abrazos en Luz y Amor,
Esperanza

Esperanza Loyola desde Ecuador