El Consejo de Mayores. I

Varios/Otros


El temor humano al juicio y al castigo No mucho después que las almas han regresado a su grupo, son llamadas a comparecer ante una asamblea de seres sabios. Un grado o dos delante de nuestros guías, estos grandes maestros son las más avanzadas entidades identificables que mis pacientes, aun encarnando, ven en el mundo del espíritu. Ellos les dan diferentes nombres como los Mayores, los Maestros Sagrados, los Venerables y títulos pragmáticos como los Examinadores o el Comité. Los dos nombres más comunes que yo escucho para describir estos altamente evolucionados maestros son Consejo y Mayores, así que yo acostumbro utilizar estos términos para describir este cuerpo. Como el Consejo de Mayores representa autoridad en el mundo del espíritu, hay personas que en mis conferencias inmediatamente se alteran cuando yo hablo acerca de seres vestidos con túnicas que desean interrogar a las almas sobre sus actuaciones en vidas pasadas. Un hombre en Toronto no pudo contenerse y ruidosamente proclamó a todos en el público, "Ah ah, ¡lo sabía! ¡Una sala de tribunal, jueces, el castigo!"

¿De dónde viene este temor y cinismo acerca de la vida posterior en la mente de tantas personas? Las instituciones religiosas, cortes civiles y tribunales militares nos dictan códigos de moralidad y justicia que impactan la conducta de millones de personas. Existe crimen y castigo, así como tradiciones culturales de juicio áspero para las transgresiones humanas que nos han acompañado desde nuestros días tribales. Los efectos positivos de un código de comportamiento y ética asociado a todas las religiones a través de la historia han sido enormes. Se ha defendido que el miedo al castigo divino es lo que hace que las masas persistan en mantener una mejor conducta de la que tendrían si no fuera así. Existe la oportunidad para que cualquier doctrina religiosa genere la angustia personal con relación a una áspera autoridad final y espíritus malignos después de la muerte. Las religiones organizadas han estado con nosotros solamente durante los últimos cinco mil años. Antropólogos nos cuentan que en el milenio anterior la gente común estaba naturalmente inclinada a creer que todas las cosas animadas e inanimadas tenían buenos y malos espíritus.

En tal sentido las viejas prácticas tribales no son muy diferentes de la idolatría de las religiones históricas. Muchos dioses del pasado eran coléricos y rencorosos, mientras otros eran benévolos y auxiliadores. El ser humano siempre ha sentido inquietud por aquellas fuerzas más allá de su control, particularmente con divinidades que puedan regular su vida después de la muerte. Debido a que los temores relacionados con la supervivencia siempre han sido una parte de nuestras vidas, los seres humanos encuentran a la muerte como el mayor peligro. A lo largo de nuestra historia, la brutalidad de la vida significó que el juicio, castigo y sufrimiento probablemente continuaría de alguna manera después de la muerte. Muchas culturas alrededor del mundo han mantenido estas creencias para sus propios propósitos. Las personas fueron llevadas a creer que todas las almas buenas y malas pasarían a través de un oscuro submundo de peligro y juicio, justo después de la muerte. En Occidente, el purgatorio siempre ha sido descrito como una solitaria estación del camino para las almas atrapadas entre el cielo y el infierno.

En décadas recientes las iglesias no evangélicas proclaman una definición más liberal del purgatorio como un estado de aislamiento para la purificación de los pecados y las imperfecciones antes de que el alma entre al cielo. Con La filosofía oriental, especialmente entre los cánones del hinduismo y las sectas Mahayama Budistas, ha existido una larga tradición de prisiones espirituales de los más bajos y manchados planos de la existencia, las cuales también se han liberalizado. Este concepto es otra razón por la cual estoy en contra del uso del círculo concéntrico imaginario de los planos astrales múltiples como un mapa para describir el viaje de las almas después de la muerte. Históricamente fueron diseñados para mostrar las celdas de múltiples purgatorios en un submundo de jueces, cortes y demonios. Aquellos que buscan la verdad se inclinan hacia las antiguas tradiciones metafísicas orientales, encuentran, al igual que en la teología occidental, una confusa mezcla de supersticiones. Mientras la reencarnación ha sido siempre aceptada en el Oriente, ha habido una retención de la doctrina de transmigración.

En mis viajes a través de India, encontré que las transmigraciones son un concepto intimidante, el cual ha sido usado para controlar la conducta. Bajo este credo, una amplia variedad de pecados son enfrentados con una posibilidad muy real de que el alma pueda transmigrar hacia una forma de vida inferior y sub-humana en su siguiente ciclo de existencia. En mis investigaciones, no he encontrado evidencias que apoyen la transmigración de las almas. Mis estudios indican que la energía de las almas de diferentes formas de vida sobre la Tierra no parece entremezclarse en el mundo del espíritu. Para mí la intimidación y el miedo a la transmigración engendran una coerción de la justicia kármica. He encontrado almas de humanos de otros mundos que en encarnaciones anteriores han habitado cuerpos ligeramente más o menos inteligentes que nuestras propias especies, pero nunca he tenido un paciente asignado a otro mundo donde ellos no pertenecieran a la inteligencia más dominante en ese planeta particular. Esto es por regla general.

Antes que etapas de castigo, nosotros pasamos a través de etapas de auto esclarecimiento. La mayor parte de la raza humana, todavía es incapaz de erradicar los sentimientos arraigados construidos durante miles de años de acondicionamiento cultural de que el juicio y castigo debe existir de alguna forma después de la vida, como existe en la tierra. Tal vez no sea un infierno con torturas por parte de las fuerzas de la oscuridad, pero es algo desagradable. Es mi esperanza, en este capítulo, poder reconfortar a aquellas personas inclinadas a sentir temor por la posibilidad de castigo después de la muerte. Por otro lado están aquellos que piensan que presentarse ante un Consejo de Mayores no debe ser del todo reconfortante. Los epicúreos de este mundo, aquellos devotos solamente a la desinhibición del placer en la vida, colocando poca atención a las dificultades de los demás, tampoco pueden ser felices en este capítulo. Tampoco lo estarán los iconoclastas, opuestos a la autoridad de cualquier forma, moral o de otro tipo.

El mundo del espíritu es un lugar de orden y el Consejo de Mayores, ejemplariza justicia. Ellos no son la última fuente de autoridad divina, pero representan el más alto rango de seres responsables por las almas que aun encarnan en la Tierra. Esos seres sabios tienen gran compasión por la debilidad humana y demuestran infinita paciencia con nuestras faltas. Nosotros tendremos muchas segundas oportunidades en vidas futuras. Éstas no serán vidas de fácil elección kármica, de lo contrario no aprenderíamos nada viviendo en la Tierra. Sin embargo los riesgos de vida y sanidad en este planeta no son diseñados para causarnos ningún daño después de la muerte.

El escenario para la evaluación de las almas De acuerdo a los relatos de mis pacientes, ellos aparecen ante su Consejo justo después de una encarnación y muchos comparecen otra vez poco antes de nacer nuevamente. De las dos presentaciones, la primera parece tener un mayor impacto sobre el alma. Durante esta reunión las mayores acciones que realizamos en la vida recién vivida son revisadas conjuntamente con el alma. La conducta y la responsabilidad con nuestras acciones, como importantes bifurcaciones en el sendero de nuestro karma son analizadas cuidadosamente. En la primera reunión conocemos perfectamente nuestros errores, especialmente si hemos lastimado a otros. Si hay una nueva visita, en tiempos próximos a una nueva reencarnación, ésta es más tranquila, con discusiones centradas sobre las potenciales acciones, oportunidades y expectativas para el futuro. Nuestros guías nos notifican cuando es tiempo de presentarse ante el Consejo y usualmente nos escoltan a las cámaras de esos maestros superiores. Para el promedio de los pacientes, los guías no parecen tener un rol importante en esas conferencias.

Sin embargo cuando un alma superior es citada, ellas van solas a la reunión y no les resulta extraño ver a sus guías sentados en el Consejo mientras ellos están allí. Cuando nuestros guías permanecen con nosotros frente al Consejo, ellos se muestran bastante tranquilos. Esto es porque antes de la reunión ha habido una previa discusión acerca de nuestra vida pasada, entre los guías y los miembros del Consejo. Como nuestros primeros maestros y defensores, los guías pueden desear interferir con sus puntos de vista para aclararnos o ayudarnos a interpretar un concepto si ellos creen que estamos confundidos en algún punto durante los acontecimientos. Yo presiento que los guías hacen mucho más en esas audiencias de lo que la mayoría de mis pacientes creen. Las descripciones sobre la forma y procedimientos de las reuniones del Consejo son muy consistentes entre todos los pacientes hipnotizados. Cuando inicio esta parte en la sesión con un paciente, mi aproximación usual es preguntarles qué ocurre en el período previo a la presentación ante el Consejo de Mayores. Veamos un ejemplo de una respuesta típica:

"El tiempo de mi espera ha terminado, voy a ver a los Maestros Sagrados. Mi guía Linil, viene y me escolta desde mi grupo primario hacia un largo corredor, pasando por otros salones de clase. Nos movemos dentro de otra área con un corredor más grande que está alineado con columnas de mármol. Las paredes están recubiertas con lo que parece ser paneles de vidrio escarchado de muchos colores. Escucho música suave e instrumentos de cuerda. La luz es muy suave, de un tono dorado. Todo es tranquilo, casi sensual; pero estoy algo asustado. Llegamos a un atrio lleno de hermosas plantas y fuentes de agua burbujeante. Esta es el área de espera. Después de unos momentos, Linil me lleva a un salón redondo con un cielorraso alto en forma de cúpula por donde entran rayos de luz alumbrando hacia abajo. Los Maestros Sagrados están sentados en una mesa grande de forma creciente. Yo voy al centro del salón, al frente de la mesa mientras Linil se queda parado a la izquierda detrás de mí".

* Un diseño estructural típico donde los Mayores se reúnen con las almas. Este espacioso salón aparece a la mayoría de las personas como una gran rotonda con un cielorraso en forma de cúpula. Las almas entran a la cámara al final de un pasillo. El alma se para en el centro del salón, con su guía a sus espaldas, usualmente a la izquierda. Los Mayores generalmente se sientan en una larga mesa en forma de media luna, enfrente del alma. La mesa puede ser rectangular.

La primera vez que escuché sobre las reuniones del Consejo, me preguntaba por qué era necesario para ellos ser vistos en una especie de escenario autoritario. ¿Por qué no en una sencilla escena campestre si ellos están llenos de benevolencia? Mientras las almas más jóvenes describen que este escenario "sería el correcto y propio para sus exámenes", las almas más viejas explicaban que había una razón primordial para el encerramiento en forma de cúpula. Con este diseño, una presencia superior irradiaba su energía luminosa a todos los acontecimientos desde arriba. Más adelante, en este capítulo discutiré sobre el poderoso impacto de esta presencia. La gran mayoría de mis pacientes visualizan un diseño de cúpula para la cámara del Consejo de Mayores, como se muestra en la figura 8. Ellos ven la estructura de la cámara como una manifestación de un lugar santo sobre la tierra. Esta "concha de compasión celestial", como un paciente llamó su Consejo, es simbólica de templos, mezquitas, sinagogas e iglesias. La mesa central, la cual es usualmente larga al frente y puede curvarse alrededor de los sabios para acomodar un mayor número de Mayores.

Algunos pacientes indican que ellos ven esta mesa sobre una tarima ligeramente levantada justo encima del nivel de los ojos.

He aprendido del relato de las almas, que estos matices en el escenario son necesarios para que una reunión particular sea más efectiva para ellos. Si las almas ven su Consejo en más de una forma de autoridad, podrían ser razones por las cuales se podría sondear la existencia ya vivida del alma. Pacientes que han regresado del mundo del espíritu de manera no voluntaria relatan acerca del alcance de una pregunta específica de los Mayores. Ellos deben sentirse confortados de que el facilitador de la hipnosis ya conozca el camino alrededor de la cámara del Consejo. En un nivel de inconsciencia, esta confidencia en las regresiones espirituales parece darles permiso mental para hablar acerca de sus memorias sagradas. Esta es la razón por la cual mis investigaciones en la memoria humana del mundo del espíritu tomó tantos años. Era como ajustar las piezas de un misterioso rompecabezas. Pequeñas piezas de información acerca del mundo del espíritu, conducían a grandes implicaciones, de las cuales nunca se me hubiera ocurrido preguntar en un contexto general.

Por ejemplo la razón detrás de una tarima levantada en la cámara del Consejo fue un pequeño detalle que se convirtió en un gran razonamiento. Otra fue la posición del guía, particularmente en la primera audiencia. Como puede verse en la figura 8, la posición del guía (C) en esta ilustración es a la izquierda. Por mucho tiempo no entendí por qué los guías se ubicaban detrás y a la izquierda de la mayoría de mis pacientes. Si el alma tiene dos guías, ocasionalmente el menos experimentado entrará al salón y se parará al lado derecho. La mayor parte del tiempo, tenemos solamente nuestro guía superior atendiéndonos y sólo un reducido porcentaje de mis pacientes menciona a este otro guía parado a la derecha. Siempre que preguntaba por qué esto era así, recibía respuestas vagas como "Oh, es menos restrictivo" o "es una costumbre para nuestra comunicación" o "todos nos paramos en ciertos lugares por respeto". Por un largo período simplemente me detenía en esta pregunta. Entonces llegó el día en que estaba trabajando con un sujeto muy perceptivo que me contó acerca de la importancia de distinguir todas las comunicaciones del Consejo.

Yo repetí mi pregunta sobre la posición del guía y recibí esta respuesta.

- Caso 25

Dr. N: ¿Por qué está su guía de pie a su izquierda, detrás suyo? P: (risas) ¿No lo sabe? En la mayoría de los cuerpos humanos el lado derecho de la cabeza no es tan predominante como el izquierdo.
Dr. N: ¿Qué tiene eso que ver con su posición? P: El lado izquierdo, el lado derecho... no sincronizados.

Dr. N: ¿Está usted hablando de un desbalance entre los hemisferios izquierdo y derecho del cerebro humano? P: Si, mi problema y el de muchos que acaban de regresar de la Tierra es una ligera debilidad de recepción de energía en nuestro lado izquierdo. Eso no dura mucho.
Dr. N: ¿Y cuando usted está frente al Consejo, aun siente los efectos de su cuerpo humano? ¿Tiene todavía esa impresión física? P: Si, es lo que le estoy diciendo. Nosotros aun no hemos eliminado esos efectos al momento de nuestra primera reunión con el Consejo. Eso parece ser como unas pocas horas después de mi muerte. Toma un tiempo librarnos de la densidad de nuestro cuerpo físico... su constricción... antes éramos completamente libres. Esta es la razón por la que no necesité mucho de Jerome (guía) en la segunda reunión.

Dr. N: ¿Por qué? P: Para entonces estamos enviando y recibiendo comunicación telepática de una manera más eficiente.
Dr. N: Por favor, explíqueme por qué ahora Jerome está de pie a su izquierda, ayudándole. P: En la mayoría de los seres humanos el lado izquierdo es más rígido que el derecho. Jerome colabora con la recepción de energía del Consejo que entra por mi lado derecho, bloqueando pensamientos que podrían escapar por el lado izquierdo.

Dr. N: ¿Está diciendo que su aura de energía es como un tamiz? P: (risas) Eso parece algunas veces, en el lado izquierdo. Pero al servir como un agente de bloqueo de los pensamientos que podrían escapar, también sirve como un apoyo rebotando las ondas de pensamiento dentro de mí, para una mejor retención. Esto ayuda para mi comprensión.
Dr. N: ¿Cree usted que él agrega sus propios pensamientos en este proceso? P: Claro que lo hace, él desea dejar penetrar todo y quedarse conmigo.


Extracto de "DESTINO DE LAS ALMAS"
EL CONSEJO DE MAYORES

6826 lecturas

Comentario de lectores

Ninguno para este artículo