Las relaciones en las reencarnaciones. III

Seth


Buenas noches.

(-Buenas noches, Seth.)

Continuaremos con el dictado.

En cada vida debéis examinar el entorno exterior para así aprender sobre vuestra condición interna. El exterior es reflejo del interior.

Debéis comprender la naturaleza de vuestro ser interno, y manifestarlo en el exterior. Cuando se hace esto, las circunstancias exteriores deberían cambiar para mejor, a medida que el ser interno se vuelve más consciente de su propia naturaleza y capacidades. Entonces, teóricamente, en cada vida os volveríais más fuertes, más saludables, más ricos y más sabios; pero, por muchas razones, esto no funciona así. Como he mencionado anteriormente, muchas personalidades adoptan distintos tipos de experiencias, y se enfocan en el desarrollo de ciertas áreas específicas, quizá desdeñando otras durante una serie de vidas.

Ninguna conciencia tiene las mismas experiencias ni las interpreta de igual manera; por tanto, cada individuo utiliza las oportunidades de la reencarnación a su manera. Por ejemplo, los cambios de sexo son necesarios. Algunos individuos alternan su sexo en cada vida (sucesiva). Otros tienen una serie de vidas femeninas y luego una serie de vidas masculinas, o viceversa, pero el marco total de reencarnaciones debe incluir ambas experiencias sexuales.

No es posible desarrollar todas las capacidades siguiendo una línea unisexual. Las experiencias de la maternidad y de la paternidad son necesarias. Cuando llegáis al punto en que os dais cuenta de que sois vosotros mismos los que conformáis vuestra existencia diaria y la vida que conocéis, podéis empezar a alterar vuestros patrones mentales y psíquicos y, por tanto, cambiar vuestro entorno diario.

(21.25.) Sin embargo, esta comprensión debería correr paralela a un profundo conocimiento intuitivo de las capacidades del ser interno. Estos dos factores juntos pueden haceros salir de cualquier dificultad que haya surgido en las vidas pasadas. La estructura total de vuestra existencia empezará a cambiar con esta comprensión, y se producirá una aceleración del crecimiento psíquico y espiritual.

Existe una lógica interna en vuestras relaciones, actitudes y experiencias corrientes. Por ejemplo, si en una vida alguien ha odiado a las mujeres, es muy probable que en la próxima vida sea mujer. Sólo así podrá ser capaz de relacionarse con la experiencia de la feminidad y, a la vez, enfrentar como mujer esas actitudes que él mismo tuvo en el pasado hacia las mujeres.

Si alguien no tuvo compasión por los enfermos, puede ser que nazca con una enfermedad seria y, repito, escogida por él mismo, y encontrarse luego haciendo frente a esas actitudes que una vez lo caracterizaron. No obstante, una existencia de este tipo a menudo esconde otros asuntos. No se escoge una existencia por un solo motivo, sino que ésta sirve para un gran número de experiencias psicológicas.

Por ejemplo, una existencia con una enfermedad crónica, puede también ser una medida de disciplina, pues permite hacer uso de capacidades más profundas que se desdeñaron en una vida en que se gozaba de buena salud. O una vida en que se sea perfectamente feliz puede parecer espléndida "superficialmente" pero ser esencialmente simple y hacer poco por el desarrollo de la personalidad.

Sin embargo, una existencia "verdaderamente" feliz es profundamente satisfactoria y llevará consigo sabiduría espontánea y alegría espiritual. En otras palabras, no estoy diciendo que el sufrimiento lleve "necesariamente" a la realización espiritual, ni siquiera que una enfermedad se escoja con semejante propósito, pues no es éste el caso.

(21.35.) La enfermedad es con frecuencia resultado de la ignorancia y de los hábitos mentales perezosos, aunque, en ocasiones, este tipo de disciplina es adoptado por ciertas personalidades que deben tomar drásticas medidas consigo mismas debido a otras características. Existe un patrón de conjunto en las relaciones dentro de las vidas, pero eso no quiere decir que vayáis a viajar por varias existencias con el mismo número de amigos y conocidos ligeramente alterados, a la manera de actores que sólo cambiasen la cara o la ropa.

Hay grupos de individuos que vienen juntos en varias vidas por ciertos propósitos; luego se separan, y pueden volver de nuevo, juntos o no, en un tiempo y un lugar diferentes. Pero repito que no hay una regla rígida. Algunas familias son literalmente la encarnación de sus antepasados, pero esto no es en ningún modo una regla general. Las relaciones profundas suelen continuar de una u otra manera. Otras desaparecen.

El punto que quiero dejar claro es que las oportunidades de desarrollo y de conocimiento están tan presentes en este momento, en esta vida, como lo estarán siempre. Si desdeñáis ahora las oportunidades de desarrollo de la vida diaria, nadie podrá forzaros a aceptar y utilizar capacidades mayores después de la muerte, o en el espacio entre vidas. Los maestros están allí, en la experiencia después de la muerte, pero también hay maestros aquí en vuestra existencia actual.

Algunas familias vienen juntas en una vida particular, no porque hayan sentido una gran atracción o un gran amor en una existencia pasada, sino por la razón contraria. En ese caso, las familias estarían compuestas por individuos que se detestaban los unos a los otros en el pasado y que vendrían con una relación estrecha en la que tendrían que trabajar juntos para conseguir una meta común, aprender a entenderse mejor entre ellos, y solucionar los problemas en un tipo de contexto diferente.

Cada generación tiene su propio propósito conjunto: perfeccionar el conocimiento interior y materializarlo lo más fielmente posible en el mundo exterior. La cambiante escena física a través de los siglos, como los conocéis vosotros, representa las imágenes internas que han pasado por las mentes de los individuos que han vivido en el mundo durante las distintas eras. Ahora podéis tomar vuestro descanso.

(21.48. La transmisión de Jane había sido rápida, a pesar de que, según dijo, su trance no había sido tan profundo como de costumbre. Le habían molestado los ruidos de la gente caminando arriba y abajo en el descansillo de nuestro apartamento. Normalmente ella no habría notado una cosa así. Continuamos a las 22.05.)

Bien. No es necesario que conozcáis vuestras vidas pasadas, aunque puede servir de ayuda si entendéis que habéis escogido las circunstancias de vuestro nacimiento esta

Si examináis cuidadosamente vuestra propia vida, resultarán evidentes los retos que os habéis marcado. Esto no es algo fácil de hacer, pero está dentro del alcance de cualquier persona. Si os despojáis del odio, automáticamente os liberaréis de cualquier relación de ese tipo en el futuro, o de cualquier experiencia basada en el odio. vez.

Es inútil conocer vuestra experiencia en las reencarnaciones, si no conocéis la verdadera naturaleza de vuestro presente. No podéis racionalizar o justificar vuestras circunstancias presentes diciendo: "Esto es por algo que hice en una vida pasada"; ya que ahora poseéis la capacidad de cambiar las influencias negativas. Puede que las hayáis traído a vuestra vida por un motivo dado, pero ese motivo siempre tiene que ver con la comprensión, y la comprensión elimina esas influencias.

No podéis decir: "Los pobres lo son sencillamente porque escogieron la pobreza; por tanto, no hay necesidad de que los ayude." Esta actitud podría atraer fácilmente la pobreza en vuestra próxima experiencia.

(22.13. De nuevo el trance de Jane fue interrumpido por nuestro gato, Willy, que saltó a su regazo. Una vez más lo metí en el lavabo mientras Jane me dirigía una mirada de "está bien". La verdad es que Willy no nos interrumpe muy a menudo; pero esta vez tomé nota mental de que tendríamos que volver a la antigua rutina de ponerlo en otra habitación antes de empezar la sesión. Willy reaccionaba vivamente a las sesiones cuando éstas comenzaron en 1963. Continuamos a las 22.15.)

No todos los individuos están en el mismo nivel de logro, ni siquiera al final del ciclo de las reencarnaciones. Algunos poseen ciertas cualidades que no encuentran equivalente dentro de la experiencia humana. La experiencia física en sí misma tiene distintos efectos en las diferentes personas. Algunas encuentran que es una excelente vía de expresión y desarrollo. Están dotados para ella, y tienen la destreza de poder expresarse físicamente y de objetivar fielmente los sentimientos internos. A otras les resulta difícil, y en cambio pueden hacerlo mucho mejor en los otros niveles de la realidad.

Hay "almas robustas" que medran en la realidad física, y que pueden tener dificultades para aclimatarse en otras áreas de actividad no físicas. Sin embargo, en todas esas áreas nunca se niegan las relaciones emocionales o espirituales profundas. Los amigos íntimos de vidas pasadas se comunican a menudo con vosotros cuando estáis en estado de sueño cuando están en posición de hacerlo, y la relación continúa aunque no os deis cuenta conscientemente.

De una manera inconsciente, tenéis conocimiento del nacimiento a la vida física de alguien que habéis conocido en el pasado. Por supuesto, los desconocidos que encontráis a menudo en sueños son personas que están vivas ahora -contemporáneos- y que habéis conocido también en vidas pasadas.

También existen las relaciones casuales, contactos que se realizan y luego se abandonan. Por ejemplo, un compañero de otra vida puede o no ser alguien con quien tenéis un lazo perdurable profundo; podéis casaros con alguien debido a sentimientos ambiguos de una vida pasada, y escoger una relación de matrimonio que no está basada en el amor, aunque el amor puede surgir.

Por cierto, los gemelos casi siempre implican una profunda relación psíquica permanente, a menudo de naturaleza fuertemente obsesiva. Me refiero a los gemelos idénticos.

Sugiero que toméis vuestro descanso.

(22.29. Estaba claro que no era nuestra noche. De nuevo Jane, al salir de trance, dijo que había oído los pasos de la gente que pasaba arriba y abajo en el vestíbulo ante la puerta de nuestro cuarto de estar. Yo había esperado que su trance fuera más profundo esta vez. Continuamos a las 22.37.)

Los logros de las reencarnaciones varían enormemente. Quiero subrayar que la reencarnación es una herramienta que usan las personalidades. Cada una la usa a su manera. Algunas gozan con las existencias femeninas, o les gustan más las vidas masculinas. A pesar de que deben vivirse ambas, existe una gran abanico de posibilidades y de actividad. Algunas personalidades tienen dificultades en seguir una línea determinada, y se desarrollan con relativa facilidad en otros caminos.

Esto no implica que haya predeterminación, ya que tanto el reto como las circunstancias se escogen siempre. Por ejemplo, algunos problemas se pueden posponer durante algunas existencias.

Algunas personalidades quieren enfrentarse a sus problemas más graves y solucionarlos de una vez, a lo mejor viviendo una serie de existencias muy difíciles con circunstancias exageradas.

Otros, de naturaleza más plácida, resolverán los problemas uno a uno. También se pueden tomar períodos de descanso, que son muy terapéuticos. Se puede escoger, por ejemplo, una vida excelente y satisfactoria con un mínimo de problemas, bien como preludio a una vida con un gran reto, o bien como premio por una vida previa difícil. Aquellos que gozan intensamente del medio físico, pero sin estar obsesionados por él, realmente lo hacen muy bien. Las personalidades individuales adaptan las "leyes" de la reencarnación de acuerdo con sus necesidades.

Sugiero que terminemos la sesión a no ser que tengáis alguna pregunta.

(-No.)

Mis más cariñosos saludos.

(-Buenas noches, Seth.)

(22.47. Por fin el trance de Jane había sido mejor. "Justo empezaba asentir que estaba entrando en un estado más profundo -dijo-. Al menos no me daba cuenta de nada;pero ahora todo ha terminado.")


SESIÓN 551, 30 DE SEPTIEMBRE DE 197O 21.17 MIÉRCOLES
Extracto de Habla Seth II
La eterna validez del alma
a través de Jane Roberts

4763 lecturas

Comentario de lectores

Ninguno para este artículo