Coloquio Con Un Ser De Las Estrellas. Flash 1.4

Varios/Otros


Otto Hess sugiere con su teoría del “anillo manásico” una dependencia indirecta de nuestra Tierra con respecto a las Pléyades y su estrella. Quizás el aproximarse periódicamente el sistema solar a Alción, cuando la órbita obligada así lo hace, nos explique la construcción y elevación de los misteriosos grandes monumentos de Cuzco, de Egipto y de otros lugares de la tierra, admitiendo cambios gravitacionales debidos al enorme influjo de la estrella a la cual nos estaríamos acercando; posiblemente cuando el sistema solar se encontraba en el punto más alejado de Alción, quiere decir en el apogeo de su órbita, los patrones gravitacionales de la Tierra alterados por tal lejanía permitieron levantar y manipular rocas gigantes como si hubiesen sido de anime. Por la misma razón supongo, en esta circunstancia se alteraron los factores de cohesión molecular de los mares que se elevaron hundiendo continentes, mientras al disminuir sensiblemente la densidad de los líquidos, aumentó enormemente el coeficiente de evaporación de los líquidos, produciéndose la gran acumulación de nubosidades generadoras del tan conocido “Diluvio Universal” (que además no parece haber sido uno solo en la historia geofísica de la Tierra) lo que hace bastante válida la teoría del astrónomo alemán en la suposición de un repetirse periódico del fenómeno cada vez que el sistema solar va alejándose de Alción.

Y en cuanto a una pregunta que se me ha hecho varias veces, en la teoría del anillo manásico está la contestación. La pregunta en cuestión es: “c qué luz trabajaron los antiguos técnicos, dentro de las pirámides, o en las profundidades de las cuevas que se han descubierto en el Sahara?” —En aquellos tiempos se acostumbraba alumbrar utilizando made ras resinosas prendidas, eso hubiera ensuciado de hollín tas paredes cuando los artistas de entonces trabajaban adonde no llegaba la luz del sol, ni utilizando espejos porque en la práctica considerando ángulos y distancias hubiera resultado imposible.

Lucio, ¿cómo puede explicar usted todo eso?— Le contestaré supongamos que sea cierto lo del anillo manásico y los importantes cambios de los patrones gravitacionales de la Tierra.

Al alejarse el sistema solar de Alción, disminuiría la gravedad y, por lo tanto, el peso en la Tierra. La luz que nos otros conocemos está en directa dependencia con todo factor gravitacional; los fotones no son otra cosa que “cuantos de energía lumínica” obedientes a cualidades sensibles de una mecánica relacionada con la gravedad; al variar ésta, varía lógicamente la estructura íntima del fotón. Algo de esto resultó en Hiroshima, donde al variar violentamente el equilibrio arquitectónico de la luz y por lo tanto de los fotones, las sombras de las personas y cosas quedaron grabadas en alguna pared después que las personas o cosas habían prácticamente desaparecido. La luz que nosotros conocemos no suele atravesar las sustancias opacas de determinado espesor; sin embargo, al variar todo equilibrio gravitacional y por lo tanto molecular, hubo un período en el cual los corredores profundos de la pirámide quedaron alumbrados, porque aquella luz con características y frecuencias diferentes atravesaba ‘los espesores de piedra.

En Electra todo está inundado de luz constantemente. Allá, cuando se quiere reducir el potencial fotónico o eliminarlo totalmente para producir la oscuridad, se utiliza un vibrador molecular absorbente en forma total o parcial de las frecuencias lumínicas.

La luz no es lo que nosotros creemos; aunque eso les pue da parecer absurdo, una de las características secundarias de la luz es la de alumbrar. La gran mayoría de los equilibrios ecológicos, genéticos, geofísicos y otros dependen del factor lumínico; el tejido celular vegetal parece haber entendido (e inútilmente se esfuerza por hacerlo entender) que depende totalmente del potencial de la luz, a través de los mecanismos de la fotosíntesis y de este pigmento llamado clorofila. El ojo humano (y de los mamíferos en general) recibe el potencial lumínico y lo utiliza, parte para transmitir estímulos registrados en la memoria, que llamaríamos formas, y parte para generar las micro corrientes requeridas en los equilibrios celulares.

Para tal fin existe en el ojo humano una enzima, la rodopsina, capaz de transformar estos impulsos lumínicos en micro seriales electrónicas; estas señales son llevadas por me dio de transportadoras, como la quinona, a las células adonde regulan el proceso de entrada y salida de las sustancias a través de la membrana celular; son los factores lumínicos y por lo tanto electrónicos los que establecen el adecuado potencial de membrana; no es una forma de ósmosis como se podría creer lo que regula el tránsito de las sustancias, sino un efecto de tunelización análogo al fenómeno que caracteriza al diodo. Así que, sin entrar por el momento en otros detalles (en las páginas amarillas están reportadas grabaciones recibidas telepáticamente, que contienen más detalles sobre esta materia) podemos y debemos aceptar el hecho de que la luz, oculta oscuras características, insospechadas hasta hoy por el ser humano, y ahora les hago una gran revelación: en el planeta Saturno se encuentran las llaves de toda la naturaleza. Cuando el hombre llegue allá, con su casco-sonda exploratorio primero, quizás no entienda la importancia de los famosos anillos hasta tanto no los relacione con una arquitectura especial que probablemente llamará “Fotonía radial”. No quiero y no puedo hablar más de esto, aún poseyendo más información. De todas formas si algún científico de de mostrada conciencia desea profundizar este tema que me busque y, si Sao lo permite, le podré ser útil. Así también a los que piensan curar el cáncer, los que no están buscando paliativos, ni brujerías, sepan que el cáncer no será curado jamás si antes no se ha penetrado con amor al reino del fotón. En las alas de las mariposas existe un polvo dorado que adora la luz y da fuerza al animal. Hay muchas cosas en las alas de las mariposas, en el polen de las flores y en el amor caliente de la luz.

Todo el metabolismo vegetal está íntimamente ligado con los procesos fotosintéticos de la clorofila. Si analizamos con más detalle estos procesos de los vegetales, salta a la vista, para quien tiene algún conocimiento de bioquímica, la evidente analogía entre la célula vegetal y la célula animal; asimismo habría que deducir que si la luz tiene tanta importancia para la célula vegetal, algo tendrá que ver con las células animales. Sin embargo, los sabios de la Tierra, aún escudriñando lo más íntimo del microcosmos con sus microscopios electrónicos, todavía no le han dado al potencial lumínico la importancia que se merece con respecto a los organismos animales.



Extracto de:
SAO ME HA DICHO…
Coloquio Con Un Ser De Las Estrellas
FUNDACION SAO A.C.

7981 lecturas

Comentario de lectores

Ninguno para este artículo