El Consejo de Mayores. II

Varios/Otros


Posteriores entrevistas con otros pacientes, confirmaron el efecto de apoyo del caso 25. Al principio de sus encarnaciones, mientras las almas aprenden a utilizar su único y complejo modelo de circuitos, ellos encuentran que la mayoría de los cerebros humanos no están balanceados entre los hemisferios izquierdo y derecho. Me dicen que dos cuerpos físicos no son iguales en la forma en que los hemisferios cerebrales se asocian para los procesos críticos de juicio, creatividad y comunicación lingüística. Esta es una razón primordial por la cual las almas más sabias se unen al feto de un nuevo cuerpo en una forma más temprana que tardía en términos maternales. Los terapeutas de regresión a vidas pasadas trabajamos con las impresiones del cuerpo físico de formas de vida que pueden desconectarse de su cuerpo actual. Esas personas usualmente vienen a nosotros después de que la medicina natural no les ha dado alivio. Por ejemplo, un problema físico puede tener relación con la incomodidad por una muerte violenta en una vida pasada.

Una parte de nuestro trabajo es desprogramar esas cargas incómodas siempre que ellas estén afectando al paciente. Las impresiones corporales también afectan a las almas que regresan al mundo del espíritu con daños en su energía física. Debo decir que antes del caso 25, nunca imaginé que las impresiones de un cuerpo humano pudieran afectar las comunicaciones en las reuniones del Consejo. Yo era consciente, que en el transcurso de esas audiencias, los miembros del Consejo podían comunicarse entre sí con una rápida señal de altas y bajas vibraciones y que el promedio de las almas no percibía la mayoría de este tipo de comunicación entre los Mayores. Aquí el efecto de reverberación es aparentemente intencional. Creo que podemos concluir con seguridad que ninguna conversación de las reuniones del Consejo que requiera interpretación es manejada por nuestros guías. Yo tengo un procedimiento más bien poco ortodoxo, pero efectivo, para que un paciente bajo regresión espiritual narre sus experiencias ante el Consejo. Cuando estoy trabajando con un paciente que se encuentra frente al Consejo, frecuentemente le digo que pregunte a los Mayores y a su guía si ellos conocen mi espíritu guía.

El paciente comúnmente responde de manera afirmativa, diciendo algo con relación a que todos los maestros se conocen unos a otros en el mundo del espíritu. Entonces continúo preguntando por qué el paciente cree que esos maestros, sus guías y el mío se han confabulado para enviarle a mi oficina en ese día en particular. Las respuestas pueden ser muy reveladoras debido a que mis pacientes se sienten sincronizados con este trabajo. Con este proceso metodológico de hipnosis, muy frecuentemente alguien comentará "usted ya sabe, veo a su guía suspendido sobre su hombro izquierdo ayudándole y riéndose de sus esfuerzos por adquirir más información que usted necesita saber acerca del mundo del espíritu". Las almas que vienen ante sus respectivos Consejos han sido entrevistadas durante las sesiones de orientación con sus guías. Sin embargo es frente al Consejo donde las almas se sienten más vulnerables acerca de sus actuaciones pasadas. El objetivo de las reuniones con el Consejo no es rebajar las almas que vienen ante ellos o castigarlas por sus limitaciones.

El propósito de los Mayores es interrogar a las almas para ayudarlas a alcanzar sus metas en su próxima vida. Cada alma tiene conocimiento del formato de preguntas para la revisión de su vida, aunque ellos saben que dos visitas al Consejo no pueden ser iguales. En las reuniones con las almas jóvenes, he notado que los dos guías y el Consejo son especialmente indulgentes y solícitos. Durante mis investigaciones recientes sobre las reuniones del Consejo, he aprendido que los cuestionamientos dirigidos por esos maestros espirituales hacia mis pacientes son a la vez firmes y benevolentes. Admito que cuando empecé a escuchar sobre estas audiencias había muchas dudas en mi mente. Sentía que si un alma era convocada para presentarse delante de este cuerpo de sabios, se presentarían ciertos aspectos punitivos de la revisión kármica. Esto era debido a mi propio condicionamiento cultural. Finalmente llegué a la conclusión de que presentarse frente al Consejo tiene muchas facetas. Los Mayores son como firmes pero amorosos padres, gerentes, animados profesores y consejeros de conducta, todos en uno.

Lo que las almas sienten por el Consejo es reverencia. En realidad, las almas son severamente críticas con ellas mismas. He encontrado que las evaluaciones del grupo de almas acompañantes son más severas que cualquier Consejo de Mayores, aunque sus compañeros hacen sus críticas con humor. Durante el tiempo en que las almas se están moviendo hacia el sitio donde el Consejo espera, se presentan reacciones entremezcladas; he tenido pacientes que dicen estar ansiosos por ver a los Mayores y para tener una perspectiva sobre sus progresos. Otros están aprehensivos, pero esta sensación pasa rápidamente una vez que el proceso comienza. Los Mayores tienen la manera de hacer que las almas que vienen ante ellos se sientan bienvenidas casi inmediatamente. Una de las diferencias más obvias entre una sala del tribunal en la Tierra y una asamblea de maestros es el hecho de que cada uno en la cámara es telepático. Así todos los asistentes conocen totalmente la verdad acerca de cada aspecto de nuestra conducta y las acciones que hemos realizado en la vida pasada.

La decepción es imposible. No hay necesidad de reglas evidentes, abogados defensores o jurados. Entonces ellos pueden planear apropiadamente nuestro futuro. Los Mayores desean estar seguros de que entendemos totalmente las consecuencias de nuestras acciones, particularmente hacia los demás. Los Mayores nos preguntan acerca de qué pensamos sobre los principales episodios de nuestra vida y qué curso de acción tomamos. Acciones deseables y aquellas que fueron contraproducentes son discutidas abiertamente con nosotros sin recriminaciones ni dedos acusadores. Independientemente del número de veces que hayamos cometido los mismos errores, nuestro Consejo tiene una enorme paciencia con nosotros. Tenemos mucha menos paciencia con nosotros mismos. Yo creo que si los Consejos de todas las almas de la Tierra con las que he trabajado no fueran tan indulgentes, las almas promedio simplemente se rendirían y no regresarían. Las almas tienen el derecho de rehusar volver a la Tierra. Los Mayores sondean las respuestas de cómo nuestro cuerpo anfitrión y físico facilitaba o impedía nuestro desarrollo y al mismo tiempo consideran nuestro próximo cuerpo y ambiente futuro.

Ellos desean saber cómo nos sentimos acerca de una nueva encarnación. Muchos pacientes tienen la sensación de que sus Consejos no han tomado todavía una determinación acerca de nuestras vidas futuras. Nada sobre esta reunión parece estar previamente definido. Nuestros intentos en la vida son de suma importancia para las reuniones del Consejo. Los Mayores conocen todo acerca de nosotros antes de que aparezcamos, pero durante las deliberaciones es cuidadosamente analizada la forma en que nuestra alma se une con un cerebro humano. Ellos conocen nuestras experiencias pasadas con otros cuerpos. Esto incluye el control, la falta del mismo, que ejercitamos sobre la naturaleza más baja y emociones negativas de los cuerpos en la tierra. Compulsiones, emociones y ataduras, jamás son ofrecidas como excusas para la conducta de las almas. No estoy diciendo que las almas no se escuden en sus dificultades frente al Consejo. Sin embargo, el raciocinio sobre los juicios de nuestras vidas no son sustituidos por una honestidad brutal.

El Consejo quiere ver si el carácter inmortal interno de nuestra alma, mantiene su integridad en términos de valores, ideales y acción durante la encarnación. Ellos desean saber si nosotros fuimos absorbidos por nuestro cuerpo terrenal o si brillamos a través de él. ¿Emergió nuestra alma efectivamente como un socio de nuestro cerebro humano convirtiéndose en una armoniosa personalidad humana? Los miembros del Consejo cuestionan las almas acerca del uso del poder. ¿Fue nuestra influencia positiva o fue corrompida por la necesidad de dominar a otros? ¿Nos dejamos arrastrar por las convicciones de otros, demostrando falta de poder personal o hicimos contribuciones originales? Al Consejo no le interesa cuántas veces caímos en nuestros progresos a través de la vida pero si le interesa nuestro coraje y valor para auto superarnos y hacernos fuertes.


Extracto de "DESTINO DE LAS ALMAS"
EL CONSEJO DE MAYORES

6262 lecturas

Comentario de lectores

Ninguno para este artículo