Aprendiendo a amar la percepción.

Varios/Otros


Si ustedes pueden darse palmaditas en la cabeza y frotarse el estómago a la vez, serán capaces de navegar la energía ahora con facilidad. Pero saben que para hacer eso, tienen que enfocarse cuidadosamente en lo que están haciendo. Al principio, una mano da palmadas y la otra frota pero si no prestan atención, pronto ambas manos están dando palmadas o frotando. Para separar los movimientos tienen que estar conscientes de lo que hacen, expandir su capacidad para realizar ambos movimientos de mano por separado, y enfocarse en el resultado en cada momento. La percepción es la capacidad para expandir nuestra visión más allá de lo que sabemos e incluir nuevos potenciales energéticos para avanzar desde la ilusión limitada hacia el potencial expandido y de posibilidades a realidades empoderadas y creativas.

Aunque describimos nuestro despertar espiritual como ‘consciente’ esa palabra es muy limitada. Ser consciente simplemente significa que sus ojos están abiertos y estamos respirando, en oposición a lo inconsciente, donde los ojos están cerrados pero seguimos respirando. Cuando somos conscientes la mente está involucrada de cierta forma pero cuando somos perceptivos nuestro espíritu está participando activamente en el proceso con nosotros. La percepción es el estado de reconocimiento expandido o conocimiento y es la base de nuestros nuevos paradigmas.

Pero la percepción no siempre es nuestra amiga porque tan pronto como percibimos todas las ilusiones se desmoronan. Y eso puede ser un shock. El mundo que conocíamos y en el que confiábamos ya no está ahí como algo fijo en nuestras vidas. Es como darse cuenta que no hay Papá Noel, o que su pareja los engaña, o su esposa o esposo desfalcó sus cuentas bancarias y se mudó a Méjico sin ustedes, o que su socio de negocios lo engañó y ahora usted está en bancarrota. Podemos vivir en una feliz ignorancia, hasta que la percepción no solamente nos abre los ojos, sino que nos despierta con un gran balde de agua congelada.

Este tipo de percepción ocurre cuando estamos conscientes pero no vemos, cuando no utilizamos nuestro poder o lo entregamos a los demás, cuando confiamos en lo no confiable, o ignoramos todas las verdades. Necesitamos estar empoderados, ser fuertes, confiados, claros y en control ahora y si no lo hacemos de forma voluntaria, entonces la percepción nos hará una visita y nos dirá la verdad. Pero no es tan malo porque la percepción también nos dará las herramientas que necesitamos para cambiar nuestra senda de vida, para reclamar nuestro poder, para crear una nueva visión para nuestra vida, y para comenzar de nuevo. Primero, sin embargo, tenemos que amar la percepción por su regalo de entendimiento aun cuando este venga envuelto en verdades que no nos hagan muy felices.

Amar la percepción significa que tenemos que desear ver el potencial más allá de lo que parecieran ser nuestras mayores calamidades, sabiendo que como el Fénix, también nos elevaremos de las cenizas más grandes, mejores, más fuertes y más poderosos que antes. Eso sin embargo, sucede después que salimos del fuego. Si podemos confiar en que la percepción es el comienzo de la jornada de experiencia, y no el final, podremos encontrar mucho poder en la percepción.

Una de mis lecciones más duras respecto a la percepción me ocurrió cuando me mudé a Phoenix para un nuevo empleo, la compañía decidió entonces no contratarme. En mi momento más oscuro podía dormirme llorando cada noche, pidiéndole a Dios que me ‘llevara a casa’ porque mi vida era tan complicada y yo estaba tan atemorizada. Entonces me desperté una mañana, miré a mi alrededor y dije, ‘Dios, todavía estoy aquí’. Hice esto durante seis meses y entonces decidí que no estaba funcionando. Así que me decidí a irme a Francia y cree mi viaje gratuito, con todos los gastos pagos, yendo como traductora. Ese era el cambio de percepción que necesitaba para darle un giro total a toda mi vida. Y me fui a ‘casa’ porque soy francesa, y la considero mi ‘hogar’ (el Universo tiene un extraño sentido del humor). Pueden leerlo en 30 Días hasta los Milagros Cotidianos - Thirty Days to Everyday Miracles - aquí: available here.
http://spiritlibrary.com/books/jennifer-hoffman/30-days-to-everyday-miracles

Una dosis de percepción puede ‘encoger’ nuestra realidad destrozando nuestras ilusiones, pero también expandirá nuestro potencial y posibilidades si no nos aferramos a la culpa, la vergüenza y el orgullo. El shock inicial puede llevar al auto juicio lo cual es una reacción normal, pero entonces comienza el trabajo. Si no queremos que algo nos suceda de nuevo, necesitamos tomar un camino diferente la próxima vez. Caernos en un hueco una vez es un accidente, caernos dos veces en el mismo hueco es auto sabotaje.

La percepción es una energía expansiva – mientras más nos permitamos ampliar nuestra visión, más percepción nos bendecirá con una amplia gama de posibilidades. Pero también funciona a la inversa, mientras más utilicemos la percepción para culparnos, enjuiciarnos, avergonzarnos, más profundamente caeremos en el hueco negro de la desesperación hasta que busquemos la percepción para que nos ayude. Y nos dará una escalera y esperará que nosotros salgamos del hueco. No hay medias tintas con la percepción, pero hay alivio si somos capaces de expandir nuestra capacidad para recibirla y tenemos la visión de crear una realidad más amplia para nosotros mismos.

Con nuestros nuevos paradigmas multidimensionales hay una fuente vasta e ilimitada de energía a la que no habíamos tenido acceso hasta ahora. La percepción es la llave que abre el portal a esta fuente de energía ilimitada. Todo lo que se interpone en nuestro camino es el temor a que podamos aprender algo que no queremos saber, o que tengamos que explorar nuevas verdades o realidades que están fuera de nuestras zonas de comodidad.

Este es un momento de transformación y verdad para toda la humanidad y la percepción toca a la puerta de nuestra conciencia colectiva. ¿Estamos listos para la expansión que es el regalo de la percepción? O, preguntando de otra forma, ¿Estamos listos para vivir en un flujo de energía expansivo, ilimitado y sin filtros que es parte de la percepción de una dimensión superior? Como siempre, es la elección de ustedes pero si podemos de manera voluntaria abrir la puerta a la percepción y amorosamente invitarla a nuestras vidas, los resultados a largo plazo habrán merecido la pena del esfuerzo a corto plazo. Entonces nos elevaremos desde las cenizas como el Fénix y permitiremos que la percepción expanda nuestra visión hacia el potencial ilimitado de nuevos paradigmas que nunca consideramos y a los que no podíamos acceder sin la percepción.



Por Jennifer Hoffman
http://enlighteninglife.com
16 de Junio 2015
Traducción: Fara González
Difusión: El Manantial del Caduceo
http://www.manantialcaduceo.com.ar/libros.htm

5063 lecturas

2 Comentarios de lectores

06/11/2015

El trabajo de las percepciones es muy buena. Hay que tener la fuerza de voluntad para trabajar sistemáticamente.
Gracias.
Sonia

SONIA desde Chile

03/11/2015

Hola de que forma hay para poder lograr la percepción indicada, solo se que es mediante la reflexión interna o la meditación par poder observar detenidamente nuestros avances y retrocesos en la vida que nos lleva hacia caminos en los cuales hemos de aprender de cual es el motivo por el cual nos lleva a esa experiencia y por ende, al darnos cuenta del porque tuvimos que padecer dicho tormento para decirnos que es lo que esta mal en nosotros mismos, para poder mejorarlo y poder llegar a nuestras metas mas ligeros y mas sabios, creo que es la respuesta verdad?
Porque no puedo meditar, tal vez tenga tantas cosas en el cual pensar, las preocupaciones me agobian y no puedo resolverlas hace años, y eso me deja un vacío, un hueco en el cual no se como poder aquietarme y poder encontrar la solución, espero que no sea tarde ya han pasado muchos años y todavía no he encontrado la respuesta.

Un abrazo de luz
Walter desde Argentina

-.-.-

Buenas respuestas :)

Para correr primero tenemos que aprender a caminar y levantarnos de cada caída y seguir practicando ;)

Un abrazo
Oso de Luz