Calma y Reflexión.

Varios/Otros


El hombre. - ¡O Dios!, he estado escuchando tu voz, o soy yo... quiero tranquilizarme, trato de sentarme y acomodar ideas, pienso, trato de respirar, cerrar los ojos, dejarme llevar por la paz, de estar sereno, calmo, y ver como ha transcurrido la vida de los hombres, me conecto nuevamente, trato de volar con la mente y ser consciente, que es lo que se abre ante mi, para ir buscando más aciertos; que escucho, que veo; trato de llegar a la naturaleza, al mar, salgo hacia el infinito cielo buscando, y me conecto, trato de ver más de cerca todo lo que me asiste, Dios ¡te pido que no te vayas y me indiques!, ¡Señor, estás allí!...

Espero... salgo a merodear el universo, buscando aciertos y desaciertos, me conecto y me conecto, salgo y entro, buscando vivos buscando muertos, ejemplos de los ejemplos, trato de dar con algo que me digne a pensar, todo lo que aparece en mi pantalla mental, pero trato de no caer en los delirios de la materia que en mi mente está, que trae miserias y a la que no quiero someterme más. Trato de buscar la armonía en el silencio y sentir lo que siento a lo que sentí, en un infierno de pensamientos y recuerdos, que te hacen declinar, hasta que te enderezas, y buscas creaciones de creaciones, que te muestran el sentirte...tu propio mal, creaciones de lo que hiciste, que la mente juega y lo que en cada pago está, lo que aparece y reaparece, en tu realidad virtual, malgastando alientos, y buscándote... ¡Señor!, donde te pueda encontrar y veo, yendo más y más lejos, significados de lo que podemos ser en un planeta nuevo, que te emociona en pensamientos, de creaciones y deslumbres, y vuelo, vuelo, y salgo en mi vuelo más y más alto, veo a los humanos jugar con fuego, gritos, miedos, angustia que no sentí nunca, dolores que no son cuentos, que despegan en estallidos, y veo los ríos correr por grandes huecos, como si tal fueran ojos de llanto sin consuelo, y despego más, como si mi cuerpo pudiera tener conciencia propia, que me dirige y me hace ver a la distancia que ¡¡la tierra está viva!! y también implora justicia, y me olvido de mis cosas, que no tienen tanto valor, veo humos negros, guerras sin tiempos, donde extrañas cosas negras entran, colores rojos, fuego, plantas, personas y animales muertos, ríos turbios, aire sucio, contaminados océanos, ballenas, peces muertos, y tomo conciencia, lloro... ¡hasta donde el hombre se permite tanta maldad...!¡Señor! ¡que es esto!, que está pasando con nosotros que no vemos, que destruimos lo que te ha costado tanto esfuerzo. Debajo, peces, lagos azules, pastos verdes, me sumerjo, bajo más y más, y me abro, siento desconcierto, veo que todo vive y existe, que se mueve entre las formas, que hay un sentimiento, que la vida puede morir definitivamente, que ellos están tristes pues no se los escucha, y veo cosas, que nadie ha visto. Seres humanos hablando de Dios...¡¡cuidado en ofender lo poderoso!!, y seguimos ensuciando con faltas lo que decimos, borrándolo con el codo, con malos ejemplos, "Negándolo" y negándonos, cuanto más hablamos.

MÁ TIERRA

- Solo ama las cosas que da el Padre, hijo, y se te será dado lo que pidas desde tu corazón.
Pues aquellos que tienen duro su corazón, tendrán que esperar, para después entender lo que ha de venir, solo debes hacerte fuerte ante las pruebas y seguir el camino que se te ha marcado.
La tierra que miramos, no muchos la comprenden, la vida es un servicio, no son ustedes un capricho, están para ayudar a dirigir el plan de un sistema que los cobija, "siendo parte" y responsables. En un futuro próximo, dirigentes de su propio plan, como un organismo vivo, parecido a algo que ya conocen y que creen insignificante, en este mi cuerpo que a los seres humanos empequeñece. Pero que sí, cumplen con un principio sobre la base de los estados, que deben asumir de una vez por todas, y por sobre sus actuales formas de incomprensión.

Hoy, están haciendo mucho daño, y he visto en ti, un ser dispuesto a ayudar, por eso, a pedido de tu Padre, he venido para que llegue nuestro mensaje, que te será dado a todas tus preguntas y que retendrás, para que muchos puedan comprender, pues este "es un pedido inminente para toda la humanidad".

- En ese momento creí escuchar una dulce voz, que me hizo recordar a la de mi madre, cuando me acariciaba. Traté nuevamente de sentir, empecé a percibir su aroma, percibir su voz , su aliento, su llanto, su lamento, sus alegrías, sus caricias, su vida. Y dije:
Mamá, estoy dispuesto.

MA TIERRA

- El hombre está aprendiendo recién a amar, y en su desacierto, está dejándose guiar por el sufrimiento de condenar sus propios miedos.

Miedos que producen tormentos, por temer ir hacia la luz, por temer a la verdad, y no aceptar la responsabilidad, produciendo en mi más vientos, que limpian tanta ansiedad. Por ello es más fácil hacer el mal, que aventurarse a la luz que enceguece, a los que pobres y tibios de espíritu, caen en la vana gloria del placer que da la mente material. Sujetos al profundo sueño que los detiene y los frena, que no los deja ser, que los aferra.

Ustedes son responsables de tantas presiones que estoy sufriendo, y de hecho, se producen en mi naturaleza, la tristeza del desconsuelo de una madre, que pide a gritos a sus hijos que paren de matar, con pensamientos bajos de necios que egolan, pervertidos en querer lo que nunca se negó y lo que es, está, porque estuvo siempre al alcance de lo que de mí he dado, porque una madre jamás puede quitar lo que abunda en su corazón, entregándolo todo.

- Ahora veo y escucho cosas, no puedo detenerme a pensar, solo tengo que sentir lo que estoy viviendo, pero sigue mamá...

- Escucha bien lo que te he de decir, el hombre usa mi cuerpo para llevar sus pleitesías, formas que solo parten de una mente que desea y no crece. Cada movimiento que hacen los hombres, produce un estado en las cosas, así como todo elemento es y se mueve en otros estados, que se alternan para producir una condición. Ustedes en su medida, son en condición un elemento, que tiene como particularidad, ocasionar un proceso positivo o uno negativo, todo hace a una mas o menos acertada responsabilidad y a la capacidad de comprensión que de ustedes nace y depende, pero solo cuando hayan despertado de este profundo sueño. Si cada uno de mis hijos cae en la negación de las cosas, estará acondicionando todo para que las cosas sean destruidas y mueran en el intento de ser salvadas. Entonces será a partir de ustedes mismos que escuchen el llamado de atención, porque son ustedes los que seleccionen morir por mí o morir en mí .

El principio, como fundamento, tiene que ver con la asociación de una primer idea. La primer idea es un pensamiento, y el pensamiento es una forma de creación, que lleva a un nuevo principio, y en donde se establecen partículas que se irradian desde la energía mental. Estas partículas, toman un volumen tal si fuera una masa etérea, y en la medida que se las riegue en pensamientos, como hace el agua a la planta, es en función que se la estimule, para que así sea su desarrollo, que se genera y crece, a partir de creer en lo que se está haciendo. Plasmándolo en el bien o para el mal. Es como la semilla que al ser plantada, crece en su hábitat, como un niño en el vientre de su madre, un ser supremo la alimenta desde allí y empieza a generarse la inseminación del nuevo ser, si se la descuida al crecer, crecerá torcida y puede que lleguen a ella organismos nocivos que la destruyan y no pueda ser tal, una planta normal que de buenos frutos, de la misma forma se obtienen los pensamientos, los pensamientos tienen que ver con lo que cada uno en la materia tire, residuos físicos o residuos etéreos. Pues si todo es mente, podemos hacer que ello pase, y si la mente funciona mal, podemos hacer que pase en un orden material.

Esta energía que ustedes no han sabido utilizar y mal administrar, tiende a desplazarse por todo el sistema de mi organismo, produciendo una especie de acoplamiento energético con otros estados iguales o parecidos, agrupándose, tal como se agrupan las personas por afinidades, compartiendo logros que han alcanzado desde sus vividas experiencias.

Estos estados de pensamientos bajos, pueden complementarse y organizarse, buscando en su disparada locura de creación un fin determinado, tratando de encontrar un camino apropiado y destruyendo en su búsqueda desordenada el nutriente de los estados puros, como si fueran parásitos; tal es el caso de una lámpara que encendida, atrae todo tipo de insectos, así es un estado sin conciencia. Este es el principio, para que todo sea comprendido en función a los pensamientos y a la manifestación de estos.

El principio siempre está en todas las cosas, y el Universo de tu Padre crece continuamente. El principio creador es dirigido, a partir de una idea, como cuando tienes un deseo muy fuerte sobre un pensamiento, y la intención con que lo haces y tratas, para llegar a concretarlo...bien, ese es un principio, donde todo se establece con el simple deseo de querer. Allí es donde el hombre produce en mayor o menor medida una fórmula, que se cristaliza según sea la intención conque se utilice esta creación.

Amar es tener conciencia, que todo existe desde Dios, y que Dios es el Padre de todas las cosas que han sido creadas, por ende todos somos Él, compartiendo su gran creación.

Por ello es que el hombre teme sus propias tinieblas, que son miedos manifiestos y cada uno en su forma, desde allí, verá su oscura creación, produciendo desaciertos en su ser individual, manifestándose en un mundo diferente al del amor, y en una conciencia diferente de comprender al Padre y su justicia. Porque todos aquellos hijos que estén en estas cosas, desconocen a Dios, - ¡ o no es acaso que un homicida te trate como a un igual, creyendo que tu también lo eres en lo estrecho de su comprensión!.

No quiere decir que Dios no los reconozca, sino que ellos mismos son los que no quieren reconocer al Padre, pues El Padre es en todos. La verdad enceguece, pero al hombre justo lo dignifica.

"El mal, llamado negatividad", es más terrible y destructivo que todas las enfermedades que han existido en el mundo, porque lo que el hombre contamina desde sus pensamientos, lo mata desde su lengua. Hay veces que las personas pueden creer que están vivas, cuando no pueden ser dueñas de si mismas, y producen suicidios inconscientes en su sistema de cosas; porque no tan solo se suicida la materia, sino también estamos suicidando la verdad, cuando la negamos, encarcelándose en su propios temores.

Por eso hijo, es importante la fortaleza, no podemos engañar a nadie si no somos nosotros lo suficientemente capaces para que nos crean, "por sus actos serán reconocidos". Muchos se quedan a mitad de camino, y el libre albedrío que les da un estado de conciencia se mal utiliza, adueñándose de la verdad y la esencia apenas sin poder comprenderla. Así en solapadas creaciones que se van produciendo desde ustedes mismos, caen en un vacío que lleva al grave error, muriendo, pudiendo estar vivos. Es lo mismo que pase toda la naturaleza inadvertida por tu corazón, y que no la vivas, poseyéndola, sin saber lo que se siente cuando tan solo, se debe comprender todo desde la misma pureza.

- O Madre, Madre, que sensación extraña me da hablar contigo, aunque como mi Padre, te escucho, y siento un escalofrío, y a la vez enternezco, cuantas cosas que no aprendemos los hombres, viviendo en pantanos sueños, quedando apegados por lo que creemos ver.

- "La intuición", usa la intuición, y discierne, que es el poder de distinguir lo que sirve de lo que no, de lo que se ve y lo que no se ve, ella te guiará a la verdad, ¡pero cuidado! No caigas en lo exagerado, conserva el equilibrio que se te ha dado, "siente", penetra en la profundidad de todos los elementos que son parte de ti. Al principio, como todo, en los primeros pasos, caemos y nos levantamos, hasta que nos sostenemos de algo y aprendemos a mantenernos firmes, hasta que somos más grandes y corremos, y nos volvemos a caer, y salimos adelante caminando poco a poco, y volvemos a correr, pero esta vez más precavidos, aunque a veces, nunca maduramos, y morimos. Quizá algún día el hombre sea consciente de su propia intolerancia, y se vuelva anciano, y crezca de la experiencia que le ha dado vivir tan apresuradamente, que no en vano está para que aprenda de sus propios errores, algunos, aunque hayan crecido en su materia, no quiere decir que hayan aceptado la verdad de asumir el verdadero compromiso con el sistema. Porque podemos tener miles de años y no comprender que cada mañana despertamos, "contenidos en la creación".

- Madre, perdona tanto daño que te hicimos. Me arrodillo, lloro, por tanta maldad que tiene el hombre para contigo.

- Levántate y cambia, solo deja atrás lo que mal ha estado, y no vuelvas al presente el pasado, debes tomar de él solo para apreciar lo que mal se ha hecho, sin pertenecer. Ahora debes seguir adelante para renovarte, y mirar con atención para no equivocar el rumbo, Tu Padre y Yo, estaremos pendientes, para que puedas mostrarte en toda tu humanidad, y para entender lo que ha sido visto por ti. Parte de tu dolor, y que es el dolor, el cual ustedes conocen como tal, es aquél que ustedes mismos se ocasionan siendo como niños caprichosos al no escuchar el llamado de sus Padres. Pero aquél que se prepare para aceptar, es quien más debe dar su vida al servicio, en cumplimiento y para que se haga cumplir el proceso de los sistemas que entran en evolución.

Una Madre, puede perdonar a sus hijos, aunque en mi se han producido heridas que se allanan de tanto dolor humano, así es cuando el hombre mata su propio cuerpo, con sus alteraciones psíquicas; mi carne también puede producir dolores y tormentos, en ciertos lugares, en donde la debilidad y la angustia desbordan en alguno de mis órganos. Porque yo, como ustedes, tengo partes en mi que se muestran como el corazón de cada lugar, es también el Padre en su grandeza, como en lo más pequeño de cada creación, todo funciona tal se muestra, así la vida está en todas las partes de mi cuerpo, en donde haya un hijo que ame mi naturaleza, habrá un corazón que late, como un amanecer, en las montañas, en los árboles, en el agua, en el viento y en todo mi ser.

MI SER ESTÁ VIVO

- Los bosques son grandes pulmones, que dan a la vida, "ES EL ALIENTO QUE DA UNA MADRE A SUS HIJOS", y que contienen mi cuerpo, es una energía que de ser tomada para mal, me destruiría implacablemente, ocasionando una muerte segura e irremediable.

Por ello la creación del Padre, tiene el principio de causas y efectos, principios que tiene de pulsación para diseñar y para construir la vida. El corazón de la creación es el pulsar hacia fuera y hacia adentro, sístole y diástole, es una pulsación que nos mantiene vivos a mí y a tu Padre, así como ese corazón da, así también es como recibe. Las causas que se producen son en si un efecto contrario a lo que se quiere provocar, por ello tenemos que estar muy atentos a lo que se manifiesta por cada paso que se da en la vida, porque cada paso es un estado consciente y un camino tal vez sin retorno. Los caprichos de los Hombres, han creado confusiones, y las creaciones, han sido tomadas a partir de un pensamiento negativo y una construcción egoísta, que poco a poco se derrumba, pues sus bases no son lo suficientemente sólidas para que se mantenga en pie un edificio que no pertenece a este sistema de cosas, por eso deberá caer, porque todo lo que se construye desde lo vano, se diluye fácilmente. Allí en donde las cosas son contrarias a la voluntad del original significado de la vida en el Universo todo, como un gran equilibrio, es donde está la verdad y donde se quitará lo que no condiga con ella.

Hay veces que como madre, tengo que gritar, y zamarrearlos, para que me puedan comprender, aunque en mí está amarlos; hoy les pido que me ayuden, pues mi desconsuelo es tener que dejarlos solos. He golpeado en ciertos lugares para que se me escuche, y he dado a luz hijos que me han mutilado, soy temerosa de la fuerza de tu Padre, para que esto se comprenda definitivamente, hay veces que Él, me ha dado la posibilidad para que aún queden esperanzas y que ustedes corrijan sus faltas. Muchas veces he tenido que salir a buscarlos, cuando perdidos, han destruido, y quemado mis cabellos que me cubren de los fríos vientos, que producen sus malos tratos. Hay hijos en este inmenso amor, en cada parte de mí que existo y siento, hijos también son los árboles, las flores que cultivo y aromatizan mi cuerpo, hijos grandes, hijos pequeños, criaturas, organismos que no se ven a simple vista, y que yo los protejo, porque son parte de la vida que hace a mi vida, así como son ustedes desde dentro, y fuera de su propia tierra la que le llaman cuerpo, porque existen desde lo interno, para que surja la verdadera esencia, pues todo está amarrado a un ecosistema, en donde la virtualidad está encadenada con el verdadero ser, su propio Dios.

Los llamo jardineros.

¿Jardineros?

- Si, pues ustedes aún no han comprendido cuál es el fin de elevarnos juntos hacia el cambio, produciendo constantes energías que amalgamen mi ser y nos eleven hacia la solarización. Elevar la tierra como jardineros cósmicos para que crezca el nuevo fruto, la nueva simiente. Miren los elementos celulares que se desplazan por vuestro cuerpo, y mediante la agrupación de elementos positivos en masa, pueden destruir al mal, ustedes podrán alterar el rumbo que da al mal, que lo pervierte todo a su paso, siendo cada día más conscientes de lo que deben y lo que no. Hay mensajeros que vienen del Padre, ellos son enviados para que ustedes lleguen a una comprensión más acertada, solo deben saber que estos mensajeros van donde están los que con humildad puedan ser receptores y amplificadores de nuestro mensaje.


Extracto de "Má Tierra"
UN GRITO DE ESPERANZA QUE LLAMA AL DESPERTAR DE SUS HIJOS
Mario Cannas

5479 lecturas

Comentario de lectores

Ninguno para este artículo