El llamado - II

Varios/Otros


Trigueirinho



La noche fue prisionera. Mas está liberada. Vela por la llegada de los Hermanos. Benditos los que conocen los secretos que ella guarda. Oyeron acerca de la ley, y quisieron seguirla. Imperfectos, buscaron la perfección.

1. Un error puede ser fatal. La tensión es grande. Mas él conoce el secreto. Él domina la materia. Él venció las pruebas. Él transpuso el umbral. Sus ojos conservan la resplandecencia de Mi Rayo. Somos uno. Mas, que tenga cuidado. Los enemigos se visten de blanco y tratan de disuadirlo de la meta. Destruyen, sin embargo, lo que ellos mismos construyeron.

2. Los cuerpos ya no pueden retener la presión del fuego que, desde dentro hacia fuera, acelera la progresión de su ardor. Es el fuego de la vida, que consume en muerte a la materia, que debe sobrevivir. En el pasado, el circuito debía repetirse siete veces. Ahora, solo tres. La verdad os fue revelada. No temáis lo nuevo. Aún hay mucho por venir.

3. Reconocéis Mi Sonido por su vibración en vuestros centros. Quitaos el polvo del pasado. Aquellos que buscan la repetición de patrones, que vuelvan a la letra muerta. Bien sabíais de la importancia de las fechas en que las informaciones os fueron transmitidas. Para todo hay un ciclo, para cada ciclo una ley. La renovación es inexorable. El tiempo ya no es el que conocíais. Las esferas se funden: la redención comenzó. Grande será la gloria y podréis conocerla. Dejadlo que ya no os sirve. Elevad, ardiente, la conciencia. Es necesario avanzar. Todo está marcado. Fue escrito. Habrá de cumplirse.

4. Buscad la verdad en el interior de la vida. Dejad para los incrédulos la búsqueda de comprobaciones. Ellos las tendrán. Mas no podrán conocer Mi Nombre. Benditos los que contactan la esencia. Benditos los que en silencio acogen sus rayos. Las esferas vibran, resuenan las nuevas coyunturas. Tan potentes sonidos tienen origen en el cosmos. Mirad las constelaciones. Velan secretos. Uno a uno los comprenderéis a todos. Cruzad el portal. Mi Rayo os convoca. Es hora de partir.

5. Nueve sobre doce. Los tres se elevan. Tres y después seis. Así debe ser la progresión. Mas no os aferréis. Eran siete, ahora doce viven y vibran en el nuevo diapasón. Gloria, infinita es la gloria de la nueva existencia. Ella ya existe. Desde siempre existió. Mas estaba oculta. Ahora se devela. Cae otro velo. Avanzad. Se necesita cuidado. Se necesita prudencia. Se necesita coraje. Avanzad.

6. Restará solo uno. Todos son él, en todos está él. Por eso los límites se disipan entre los dedos de los que buscan analizar. El nuevo tiempo comenzó. Ya lo estáis viviendo. Afinad vuestro instrumento. Tendréis que tocar nuevos acordes. El espíritu, liberado. Renace la Tierra antes ociosa, ahora plena de luz y de poder.

7. Todos caminan. Todos. Hacia adelante o hacia atrás. Las esferas se mueven, unas sobre otras. Las estrellas se mueven todo cambió. No busquéis referencias, no las encontraréis. Orad. No prestéis oídos a los alardes. Son falsos. En vuestro interior sabréis la Verdad. ¿Cómo reconocer al Mensajero?¿En vuestro interior sabréis la Verdad. Cómo no equivocaros? Tened fe.

8. Lo que quedó, es llevado. Se inicia el comienzo. Aurora no conoce descanso. Trabaja noche y día, noche y día. En cada plano, en cada esfera, noche y día. Huestes angélicas la auxilian en la tarea. El hombre terrestre no puede estar en esta labor. Van surgiendo nuevos diseños. En cada plano, en cada esfera. Nuevos hilos, nuevos patrones. Los ángeles alaban. Ellos conocen la reverencia. Ellos cumplen la ley. Ellos aman, no dudan. Ejército del Sonido, tejen los moldes para cobijar la nueva vida.

9. Tres sobre tres. Así se expande la nueva trama. Las simientes fueron lanzadas en el pasado. Ahora germinan. Tres sobre tres. La esencia es única. Siempre estuvo presente. Nuevas formas, nuevos sonidos. Más perfectos, más bellos, más sutiles. La densidad se desvanece. Los profetas sabían que eso ocurriría y lo dijeron. Pero el pasado está distante. Sin embargo, no en el tiempo, pues este también cambió.

10. La nube de la muerte fue exterminada. Del mal se hizo el bien. Durante todo el tiempo, todo estuvo controlado. Mas el combate fue necesario. Ahora, reina la paz. El viaje continúa. Siempre en dirección a lo alto.

11. Los que antes fueron grandes entre los hombres, ahora pertenecen al Sol o a lo que está más allá de él. Es la Voz de los centros que resuena. Los centros son los espejos que proyectan la faz de la nueva vida. La acogen. Son uno. Los inocentes que se fueron retornan purificados. Se inicia una nueva fase de construcción. Aurora1 cede el lugar. Hay otros Hermanos.

12. Los tres subsisten. Son tres y son uno. Pero gobierna el principio femenino. Ciudad del Sol, vuestras torres se elevan por encima de la Tierra; ya sois vista por los hermanos. Sois bendecida. Conocéis el secreto. Siempre habrá un secreto.

13. Doce prosiguen. Ellos son la alborada misma. Su luz es la del mañana, y también la luz del ayer y la del hoy. Es eterna, inmutable. Plena, se revela en fases que también necesitan la participación del hombre. Por eso esperó para brillar. Mas ahora ha llegado el momento del fin, que es solo el comienzo.

14. Intentáis comparar lo que ahora recibís con lo que ya conocéis. Así permaneceréis confundidos. Vuestro centro os dirá Quien os habla. Soy Yo. Mi luz es la luz del Mundo. Mi llave abre todas las puertas de este universo, desde la primera hasta la última. Los Consejos hablan con vosotros. Hablan por Mi Voz. No hay dos. Solo uno, sabedlo. La unión reina en las esferas superiores en ellas no hay separación. Mas escuchad el llanto de los simples. Ellos quieren liberarse. Id a rescatarlos.

15. Los nueve que quedaron, estos se revelarán. Los otros tres se elevan, se funden en el Sol. Sí, este universo se expande, ensancha sus fronteras. No solo la Tierra vivirá nuevas leyes, sino también sus planetas hermanos. Contemplad las estrellas. ¡Cuántos secretos! Mas divisaréis el Portal; y lo cruzaréis; y seréis bendecidos; y conoceréis la paz.

16. Mundos lejanos se aproximan a la Tierra. Es la redención. Tres soles son uno el regente también se eleva. La purificación prosigue, pero no la debéis controlar. Las leyes de la transmutación, estas obran en silencio. Actúan. Trabajan con la energía. Salve, bienvenidos los Hermanos que siempre están llegando. Otros parten, ya cumplieron sus tareas. Todos preparan el advenimiento del Mayor. Él vendrá.

17. Noches ante el Infinito. La madrugada revela secretos. Los visitantes se aproximan en silencio. Despiertan y llaman a los que deben partir, siempre en silencio. No dejan señales. Mas esta es la señal. Los que la conocen saben, pero no saben la hora.

18. La carne se corrompió, se abre en llagas. También la Tierra llora. Sufre el dolor de sus hijos. Mas todo pasará. Tened fe. Es necesario limpiar esta Morada. Todo está bajo control. Volveos hacia lo Alto, y Nos reconoceréis. Nosotros estamos con vosotros. Aguardad vuestra hora. Tened fe.

19. No hay gobiernos ni gobernantes. El caos reina. Este es el escenario de la superficie de la vida. Habíamos avisado que así ocurriría. Pero existen otras realidades. Algunos las conocen.

20. Hay luces que cruzan los cielos. Ahora, las tenéis durante el día. Luces redentoras. Son acogidas por unos y odiadas por otros. El mal aún no llegó a su fin. Pero está próximo el momento en el que esto sucederá. Es necesario aguardar los ciclos.

21. Los vientos revelan aquello que la mentira escondió. Mueven las arenas de los desiertos, mostrando lo que estaba debajo. Mas la nube aumenta, corros y degrada. ¿Hacia dónde ir? Orad.

22. El estancamiento exhala un olor pútrido. Mas los hombres lo absorben. Se acostumbraron a él. Hay quienes caminan silenciosos hacia las montañas. Existen lugares señalados. Desde siempre. Tantas veces lo anunciamos. El planeta estaba en riesgo de sucumbir, pero ahora está a salvo. No obstante, la operación aún no terminó. Los hombres todavía corren peligro.

23. Centenas, miles, millones. Las multitudes hambrientas se pierden de vista. No supieron reconocer las señales. Ahora, sufren el pasado. Mas el futuro no demora en llegar. Todo se transformará.

24. Las esferas se expanden. Es la nueva ley. Las esferas se funden. Estáis viviendo tiempos futuros. Mas no sois vosotros los que los vivís, pues el espíritu se liberó. Sabed que, durante eones, hubo estrellas que velaron por la Tierra. Ahora, ella llegó a la libertad.

25. En los campos, las semillas comienzan a germinar. La gratitud no murió. Las fuentes, antes recogidas, vuelven a brotar. Sus aguas fueron hacia las profundidades y retornaron purificadas, trayendo nuevas melodías. Los ángeles lo saben. Ángeles de la luz, ángeles del sonido, ángeles del éter. La Hermandad está presente. Los Consejos, cinco, pueden actuar. La nueva siembra está siendo preparada. Mas es necesario fortalecer lo que emerge, así lo anuncia el Sol.

26. Se forman grupos. ¡Qué lejos quedó el pasado y, al mismo tiempo, que cercano está! Lo que estaba en lo Alto regeneró lo que estaba abajo. Pero hay que caminar. Que el hombre sepa reconocerlo. Él sabrá.

27. Las flores comienzan a abrirse. La Belleza es incorruptible. Sus simientes, eternas. Vuelan al viento. También los pájaros las llevan, en silencio. Hay alegría en el aire. Es el reencuentro.

28. El hombre vendió lo que no le pertenecía. Repitió los errores de sus antepasados. La ganancia le endureció el corazón. ¡Tanta enfermedad! ¡Tanto sufrimiento! Mas no falta el perdón para los que saben buscarlo. Las lágrimas dejarán de caer. Que vengan los elegidos. Que vengan los que aman. La pureza se hará en el trayecto. Es milagrosa. Es eterna. Ya existía, pero estaba encubierta. Ahora, ya no hay cómo esconderla. Que brille la luz. Nuevo universo. Señor, es Vuestro Rostro.

29. Muchos son llevados. No necesitan participar del fin. Otros permanecen, para servir. Mas las esferas se interpenetran. La ayuda es grande. Milagros. Sí, estos les ocurren a los que tienen fe. Era necesario imprimir, en la esfera concreta, la energía que los impregna. Ya amanece el día. Aurora lo bendice.

30. las llamas sagradas se elevan sobre el horizonte. Son doce. Se funden en el Gran Sol. De él emanaron, a él retornan. Aún no manifiestan la perfección, pero están unidas, la perfección es su meta. Será consumada.

31. Nueve veces tres. Los hombres caminan. Los cicIos dictan los pasos. Hay armonía, aunque esté en construcción. El espacio ya no es el mismo. Sus leyes son otras. Las lluvias corrosivas se fueron hace tiempo. Ya no son necesarias. Todo está calmo. Mas es preciso seguir adelante. Así lo determina la rueda de los ciclos. Los Consejos se aproximan, dictan las leyes. Ahora los hombres quieren oírlos. Aprendieron, fueron purificados.

32. El espacio evoluciona. Tiene su propia existencia. Es independiente de los hombres, mas los contiene, e interactúa con ellos. Contiene las estrellas. Es uno, mas está compuesto de varios uno dentro del otro. Sus Regidores se desdoblan, pero parten del Uno. También ellos buscan la perfección. Todo el universo asciende. La jornada es infinita. Los Regidores saben esto. La aman. Son hijos del amor.

33. El concepto de tiempo ya no es necesario para aquel que traspuso el umbral del reino del espíritu. El ser existe en varios niveles, y su evolución no es cronológica. En cada esfera él responde de un modo diferente a los impulsos emanados de los Consejos. Por eso es necesario el fuego del espacio, que aglutina las partículas y las conduce a la ascensión. Venus lo sabe. El Sol le enseñó.

34. la conciencia recorre la eternidad. Se engaña con la sucesión de hechos. Mas todos ellos están siempre presentes. Se iluminan, para ella, uno después del otro. ¿Qué es el tiempo? También él cambió.

35. Las naves se manifiestan. Es la Hermandad. Es el cumplimiento de la promesa. Es la redención. Están hechas de luz, guían a los éteres, realizan milagros. Los hombres las observan. No todos se entregan a la ley. Pero hay algunos que lo hacen. Estos descubren el amor.

36. Llama de la devoción, impregnad a vuestros hijos. Llama del poder, enseñadles la ley. Llama del amor, perteneced a todos.

37. Muchos son los caminos, pero solo uno conduce al hombre al destino final. Hablo del destino último, de la gran consumación. Mas este permanece distante en el tiempo. Es la meta, todos se dirigen hacia ella.

38. Inconscientes, los hombres perpetúan el error y el pecado. El cosmos clama por armonía. Mas ellos no quisieron escuchar ese clamor. La tierra se rompe. Fueron advertidos. Se debe cumplir la justicia. Si no se rescatan los débitos, las esferas no pueden elevarse.

39. La humanidad es una. Pertenece al cosmos. En él habita. Penetra esferas distintas, se aproxima al Creador. Me refiero a la Vida que alimenta la vida en los hombres. Mas los hombres de esta Tierra intentaron apartarse de Ella. Lo intentaron, sin embargo no lo consiguieron. Destruyeron la forma, no la sagrada corriente. Por eso los ciclos se cumplen.

40. Nueve son las leyes más importantes. Entre ellas, tres son las principales. Las recibiréis una a una, y deberéis cumplirlas. Expresan la nueva coyuntura, traen una nueva ética, que tiene en cuenta al ser liberado, y a su relación con el cosmos. Por lo tanto, escuchad Al que os habla en el interior.

41. Los que tienen sed de espíritu serán bendecidos. Los que en la materia buscan sustento, en la materia tendrán que procurarlo. No os engañéis, ni tampoco a vuestros hermanos: los que se entregan al Supremo, mueren para sí. Solamente así renacen en la luz. Ese es el destino de los puros. No temieron a la muerte. La trascendieron. Conocieron la Vida. En Ella se fundieron.

42. No os quedéis fascinados frente a lo que ya adquiristeis. La ruptura está a punto de ocurrir. Serán necesarios brazos fuertes y corazones ardientes. Servidores que conozcan la Palabra y sepan pronunciarla.

El calor inmanente al universo se expande. La circulación del fuego del espacio es facilitada por la dilatación de los canales. Crece la receptividad de la conciencia que se deja impregnar por ese fuego. También el molde se inflama. La resplandecencia de la luz aumenta. En el intervalo entre una respiración y otra se produce la fusión de las esferas. La esencia se libera, asciende a un nuevo rellano.




Extracto del libro: TRIGUEIRINHO - LA VOZ DE AMHA

11314 lecturas

Comentario de lectores

Ninguno para este artículo