Atomos destructivos. II

Varios/Otros


El pasado de todo hombre duerme en la atmósfera de sus átomos constructivos y destructivos; según sean sus pensamientos, los despierta y los puede transmitir a otros. No se da cuenta de que, mediante la influencia de sus átomos enfermos, puede destruir; pues no se siente siempre feliz ni normal, cuando evoca sus condiciones pasadas. A veces, cuerpos sanos y positivos atraen átomos protectores, que los resguardan en presencia de fuerzas enfermizas.

Las gentes dominadas por los poderes del Enemigo Secreto descargan en la atmósfera estas cualidades perniciosas, y las personas sensitivas no están inmunes de ello, si no poseen mentes positivas y no están dotadas de cuerpos sanos.

La depresión y la ira son las dos puertas por las cuales penetran las influencias del Enemigo Secreto; cuando esto ocurre, gérmenes de enfermedad invaden el cuerpo. La ansiedad y la alimentación deficiente destruyen, también, a nuestros átomos Aspirantes. De consiguiente, nuestra salvación depende de que poseamos una atmósfera feliz y mentalmente equilibrada; porque nuestra actividad y nuestras miserias son las de esos átomos Aspirantes.

El instinto, poder que poseíamos cuando evolucionábamos por medio de elementos variables y animales, y al cual el animal pide dirección en momentos de peligro, todavía persiste en nosotros; este instinto despertará de nuevo en el período medio de la nueva Era. Este poder nos protege y nos advierte contra sus mentes malignas, y quienes lo utilicen nada tendrán que temer del Enemigo Secreto. Como el instinto viene del Intimo, la oposición no puede actuar contra él.

Si nos concentramos intensamente en el Enemigo Secreto, lo ayudamos y desarrollamos sus poderes dentro de nuestra atmósfera.

El Enemigo Secreto tiene sus escuelas en las esferas inferiores de nuestra naturaleza; en nuestra práctica nos vemos, frecuentemente, confrontados con alguno de sus sirvientes, el cual promete satisfacer cualquier deseo material, si estamos dispuestos a asociarnos con los poderes y principiados de su señor; pero, si consentimos, deberemos estar dispuestos a darle posesión de nuestras almas. Esto es una gran prueba para el estudiante; porque los átomos blancos nada nos ofrecen de naturaleza terrenal, salvo riqueza en sabiduría y la sensación de seguridad interna.

Antes de la gran guerra, las mentes, que respondían a influencias malignas, encubrieron su ideal de que Fuerza es Derecho, y sembraron las simientes de destrucción que libertaron al Enemigo Secreto en el hombre. Los obreros del átomo Nous se rebelan ante cualquier perspectiva de guerra o de destrucción, sea física o mental, y protegen a quienes se rinden a su atmósfera.

En las esferas elevadas de la sociedad están apareciendo átomos de naturaleza demoníaca y ninguna nación puede asegurar la paz y la tranquilidad, si sus dirigentes están bajo tal dominio.

Cada hombre tiene una marca de casta grabada en su frente, y el iniciado puede, de esta manera, distinguir el carácter de cada uno.

El hombre tiene en su cuerpo varios puestos de observación, desde los cuales puede ver las áreas del mundo, donde trabajan las fuerzas más obscuras.

El señorío de una nación se pierde cuando, en los campos, las guadañas sirven los propósitos de los pocos, y la cosecha se distribuye en provecho de sólo una pequeña porción del pueblo. La cosecha es abundante y puede alimentar a todo el mundo; pero los átomos de destrucción monopolizan los mercados y las muchedumbres mueren de inanición.

La humanidad es como pluma lanzada a una corriente; vaga por la vida sin un propósito real; aparte de evitar las cosas desagradables que amargan sus placeres. Cuando, en su práctica, el estudiante profundice y mire al presente desde una época futura, verá cuánta agonía pudo el hombre evitarse y cuántos campos estériles hay en el mundo.

Hoy el hombre ha de aprender a pensar y a convertirse en su propio Salvador, y no dejarse guiar por unas pocas mentalidades, elegidas por el Enemigo Secreto, a las cuales elevamos a los cargos del Estado, en la esperanza de que gratificarán nuestros placeres, sin pensar en las consecuencias futuras.

El Enemigo Secreto trabaja, en todo sentido, para negarnos cualquier inteligencia que ilumine nuestras mentes; trata de convertir al hombre en una máquina, maldecida por la similaridad, y en una mente falta de todo poder creador. La mentalidad mecanizada del hombre está modelada para servir únicamente como máquina; el progreso futuro de una raza queda, así, restringido; por cuanto, lo que no está impregnado por la actividad del pensamiento, pertenece a un mundo de átomos muertos. La máquina podrá hacer al hombre útil a otros y darle un modo de vivir limpio, pero lo empobrece en lo que respecta a su propia importancia, como unidad de la gran Realidad.

Un gran dictador ha dicho: “Hay un trono vacío en casi todos los países de Europa”. Esto es verdad, si el pueblo no piensa, sino que se deja conducir por otras mentes, que asumen los poderes de la dictadura.

El estudiante debiera saber que, en la envoltura astral, que rodea su cuerpo físico (la envoltura más tosca de pasión y deseo), sus pensamientos inferiores atraen, a su substancia flúida y traslucente, inteligencias de naturaleza maligna; las que desorganizan el cuerpo mental, imprimiendo sus pensamientos en éste, y debilitan el carácter del inviduo así asaltado. Estos espíritus pueden predecir muchas cosas interesantes y proporcionarnos información secreta, al objeto de ligarnos a ellos; aunque en todo ello hay poco de verdadero valor. Sus flúidos astrales emiten un olor muy desagradable, por cuanto segregan y se nutren de formas de la materia enfermiza, que nosotros arrojamos.

En regiones todavía más bajas, encontramos formas similares a las del astral inferior; pero sin la inteligencia de éstas. Ellas se ciernen sobre los lechos de los moribundos y se mantienen con materia en putrefacción. Son de la especie de los vampiros; los magos negros utilizan esta substancia pútrida para dirigirla a la atmósfera de sus enemigos.

Al tratar de la naturaleza elemental, explicaremos cómo la contraparte inferior de la misma está impregnada de estos átomos de destrucción; átomos que estimulan la ferocidad y el odio en los animales.

En lo futuro, la energía de esta nueva Era nos producirá una serie de desórdenes mentales; por cuanto las mentes, que no respondan a la sabiduría y al poder de la misma, la rechazarán.

El Enemigo Secreto no tendrá el método para desviar la fuerza, y quienes hayan atraído esta nueva energía experimentarán períodos de ilusión y de depresión; pero el estudiante aspirante no será afectado; estará a tono con la vibración y le rendirá homenaje y respeto.

Nos encontramos todavía bajo el encanto, en que los magos del pasado nos han envuelto.

Los hijos del Enemigo Secreto hablan de sus malas obras como si fueran grandes virtudes.

El hombre se degenera fácilmente, cuando se encuentra bajo el poder del Enemigo Secreto; éste lo devora en el horno ardiente de sus deseos; cuando el hombre se debilita, está perdido y, a veces, no puede restablecer el contacto con su Intimo, durante dos o tres vidas, en que agota el karma de sus malos deseos.

Nuestras fuerzas creadoras son para que las conservemos, no para disiparlas; pues la energía acumulada es una riqueza capaz de ennoblecer nuestro carácter. Ha de tener cuidado la persona que mancilla su apetito con pasiones y deseos insanos; pues, no sólo pone en peligro su propia salud, sino también la de cuantos le rodean. El Enemigo Secreto proporciona, con frecuencia, a quienes llevan vida disipada, mayores oportunidades para propagar y extender sus lacras; pues se los puede incitar, más fácilmente, a realizar malas acciones, a lo que la mente normal y equilibrada nunca sucumbiría.

Este poder tenebroso consume, en lo posible, su víctima por medio de enfermedades. Si no os puede dominar cuando sois pobres, pero reconoce que poseéis cualidades que responderán a su dirección, os hará ricos; porque de esta manera podréis sembrar más semillas de destrucción, de mal, que perdurará durante generaciones después. Muchos que han alcanzado gran poder, fama y reputación han sido, con frecuencia, estimulados así y trabajan bajo la autoridad del Enemigo Secreto.

Al objeto de reclutar sus instrumentos, las escuelas de magia negra han hecho del culto al sexo una de sus enseñanzas principales.

El Intercesor, mencionado antes, es un átomo de gran inteligencia, que se mantiene siempre en presencia de la Realidad. Si somos sinceros y fieles en nuestra aspiración de unirnos con nuestro Intimo, una vez hemos entrado en nuestro sistema secundario y vuelto a experimentar nuestro pasado, él intercede para que se nos perdonen nuestras malas acciones pasadas.

Cuando esto ocurre el hombre vuelve a nacer.

Este Intercesor es un gran escudo protector para el estudiante sincero; pero, si lo deseamos, nos permitirá trabajar para el Enemigo Secreto. Si lo hacemos así, no podremos estar bajo la protección del Intercesor durante esta vida. Somos nosotros los que hemos de elegir nuestro Sendero; sea el de la derecha o el de la izquierda; el bueno o el malo.


LA ENVOLTURA ASTRAL

El hombre ha traído de un remoto pasado la envoltura astral; la cual, como el feto en sus primeras etapas, representa mundos de conciencia, sumergidos en su pasado. Si el estudiante se sumerge en sus estructuras atómicas de conciencia, volverá a experimentar sus pasiones y deseos inferiores. Es sólo mediante la práctica de Yoga que nos libertamos de tal dominio.

Las diversas hebras de esta envoltura están entretejidas, formando un cordón sujeto cerca del ombligo. La gravedad lo afecta; sus densidades más grandes se acumulan en una formación parecida a una bolsa, que se extiende por debajo los pies, según se ve en la ilustración. La inteligencia atómica de esta bolsa posee un conocimiento del bien y del mal, prohibido al hombre, y representa el pasado animal y elemental inferior del mismo. Esto está simbolizado en el “Génesis” por el árbol del conocimiento, que da el fruto prohibido del bien y del mal, con el cual el mago negro se pone en contacto. Pero este intercambio retarda, durante varias encarnaciones, la entrada del estudiante en la atmósfera de su Intimo. Los magos egipcios empleaban este conocimiento para realizar sus milagros más grandes. Una de las enseñazas de los Hermanos es que el estudiante ha de arrojar de sí esta bolsa; de esta manera el adepto adquiere el poder de levitación y se impide que se incline a la tierra o que vuelva a períodos pasados.

En la ilustración, sólo se muestran las hebras principales de las cuales arrancan otras numerosas. El cuerpo astral es el patrón o matriz sobre el cual se construye la estructura física del hombre; es muy semejante al cuerpo físico y registra las emociones y deseos. Tiene varios puntos o centros que seccionan los planos mentales, lo cual produce molestas condiciones astrales; por cuanto, los átomos mentales desarrollados tienen contacto con los átomos astrales inferiores y, de esta manera, la mente recibe mensajes procedentes de inteligencias astrales.

Cada ganglio principal del sistema nervioso más burdo, tiene un eslabón atómico que le une a las fibras de la envoltura astral y, cuando el estudiante separa la armazón astral de cualquier parte de sus cuerpos, esta parte no siente dolor alguno. Esto se demuestra fácilmente en estado hipnótico, y el iniciado puede utilizar este método en caso de ser torturado.

La ilustración muestra únicamente el esqueleto del cuerpo astral, no la complicada apariencia, tal como la ve el clarividente.



Extracto de DIOSES ATOMICOS (LA AURORA DE LA JUVENTUD)

7574 lecturas

2 Comentarios de lectores

12/07/2012

NMASTE Grcias por estos mensajes que nos Guia ah estar en esta do de vigilia y guiarnos para ser resurrection en este peregrinar por este Plano y poder exparsir estas semilllas eHMos crecido con tanta revelation bendicion s para El eQuipo d E trabajadores de la LUZ

laurent desde Colombia

29/06/2012

felicitaciones hermanos, sus articulos
expuestos aqui son de suma importancia para mi crecimiento personal y espiritual, me ayudan cada vez mas y les bendigo por la labor que realizan aqui para nosotros los que comenzamos y buscamos esos maestros espirituales que nos ayuden a elevar el alma y ustedes lo estan haciendo muy bien. Shabbat shalom para ustedes. Abrazos y besos
Agulia Dorada

ALBA NAVARRO desde Republica Dominicana