El nacimiento del alma.

Varios/Otros


(SISTEMAS DE GRUPOS ESPIRITUALES)

Me parece indicado iniciar la exploración de la vida del alma precisamente con la creación de esa vida. Muy pocos de mis pacientes poseen la capacidad de memoria necesaria para volver a sus orígenes como partículas de energía. Algunos de los detalles sobre la vida temprana del alma provienen de aquellos catalogados como principiantes, ya que estas jóvenes almas tienen un historial más corto, tanto dentro como fuera del mundo del espíritu, por lo que aún conservan recuerdos más vividos. Sin embargo en el mejor de los casos, mis pacientes de nivel I tienen sólo recuerdos efímeros sobre su propio origen. Las siguientes citas de dos almas principiantes sirven como ilustración:

Mi alma fue originada a partir de una gran e irregular masa de aspecto nebuloso. Fui expelido como una diminuta partícula de energía de esta intensa y pulsante luz de tonos azulosos, amarillos y blancos, donde las pulsaciones despedían ráfagas de materia espiritual. Algunas no prosperaban y eran reabsorbidas, pero yo continué saliendo y fui arrastrado por una corriente con otros iguales a mí. Lo siguiente que recuerdo es que me encontraba en un área confinada y brillante, con seres amorosos que cuidaban de mí.

Recuerdo estar en una especie de guardería, donde éramos como huevos sin empollar en una incubadora. Cuando obtuve más conciencia supe que me encontraba en el mundo para recién nacidos de Uras. No sé como llegué allí. Era como un huevo en fluido embrionario esperando ser fertilizado y sentía que había muchas otras células de jóvenes luces que estaban despertando conmigo. Había un grupo de madres, hermosas y amorosas, quienes... descosían nuestros sacos membranosos y nos liberaban. A nuestro alrededor había cambiantes corrientes de intensas y nutrientes luces, podía escuchar música. Mi sentido de la conciencia comenzó con la curiosidad. Poco después estaba siendo llevado fuera de Uras y me unía a otros infantes en un ambiente distinto.

Los relatos más reveladores sobre estas guarderías de almas me llegan muy raramente de algunas almas altamente avanzadas. Estas son las especialistas conocidas como Madres de Incubadora. El siguiente caso es representativo de esta área de servicios, se trata de un excepcional nivel V llamada Seena.

- Caso 14

Esta paciente es una especialista con los niños, tanto dentro como fuera del mundo del espíritu. En la actualidad trabaja en un hospicio para niños gravemente enfermos. En su vida anterior fue una mujer polaca quien aunque no era judía, voluntariamente ingresó a un campo de concentración alemán en 1939. Ella atendía a los oficiales militares y realizaba labores en la cocina. Su deseo era estar cerca de los niños judíos que llegaban al campo para ayudarlos en lo que le fuera posible. Siendo residente de una población vecina, pudo haber abandonado el campo en cualquier momento durante el primer año, luego fue demasiado tarde y los soldados no le permitieron marcharse. Eventualmente murió en el campo. Esta alma avanzada pudo haber sobrevivido durante más tiempo si hubiese tenido consigo poco más del 30 por ciento de su energía para sostenerse en los momentos de privación a los que fue sometida. Tal es el grado de confiabilidad de un alma de nivel V.

Dr. N.: ¿Seena, cuál ha sido la experiencia más significativa entre vidas? P: (sin vacilar) Voy al lugar de... incubación... donde las almas son incubadas. Soy una Madre de Incubadora, una especie de partera.
Dr. N.: ¿Me está diciendo que trabaja en una guardería de almas? P: (con emoción) Si, ayudamos a que las nuevas almas emerjan. Facilitamos su temprana maduración... siendo cálidas, gentiles y cuidadosas. Les damos la bienvenida.

Dr. N.: Por favor, descríbame el lugar. P: Es... vaporoso... un panal de celdas con corrientes cambiantes de energía por encima. Hay una luz intensa.
Dr. N.: Cuando dice "panal", imagino que la guardería tiene una estructura similar a la de una colmena, ¿no es así? P: Mmm, si... aunque la guardería es un enorme espacio que no parece ser limitado por algún tipo de barrera externa. Las nuevas almas poseen sus propias celdas de incubación, donde permanecen hasta que han crecido lo suficiente para ser llevadas fuera de la guardería.

Dr. N.: Como Madre de Incubadora, ¿cuándo ve por primera vez a las nuevas almas? P: Estamos en una especie de sala de espera, que es parte de la guardería, en un extremo de la "colmena". Las almas recién llegadas son llevadas en pequeños grupos que son masas de energía blanca contenidas por un saco dorado. Se mueven lentamente, en una fila majestuosa y organizada, hacia nosotros.
Dr. N.: ¿De dónde vienen? P: Al extremo de la "colmena", bajo un gran arco, toda la pared está llena de una masa fundida de energía muy intensa y... vitalidad. Parece como si estuviese energizada por una sorprendente fuerza de amor, más que por una distinguible fuente de calor. La masa pulsa y se ondula en un hermoso y fluido movimiento. Su color es como el interior de los párpados cuando se trata de mirar hacia el Sol con los ojos cerrados en un día soleado.

Dr. N.: ¿Ve emerger las almas de esta masa? P: En la masa se comienza a apreciar un abultamiento, pero nunca en el mismo lugar dos veces. Este abultamiento se hace más grande y procura salir, perdiendo su forma. La separación es un momento maravilloso. Una nueva alma ha nacido.


Completamente viva, con su propia energía e identidad. Nota: Otra paciente de nivel V hizo este comentario acerca de la incubación. "Veo una masa ovalada con energía que fluye hacia fuera y vuelve a su interior. Cuando se expande, fragmentos de energía de almas nuevas son desovados. Cuando el abultamiento se contrae, creo que recupera aquellas almas cuyo desove no fue completamente exitoso. Por alguna razón estos fragmentos no lograron pasar hacia una nueva etapa de individualidad".

Dr. N.: ¿Qué ve más allá de la masa, Seena? P: (una larga pausa) Veo este resplandor de tono anaranjado y amarillo. Más allá hay una oscuridad violeta, pero no es una fría oscuridad... es la eternidad.
Dr. N.: ¿Puede contarme algo más sobre la fila de nuevas almas saliendo de la masa y dirigiéndose a usted? P: Fuera de la ardiente fusión de tonos anaranjados y amarillos, la fila se mueve lentamente a medida que una nueva alma emerge incubada. Ellas son conducidas a varios puntos donde almas maternales, como yo, esperan.

Dr. N.: ¿Cuántas madres puede ver? P: Puedo ver cinco cerca... ellas, como yo... están en entrenamiento.
Dr. N.: ¿Cuáles son las responsabilidades de una Madre de Incubadora? P: Nos movemos alrededor de los incubados de manera que... podemos secarlos después de que abren sus sacos dorados. La fila es lenta para permitirnos abrazar sus pequeñas energías en un momento de adaptación que es eterno y exquisito.

Dr. N.: ¿Qué quiere decir con "secarlos"? P: Nosotras secamos la energía húmeda... de las nuevas almas. En verdad no puedo explicarlo bien en lenguaje humano. Es como un abrazo con energía blanca y nueva.
Dr. N.: Entonces, ¿básicamente ve energía blanca? P: Si y a medida que se acercan puedo ver resplandores azules y violetas a su alrededor.

Dr. N.: ¿Por qué cree que es así? P: (pausa, luego suavemente) Oh... ahora lo veo... es un cordón umbilical... el cordón del origen de la energía que conecta a cada uno.
Dr. N.: Por lo que usted dice, me imagino un largo collar de perlas. Las almas son las perlas conectadas en una línea o fila. ¿Estoy en lo correcto? P: Si, más bien como un encordado de perlas en una banda transportadora plateada.

Dr. N.: Bueno, ahora dígame, cuando abraza cada nueva alma, cuando las seca, ¿esto les da vida? P: (contesta muy rápidamente) Oh no, por intermedio nuestro, reciben la fuerza vital de todo amor y conocimiento, pero dicha fuerza no se origina en nosotras. Lo que transmitimos con nuestras vibraciones, durante el secado con energía nueva es... la esencia del comienzo, la esperanza de logros futuros. Las madres lo llaman... "el abrazo del amor". Este incluye grabar pensamientos de lo que son y lo que pueden llegar a ser. Cuando recibimos una nueva alma con un abrazo de amor, esto llena su ser con nuestra comprensión y compasión.
Dr. N.: Déjeme llevar este abrazo de amor un paso más allá. ¿En este punto, cada nueva alma posee su propio carácter? ¿Ustedes agregan o sustraen particularidades de la personalidad que ya tenían? P: No, ésta ya está en su lugar desde que llegan, aunque las nuevas almas no saben aun quienes son. Nosotras las nutrimos, anunciamos a las recién incubadas que es el momento de comenzar. Encendiendo... la chispa... de su energía le damos conciencia de su existencia al alma. Es el momento del despertar.

Dr. N.: Seena, por favor ayúdeme con esto. Cuando pienso en las enfermeras de obstetricia en la sala de maternidad de un hospital, sosteniendo y cuidando recién nacidos, ellas no tienen conocimiento de cómo será el bebé cuando pase el tiempo y crezca. ¿Ustedes funcionan de la misma manera, sin conocer el carácter inmortal de estas nuevas almas? P: (risas) Nos ocupamos del cuidado de los recién nacidos, pero esta no es una sala de maternidad humana. En el momento que abrazamos a los recién llegados conocemos algo de su identidad y sus características individuales se hacen más evidentes a medida que unimos nuestra energía a ellos para darles más apoyo. Todo esto nos permite utilizar mejor nuestras vibraciones para activar su conciencia. Todo es parte de la iniciación.
Dr. N.: Estando bajo entrenamiento, ¿cómo adquiere el conocimiento para emplear de manera debida sus vibraciones con las nuevas almas? P: Esto es algo que las nuevas madres tienen que aprender. Si la labor no es ejecutada adecuadamente, las almas incubadas sentirán que no están listas y se alejarán, entonces una de las Maestras Enfermeras tendrá que actuar.

Dr. N.: ¿Puede contarme algo más sobre esto, Seena? Durante el abrazo de amor, cuando reciben por primera vez a estas almas, ¿conciben usted y las madres un proceso de selección organizado de acuerdo a la identidad de la nueva alma? Me explico, ¿podemos llegar a tener diez almas de tipo corajudo seguidas por otras diez almas de tipo más calmado? P: ¡Eso es tan mecánico! Cada alma es única en la totalidad de sus características, creada por una perfección que no soy capaz de siquiera intentar describir. ¡Lo que le puedo asegurar es que dos almas no son iguales, ninguna, nunca! Nota: He escuchado de algunos otros pacientes que una de las razones fundamentales por las que cada alma es diferente de las otras, es que después de que la Fuente "se rompe" en fragmentos de energía para crear un alma, lo que queda de la masa original se altera en una forma infinitamente pequeña por lo que no es exactamente igual a su forma inicial, entonces la Fuente es como una madre divina que nunca creará gemelos.
Dr. N.: (presionando, con el ánimo de ser corregido por mi paciente) ¿Entonces cree que es una selección al azar? ¿No existe ningún orden de características con similitudes de algún tipo? ¿Está segura de esto? P: (frustrada) ¿Cómo podría estar segura a menos que fuera el Creador? Hay almas con similitudes y otras sin ninguna, todas en un mismo grupo. Las combinaciones son mezcladas. Como madre puedo reconocer y sentir las características y por eso puedo decir que no hay dos almas con las mismas combinaciones de carácter.

Dr. N.: Bueno... (la paciente me interrumpe y continúa) P: Yo percibo que hay una Presencia poderosa detrás del arco, que maneja las cosas. Si hay una clave para los patrones de energía, nosotras no necesitamos conocerla...

Nota: Estos son los momentos que añoro en mis sesiones, cuando trato de abrir la puerta a esa Fuente máxima, al Origen. La puerta nunca se abre más que una hendija.

Dr. N.: Por favor, cuénteme qué percibe usted de esta Presencia, de esta masa de energía que trae estas nuevas almas hacia usted. Con seguridad, usted y las otras madres deben haber pensado acerca de los orígenes de las almas aún si no pueden verle. P: (suspirando) Siento que el Creador está... cerca... pero no realizando el trabajo de... producción...
Dr. N.: (gentilmente) ¿Quiere decir que la masa de energía puede no ser el Creador primario? P: (incómoda) Creo que hay otros que le asisten, no lo sé.

Dr. N.: (cambiando el tema) ¿No es verdad, Seena, que hay imperfecciones en las nuevas almas? Si fueran creadas perfectas, ¿no habría motivo para que ellas fueran creadas por un perfecto Creador? P: (con duda) Todo aquí parece perfecto.
Dr. N.: (moviéndome en otra dirección) ¿Trabaja únicamente con almas que vienen a la Tierra? P: Si, pero ellas podrían ir a cualquier lugar. Sólo una pequeña parte viene a la Tierra. Existen muchos mundos físicos similares a la Tierra. Los llamamos mundos de placer y mundos de dolor.

Dr. N.: Basándose en su experiencia de encarnaciones en la Tierra, ¿sabe cuándo un alma es la adecuada para la Tierra? P: Si. Sé que las almas que vienen a mundos como la Tierra necesitan ser fuertes y con capacidad de adaptación debido al dolor y las alegrías que tendrán que experimentar durante la jornada de la vida.
Dr. N.: Así también lo veo yo. Y cuando estas almas son contaminadas por el cuerpo humano, particularmente las jóvenes, es porque son menos que perfectas. ¿Puede ser así? P: Bueno, supongo que sí.

Dr. N.: (prosiguiendo) Lo cual me indica que deben trabajar para adquirir más fuerza de la que tenían originalmente con el fin de adquirir una completa tolerancia. ¿Aceptaría esa premisa? P: (una larga pausa, luego un suspiro) Creo que la perfección está allí... con los recién creados. La madurez comienza rompiendo la inocencia de las nuevas almas, no porque sean originalmente defectuosas. Superar los obstáculos las hará más fuertes las imperfecciones adquiridas nunca serán totalmente eliminadas hasta que todas las almas se reúnan, cuando la encarnación finalice.
Dr. N.: ¿No es esto difícil con nuevas almas siendo creadas constantemente para tomar el lugar de aquellas que están terminando su encarnación en la Tierra. P: Esto también terminará cuando toda la gente... todas las razas, nacionalidades se unan en una sola. Por eso es que somos enviadas a trabajar a lugares como la Tierra.

Dr. N.: Entonces, cuando el entrenamiento termine, ¿perecerá el universo en que vivimos? P: Podría morir antes. No importa, hay otros. La eternidad no tiene fin. Es el proceso lo que realmente cuenta porque nos permite... disfrutar la experiencia y expresarnos... y aprender.



Extracto de "DESTINO DE LAS ALMAS"
Un eterno crecimiento espiritual
MICHAEL NEWTON Ph.D

6620 lecturas

2 Comentarios de lectores

15/02/2013

Estimados Trabajadores de la luz (Oso ):
¿ Porqué entonces mezclar esa pureza originaria con la materialidad humana, que necesidad debe ser satisfecha, qué experiencia debe ser vivida; o en su defecto es en esa materialidad donde deben resolverse otros problemas que no se observan apriori?
Gracias

Horacio desde Argentina
-.-.-.-


Lee los libros de "El Ser Uno" que puedes bajar desde la sección Libros de éste mismo sitio.

Un abrazo
Oso de Luz

13/02/2013

no creo que el alma haya nacido para mi siempre existimos y lo que llamamos dios es la conciencia de este universo en el que decidimos venir a aprender pero cada uno cada individuo es un universo.

todos somos iguales no hay nadie superior o inferior.. y es contradictorio el hecho que se el alma haya nacido porque alguien dijo que todo lo que nace debe morir entonces el alma muere? no es que somos eternos, por eso no creo en el nacimiento del alma

dai b desde Argentina