Atomos. II

Varios/Otros


Con frecuencia, oímos hablar del retorno de un Salvador del Mundo; sin embargo, no nos damos cuenta de que, potencialmente, cada ser humano es su propio Salvador y que posee átomos que hacen germinar, en su atmósfera mental, las cualidades de suprema iluminación. Este átomo iniciático mora en cada cosa viviente, lo mismo que en el hombre; pero, únicamente, aparece cuando hemos entrado en los estados más profundos de nuestros mundos internos.

Esta inteligencia no se llama Cristo ni Buddha, sino que se lo llama por medio de un sonido secreto, que posee los principios de justicia. Cada centro del cuerpo tiene su propia tónica, a la que responde cuando la hace vibrar. Quien emite las vocales apropiadas (las siete vocales de la Naturaleza) armoniza estos centros para que respondan al sonido de la vocal sintética; o sea, el nombre verdadero de su Intimo.

Al meditar el estudiante dentro de su propia universidad, se le enseñan vocales, que al parecer, vienen de un pasado remoto; por cuanto en un tiempo, conoció y entendió los verdaderos nombres de las cosas y la Naturaleza, respondiendo a su llamado, lo puso a tono con la conciencia de ella.

En la actualidad, hemos perdido nuestra herencia antigua; pero, dentro del templo viviente del Intimo, podemos recuperar la posesión de esta ciencia divina.

En la nueva Era, vendrá un tiempo en que, el estudiante sincero, que haya alcanzado esta instrucción interna, realizará todo cuanto se ha escrito sobre su cuerpo mental iluminado.

La Aurora de Juventud ha brillado en este mundo en otros períodos. ¿De dónde obtuvo Grecia, cuyo esplendor jamás ha sido eclipsado, su maravillosa información? ¿De qué escuela recibieron sus arquitectos el sabio conocimiento de arquitectura y de las leyes de equilibrio, ritmo y proporción? ¿Quién enseñó a Phidias, Praxiteles y Apeles su conocimiento de la forma, color y espíritu que impregnaron en su obra? Hasta hoy en día, la mente iluminada siente la vibración que emana del torso de Praxiteles y pocos de los escultores de la actualidad son capaces de impregnar al mármol con tan fecunda vitalidad. En cada obra maestra se impusieron átomos, que todavía nos inspiran reverencia y devoción. Porque los artistas dieron a sus obras sus propios átomos. No obstante, los siglos transcurridos, la mente sensible es capaz, todavía, de sentir el gozo del artista en su creación. Sin embargo, gran parte de esta rica y múltiple creación de Grecia surgió en el término de dos siglos y medio.

En el Atlantean Testament of Learning (El Testamento del Saber Atlante) libro conservado por los Hermanos, leemos lo siguiente: “Cuando el Gran Iniciado y quienes le seguían desde el Sol, vinieron al Mediterráneo, se detuvieron, por un tiempo, en el lugar donde, más tarde, se edificó Atenas; los Atlantes plantaron en el subsuelo átomos que, muchísimo después, estimularon las mentes de quienes fueron a morar allí. Luego, El y sus seguidores se trasladaron al fértil Valle del Nilo, para desarrollar la civilización que hoy llamamos Egipcia”.

El estudiante desarrollado encontrará tales registros sumamente interesantes. En la Casa Capitular de los Hermanos, uno puede hojear las páginas del pasado, escritas por los historiadores de la Orden.

Pocos analizan la atmósfera de este mundo, ni se dan cuenta de su lugar y parte en la actividad de la misma. Quienes practican el análisis, son, en general, los profetas de una nación, y extraen y expresan la sabiduría acumulada en ella. Esta sabiduría es la que une a una nación con su herencia. El Yoga Occidental nos ayudará a salvar muchos procesos difíciles y nos dará la sabiduría que nos capacitará para cumplir nuestra misión en este mundo; a la vez que, nos ayudará a alcanzar nuestro universo interno individual.

El secreto de esta forma de Yoga está en la aspiración de átomos de naturaleza evolucionada; por cuanto, su ritmo más elevado de vibración desarrolla nuestras estructuras atómicas. Esto se obtiene aspirando por las fosas nasales un cierto tipo de átomos, llamados átomos Aspirantes.

En ciertos períodos del pasado de este mundo, podíamos unirnos a nuestros centros internos; hoy, mediante constante aspiración y pureza de pensamiento, esperamos llegar a la cumbre de esta consecución y, también, reunir el conocimiento que los átomos evolucionados poseen y vincularlos con aquellos que reflejan nuestras aspiraciones más elevadas. Sólo aspirando a la pureza, se puede recibir belleza; ello nos traerá también claridad mental y la inmediata sensación de descanso, no importa cuan cansados nos sintamos.

Mediante Yoga, el estudiante recibirá, además, de iluminación, crecimiento de su naturaleza espiritual y una comprensión interior del mundo científico de la época.

Aunque el Intimo rara vez se interesa en cosas externas, nosotros debiéramos siempre interesarnos en ellas y esforzarnos en vivir de conformidad con las leyes de este mundo.

Los medios ambientes viejos minan las atmósferas de la vida juvenil. Tales condiciones se encuentran, con frecuencia, en viejos países, lo mismo que en las antiguas catedrales y ciudades universitarias; porque no podemos, despertar e instruir a quienes no quieren abandonar sus viejos apetitos y su pasión por la cultura de una época pasada.

Cuando el estudiante empiece a absorber esta energía atómica de la nueva Era, adquirirá alguna idea con respecto a su desenvolvimiento futuro; porque la antigua atmósfera de este mundo tiene el polvo y la inmundicia de muchas edades; por tanto, nos tira hacia el pasado. Así, una nación decaerá, si no responde a su propia manifestación de la Aurora de Juventud.

En el pasado, ascendimos desde las densidades más bajas de la materia a las superiores; pero, al hacerlo así, perdimos contacto y fuimos desviados por nuestra naturaleza inferior. De consiguiente, no nos debemos rendir a condiciones más bajas; porque, si nos rendimos, nos esclavizamos.

Los hombres son diferentes en sus estructuras; algunos poseen cuerpos densos, como también mentes densas, y no responden a afluencia alguna de energía, sino que se dejan llevar de manera casual. Estas gentes son esclavas de otras mentes e imparten tales cualidades a quienes están por debajo de ellas.

En esta práctica de Yoga, ya no somos presa de otras mentes, ni volvemos a las antiguas maneras de pensar, pues analizamos las cualidades del pensamiento, procedente de los planos internos.

Como la energía sólo puede ser atraída por energía, cuando aspiramos, pensamos en la nueva energía de la atmósfera; por cuanto estas cosas sólo se pueden tomar por la fuerza.

Cuando deseéis cierto conocimiento, aspirad e invocad al Intimo, para que os conecte con el centro o división correspondiente de la fuente de información.

La persona devota, con frecuencia, piensa que recibe respuesta a sus oraciones, de su conciencia más profunda, porque su corazón se inflama, repentinamente; esto la convence de que ha encontrado a Dios. Sin embargo, esto no es más que la respuesta del centro atómico en su corazón, que ha registrado su invocación y aspiración. Ella cree que es una iluminación de Dios, cuando no es más que la apertura de un centro, el cual ha atraído átomos Aspirantes, que afluyen a su sistema, iluminan sus conciencia y pronuncian sus bendiciones sobre quien ha buscado su atmósfera. Para muchos, esto se llama Revelación Divina. Cuando los centros de nuestro sistema secundario se abren, nos dan también iluminaciones similares y períodos de serenidad y paz; no la paz de la mente, según creemos, sino la energía determinada, personificada por nuestra propia individualidad; es el cuerpo compuesto que llama a su Intimo.

Aunque estamos siempre siendo observados por la Realidad y su instrumento, el Intimo, somos arrojados de nuestro propio reino hasta que, mediante la aspiración, atraemos a nuestra envoltura física a los átomos que responden al Intimo y a la Realidad. ¿Cómo podemos conocer y recibir las vibraciones de planos superiores, sin un instrumente sobre el cual tales vibraciones pueden actuar y penetrar su conciencia? El hombre no se dota a sí mismo con su propias inteligencias superiores, ni se da cuenta de la reverencia de éstas hacia su Intimo.

Por lo dicho, el lector comprenderá que el objetivo es armonizarnos con nuestros estados más sutiles del Ser, en los que se encuentra la Presencia del Intimo.


Extracto de DIOSES ATOMICOS (LA AURORA DE LA JUVENTUD)
Traducción directa del inglés por M.

8023 lecturas

Comentario de lectores

Ninguno para este artículo