Coloquio Con Un Ser De Las Estrellas. Flash 1.5

Varios/Otros


— “Lucio, en Saturno está la llave de la vida” —Mensaje telepático de mi guía Sao. Yo sé porque él me ha dicho que en este lejano planeta se encuentra la llave del secreto. Allá también hay una llave. No me canso de volver insistentemente sobre este tema, probablemente entre la vida animal y la vegetal no hay más que una diferencia de hélices, no hay más que una diferencia de rotación que encontrará explicaciones satisfactorias cuando se conozca algo definitivo sobre Saturno y sus características.

El átomo, según Wagaoka y Rutherford, no es otra cosa que una masa central que ejerce una atracción rodeada de anillos de electrones que giran; el núcleo tiene propiedades que no conocemos. Puede ser que algún día, examinando a Saturno, también esto pueda ser aclarado.

De todas formas las hélices dextro o levogiratorias, con su asimetría y su etérico isomerismo, serán las que dirán la última palabra con respecto a la estructura molecular. La asimetría es prerrogativa de lo viviente (de lo que consideramos viviente) mientras que todo lo simétrico caracteriza a lo no viviente. Nos quedará por aclarar definitivamente el valor semántico de lo que es vivo y de lo que no es vivo. Práctica mente tendremos que definir, ya que no ha sido hecho toda vía satisfactoriamente, que quiere decir ser vivo. ¿Dependerá esta vida, esencialmente, de la torsión de las estructuras moleculares y de su factor molecular? Hay un tipo de polarización que resulta cuando la luz es reflejada por una superficie. Sugiero ponderar lo siguiente: “c será que la luz polarizada elípticamente, combinada con el magnetismo terrestre, produce la torsión?” Nuestros cuerpos están saturados, con la asimetría del carbono, tanto que este ciclo terrenal, en que estamos aún viviendo, podríamos llamarlo ciclo del carbono.

— “El próximo ciclo, Lucio, será el del cilicio” —Quizás así sea.

En la asimetría del carbono predomina la variedad de la mano izquierda. Reflejando en el espejo los aminoácidos del cuerpo humano pasarán a ser de la mano izquierda a la mano derecha y reflejando las hélices alfa de sus proteínas se convertirán de la mano derecha a la mano izquierda. El genio Pasteur había constatado que el ácido tartárico hace girar la luz polarizada, mientras que el arsénico no, no lo hacía por ser ópticamente inactivo, pues las dos sustancias son exacta mente iguales en todas sus propiedades químicas excepto la facultad de hacer girar la luz polarizada. Muy poco han estudiado los sabios sobre el hecho extraño de la facultad que poseen determinados organismos para absorber compuestos de su entorno inmediato, muchos de los cuales son simétricos en su estructura molecular, y manufacturar así compuestos asimétricos de carbono, que son de la mano derecha o de la izquierda.

Regresando a los vegetales, y tomándolos como ejemplo; las plantas son capaces de tomar compuestos inorgánicos si métricos, como el agua y el anhídrido carbónico, y con ellos manufacturar almidones y azúcares asimétricos. Y en todo eso juega su papel de gran importancia la luz, el misterioso fotón. Todo esto no es para sentar cátedra en bioquímica: mis conocimientos son sumamente limitados al respecto y demasiadas son las preguntas a las cuales no sabría contestar, pero una gran emoción, una gran inquietud, se adueñó de mí cuando recibiendo telepáticamente información al respecto he sentido la necesidad de hacer resaltar lo antes dicho para que los expertos en la materia puedan meditar profundamente y tal vez sacar conclusiones, cosa que yo, con mi ignorancia, no podría hacer.

Presiento en mi más íntima intuición de que la luz refleja los más grandes secretos desconocidos; siento que la luz (y que Dios me tome confesado) es energía pura; siento que la luz es electricidad; siento que la luz es el límite extremo entre la materia Y el amor del Universo. El hombre estudia, reflexiona, inventa, progresa como él dice, y si eso del progre so es verdad quiere decir que el misterio de lo desconocido cada día queda más atrás. Siento que el hombre algún día se encontrará con las partículas elementales más insospecha das, quizás para entonces habrá aprendido, por triste experiencia, que al encontrarse con nuevas leyes tendrá que examinar más cuidadosamente los sistemas en los cuales estas leyes tendrán que ser aplicadas; presiento que el sistema, que para entonces tratará de utilizar para leyes que no encontraron otra aplicación, será el espíritu; presiento que en estas épocas futuras ya la ciencia tendrá conciencia y los sabios no estarán obligados a entregar el descubrimiento a los políticos
para que vayan haciendo nuevas Hiroshimas, en fin de cuentas, las verdaderas ruinas de los pueblos son los gobiernos. Ninguna empresa particular resistiría los sistemas que utilizan los gobiernos para conducir los pueblos, en ninguna re unión de accionistas se permitirían las expresiones y los modales que son frecuentes en algunas Cámaras de Diputados. Presiento que todo eso tendrá que cambiar y el cambio será total y radical. El comunismo tenía de bueno la idea de una administración global, pero está totalmente equivocado al quererle dar bienestar al pueblo eliminando a los ricos. Para que este pueblo se encuentre verdaderamente satisfecho tendrían que eliminar a los pobres y creo que para el comunismo será difícil convencer al pueblo en ese sentido. Así que todo es un absurdo, como las democracias que no pueden gozar su liberalismo sin la imposición del capital y el capital a su vez, que no puede garantizar libertad alguna, atado como está al máximo provecho de la explotación humana. El capital, por cierto, ha buscado una solución sustituyendo al hombre con la máquina y a la libertad con la empresa, dejando al hombre con la ilusión de que el acero pueda permitir descanso a los huesos; pero la máquina, con su lógica frenética con fiando en el mecanismo, adquirió siempre más velocidad obligando al mundo, anestesiado por el materialismo publicitario, a confiar siempre más, entregándosele completamente y la máquina cada día se vuelve más frágil, porque el mecanismo se hace cada vez más complejo y por ello más vulnerable. Los mismos científicos aplastados por el peso insostenible de los dogmas y de los axiomas habían puesto su fe material en un universo que, en el período apoteósico de la máquina, consideraban algo parecido a un enorme complejo mecanismo, pero con el relativismo de Einstein empezaron a darse cuenta de que este Universo más bien se parece a una idea. Quizás ha llegado el momento en el cual el hombre vuelva a tener fe en la inteligencia universal. Quizás el destino del hombre no haya sido dirigirse y regirse por su inteligencia. Creo que la inteligencia nos fue dada por Dios para interpretar la inteligencia universal, utilizando como moderador una conciencia y paralelamente un sentimiento aglutinante de altruismo y amor. El hombre utilizó el libre albedrío que le fue concedido para crear su ego autosuficiente. Creo firmemente en los seres extraterrestres que están inspirando los últimos años de mi vida; la principal misión de Ellos es hacer le entender al hombre que el experimento ha terminado y que hay que borrar este “yo” fatuo e improcedente y sustituirlo por el ancestral “nosotros” de la hermandad cósmica.



Extracto de:
SAO ME HA DICHO…
Coloquio Con Un Ser De Las Estrellas
FUNDACION SAO A.C.

7911 lecturas

1 Comentario de lectores

12/07/2011

Me agrado leer el texto aunque me quedé con la incógnita de: "la llave del secreto".

guzsergi desde Argentina