Alimento.

Varios/Otros


Aquí queremos abordar la cuestión del suministro de alimentos, que (a través de la manipulación genética y química de los cultivos y los animales) se está volviendo cada vez más venenoso y mortífero para los organismos humanos y animales... mucho más mortífero que nunca antes.

Creemos que quienes eligen ignorar o minimizar la innegable verdad referente a la devastación del suministro global de los alimentos o bien están mal informados o bien se despreocupan de su salud personal y eso es una elección libre que realizan.

Sin embargo, en tanto que unidades conscientes de un ser más grande, cada uno de vosotros desempeña un papel en la sanación o destrucción de la deidad -del mismo modo que las células individuales de vuestro cuerpo sano se unen para expulsar los agentes víricos y bacteriales invasivos que destrozarían el 'cielo', el 'mar' y la 'tierra' de vuestras formas humanas.

Por tanto, os pedimos a vosotros, unidades de la conciencia terrestre, que consideréis la salud global de Gaia y el efecto general que la fumigación con productos químicos de los cultivos, residuos químicos, el vertido de desechos tóxicos, las aguas residuales y la manipulación genética de los alimentos, están teniendo sobre todos los seres vivientes de vuestro mundo. Así pues, en tanto que ciudadanos de muchas naciones (cuyos gobiernos, desgraciadamente, sirven todos ellos a los intereses de la industria global), podéis prestar más atención a los temas que presentamos aquí, haciéndoos más conscientes de lo que está sucediendo y preocuparos más conscientemente de aquello con lo que alimentáis vuestros cuerpos mentales, emocionales y físicos. Podéis rebelaros, retomando el poder sobre vuestras propias vidas, comenzando con lo que permitís que entre en vuestros cuerpos físicos como 'alimento' del alma.

En El Cosmos del Alma, hemos sugerido una estructura simple a seguir respecto a vuestra alimentación, recordando que necesitaréis aportar tanta luz como sea posible (a nivel celular) al cuerpo, a medida que os preparáis para el proceso de convertiros en un cuerpo de luz. En lo que respecta a la ingestión de alimentos, hasta hace poco la mejor manera de lograr esto ha sido comiendo una gran cantidad de frutas y verduras frescas, así como la eliminación de la carne de vuestra dieta.

Sin embargo, a la vista de lo que se está cociendo en los laboratorios de la industria de alto nivel, es preciso que examinéis con cuidado la calidad y los orígenes de los alimentos, desde sus inicios hasta sus productos finales, que ahora embellecen los estantes de vuestros supermercados favoritos.

Necesitáis saber que la carne suministrada está cada vez más enferma y es cada vez más infecciosa. A pesar de lo que os han hecho tragar los medios de comunicación, los productores de carne están perdiendo el control sobre el 'síndrome de las vacas locas' que se propagó y ha saltado de las áreas restringidas y cruzado las fronteras internacionales -propagándose de especie en especie, de las vacas a las ovejas y los cerdos. Los animales que no están infectados crecen con hormonas, enormes cantidades de antibióticos y exceso de adrenalina, se crían con alimentos genéticamente modificados, tratados también con pesticidas tóxicos.

Se trata de un miedo manifiesto, pues cada célula del animal moribundo está impregnada del terror de la matanza y vosotros ingerís esa emoción.

Todos estos aspectos inarmónicos los absorbéis en vuestros cuerpos (templos del alma) cada vez que hincáis el diente en un jugoso filete o mordéis una hamburguesa grasienta y con sabor realzado artificialmente.

Nos complace ver que un número cada vez mayor de vosotros sois conscientes de estos aspectos del consumo de carne y os alejáis de ella completamente.

Norteamérica lidera el mundo en el cultivo y distribución a gran escala de alimentos genéticamente modificados, muchos de los cuales ni sabéis que los estáis ingiriendo -pues la industria, obviamente, no desea estimular vuestra curiosidad o vuestra resistencia a sus productos. Las semillas y los cultivos transgénicos se están imponiendo en los mercados globales, cruzando a los campos sanos y amenazando el suministro de los alimentos futuros y, sin embargo, esas industrias (y sus grupos de presión) todavía se las arreglan para evitar tener que ofrecer un etiquetado detallado y que os avise de lo que vais a comer, a vosotros los consumidores.

Aquellos de vosotros que habéis sustituido los productos lácteos y la carne por alternativas basadas en la soja, deberíais saber que alrededor del sesenta por ciento de los productos de soja comercialmente disponibles han sido genéticamente modificados o químicamente tratados, así que será prudente comprar sólo aquellos que están claramente etiquetados y certificados como procedentes de 'cultivo orgánico'.

Los cereales, canóla, los productos lácteos y las patatas -y sus productos comerciales finales- son los alimentos que con mayor probabilidad pueden haber sido modificados genéticamente. Poco a poco está surgiendo en los medios de comunicación cierta conciencia de este problema, pero todavía hay muchas cosas que se os ocultan. Tendréis que prestar una mayor atención a la cuestión del origen y el contenido de vuestros alimentos, siendo mucho más analíticos al abordar la preparación y el consumo de alimentos.

En los supermercados están proliferando alimentos irradiados -
especialmente en los productos agrícolas. Confiemos en que no queráis llevar radiaciones a vuestro aparato digestivo, pues tales alimentos no mejorarán la salud humana. ¿Habéis barajado la posibilidad de cultivar un huerto orgánico? Con él podríais aportar a vuestro ser la verdadera naturaleza del alimento, sus ritmos circadianos, los elementos vivientes y la luz que ha nacido en ellos.

El suministro de carne se está agotando -simple y llanamente. Ya no es voluntad de los animales alimentar vuestra insaciable hambre y someterse más al abuso humano, razón por la cual han decidido colectivamente servir a vuestro despertar abandonando el planeta en tropel.

Diariamente oís avisos acerca de las tremendas enfermedades que están apareciendo en vacas, ovejas, cerdos, y no olvidéis las enfermedades transmitidas por las aves de corral, que van desde diversos cánceres hasta el virus mortal de la gripe aviar que se identificó por primera vez en los mercados de aves de corral orientales. Aparte de la cuestión metafísica de introducir carne en vuestros cuerpos, o del aspecto medioambiental de ese consumo global de carne animal, hay un riesgo creciente asociado a la ingestión de carne. Intentad abandonarlo y liberaos de la oscuridad de la carne de animal muerto de una vez por todas y para siempre.

Los alimentos modificados genéticamente pueden causar daño a los órganos y, lo que es más importante, destruyen el sistema inmunitario.

Os recordamos que los gobiernos no tienen en cuenta vuestros mejores intereses. Los políticos sirven a los generosos miembros de los grupos de presión industriales, imponiendo leyes que protegen esas entidades empresariales que os envenenarían en nombre del beneficio. Por tanto, no seáis complacientes, esperando la aprobación de vuestros gobiernos centrales y sus llamadas agencias de protección del consumidor, tales como la Dirección General de Consumo y sus equivalentes internacionales.

No os fiéis de ese falso sentido de seguridad, creyendo que se están preocupando por vosotros y os están cuidando justamente los mismos que os están envenenando.

Los niños son especialmente vulnerables, debido a su consumo de productos lácteos y el consumo, a menudo excesivo, de alimentos tratados -muchos de los cuales se basan en el maíz o la patata. Los cereales tratados deberían reducirse sustancialmente, si no eliminarse, y las patatas fritas de bolsa y otros productos usados para picar y como aperitivos son los más dañinos. ¿Os preocupa suficientemente la salud de vuestros queridos hijos y seréis capaces de apartar esos venenos de sus manos?

Estáis viendo el drástico aumento de niños y adultos alérgicos. Sabed que la manipulación genética aumenta espectacularmente el riesgo de que la planta desarrolle elementos causantes de toxicidad o de alergias.

Uno de los objetivos de la manipulación genética es provocar que la planta emita sus propios niveles muy elevados de pesticida, con la idea de crear una forma mejorada de desinsectación en la agricultura. Sabed que los niveles de toxinas que emiten son mucho mayores que los producidos por aerosoles, y que son mucho más dañinos para el ser humano. Pueden provocar defectos de nacimiento y desembocar en numerosas malformaciones del cuerpo físico.

Otro objetivo del complejo industrial es crear alimentos productores de drogas genéticamente modificados. Oiréis hablar de estos como 'alimentos funcionales'. Mientras que son absolutamente contraproducentes para la salud del organismo humano, poseen un gran potencial en lo que respecta a los márgenes de beneficio de la industria farmacéutica.

La manipulación genética de animales, cultivos y poblaciones de insectos resulta devastadora para el entorno y para la salud humana. La flora de la Tierra no conoce fronteras, y los cultivos genéticamente modificados están cruzando a los otros campos, destrozando la secuencia natural de la biología terrestre.


¿QUÉ PUEDE HACERSE?

En varias partes del mundo se ha manifestado una creciente resistencia a la industrialización global deshu-manizadora. Comprometeos con ella. Si vuestras circunstancias personales o vuestras creencias no os permiten ser activistas, os animamos a ser conscientes de los asuntos por los que vuestros hermanos y hermanas se oponen al Poder. Estos guerreros están luchando por la humanidad y aunque siempre habrá algunos que utilicen el escenario para sus programas personales, la mayoría de ellos están allí defendiendo a la raza humana. Sea cual sea la forma que adopte, vuestro apoyo elevará la voz de la conciencia.

Cuando sea posible, cultivad vuestros propios productos agrícolas. Aquellos que están limitados por la ciudad, pueden unirse en proyectos hortícolas comunitarios; estos comienzan a 'brotar' en varios lugares a través de todo el globo. Investigad y apoyad a los suministradores de alimentos alternativos, como almacenes de alimentos sanos, cooperativas biológicas, etc.


- Estableced contacto con vuestros supermercados y expresad vuestra preocupación, haciéndoles saber que os veréis obligados a buscar alternativas a sus almacenes en busca de alimentos que no estén genéticamente modificados o irradiados.

- Escribid a los representantes de vuestro gobierno: cuanto más fuerte sea vuestra voz, mayor será la respuesta -pues ellos os necesitan. Necesitan la aprobación pública si han de mantener los puestos de autoridad, no importa lo seguros que parezcan sin vosotros.

- Educad a los niños, teniendo en cuenta que constituyen un grupo diana muy valioso para los que anuncian comida basura. Ahora bien, esto significa que tenéis que crear las alternativas, dedicando más tiempo a la selección, recolección y preparación de comida sana y verdaderamente sabrosa.

- Deshaceos de vuestros hornos microondas. Producen enormes cantidades de radiación electromagnética y, por su naturaleza, estimulan el consumo de alimentos prefabricados, artificiales -alimentos que tienen poco o ningún valor nutritivo.

- Boicotead las inversiones en compañías que produzcan cultivos GM (genéticamente modificados) y que desarrollen tecnología biogenética.


Si permanecéis aislados y autoabasteciéndoos no es mucho lo que podéis hacer. Las soluciones globales exigen esfuerzos globales, por lo cual debéis uniros como una fuerza internacional -la voz del pueblo.

Estáis replicando a la Autoridad y nosotros os elogiamos. Estáis elevando el volumen y nosotros os oímos.

Estáis, ciertamente, comenzando a reclamar el poder -y estamos con vosotros en cada paso del camino.

Hijos, nos dirigimos a vosotros Para que os defendáis a vosotros y a todos los demás A las plantas y los animales y a todos los seres vivientes de Gaia

Sois valiosísimos -trabajadores de la luz de la Tierra

Si no vosotros... ¿quién?

¿Quién cambiará vuestro mundo?




Extracto del Capítulo 11.
Las Revelaciones Sirianas
No dejéis de leer sus dos primeros libros: El Cosmos del Alma: una llamada al despertar de la Humanidad (Arkano Books) y Vuelve la Atlántida: las luchas de la oscuridad y la luz (Editorial Sirio). Para más información sobre sus conferencias, talleres y programas de facilitadores del ADN, podéis escribir a Patricia a la siguiente dirección:
patcori@tiscalinet.it www.sirianrevelations.net

7265 lecturas

1 Comentario de lectores

17/12/2011

Que hacer?,como hacer?, somos esclavos de los grandes monopolios en especial en el tema alimentos, aqui donde vivo ya el agua esta contaminada y la mayoriua de la poblacion debe emplear filtros o comprar agua y ni contar con el envenenamiento ambiental que hacen con las fumigaciones, hay veces que el olor a round up llega a la ciudad, es increible, ellos mismos -los que fabrican los productos corren el mismo riesgo que el resto..pero no importa, solo interesa el $.Namaste

Ana Lia desde Argentina