Ante la Hermandad Femenina Lemuriana 88

Kryon


El Florecimiento de la Hermandad Femenina

Saludos, queridas damas, Yo Soy Kryon del Servicio Magnético.

Otra vez mi socio se hace a un lado.

Mele´ha les ha dado información que casi sonaba como una despedida, de algún modo. (se ríe). Es el final de un tiempo de protocolo, una serie que fue profunda, interesante y necesariamente algo que ustedes tenían que atravesar. Todo esto para decir que fue total y completamente adecuado para conducirlas a este lugar. Parecería como si, a través de 87 mensajes para ustedes, damas, tal vez algo está cambiando. Están diciendo adiós a algo que fue y hola a algo que será. Todo eso es verdad. Pero real y verdaderamente, lo profundo es lo que están a punto de experimentar.

Quiero llevarlas hacia atrás a algo que solo las mujeres conocen. En este momento ustedes entienden que yo no tengo género. El Espíritu ha estado con ustedes desde que nacieron. Quiero llevarlas de regreso a ese lugar donde ustedes empezaban a graduarse, tal vez de la escuela media, o antes. Y todo lo que estaba detrás, era una clase diferente de escuela. Y están casi listas para entrar en una escuela superior. Y en eso había aprehensión, su femineidad estaba a punto de verse, la química estaba cambiando. Y antes les había dicho su madre, y otros, las mujeres, tal vez hermanas más grandes, que esto era el comienzo del resto de su vida. Que iban a tener relaciones, y que debían ser cuidadosas y elegir adecuadamente. Que podrían estar asomándose a un tiempo de tener hijos, formar una familia... era el comienzo de la vida. Todo lo que habían experimentado hasta ese punto, solo era para llegar allí.

Y cuando empezaran esta nueva escuela, que algunos llaman el colegio, todo cambiaría, todo se transformaría. Tendrían interacciones sociales que antes nunca habían tenido. Tendrían cosas que parecerían más adultas que todo lo anterior, era el comienzo de convertirse en adultas. Se podría decir que era un florecimiento hacia un lugar no esperado, que toda su vida habían visto en aquellas mujeres que eran mayores.

Hoy más temprano di una canalización que se titulará El Invierno de la Consciencia. Les cuento estas cosas que no dije en esa canalización pero lo que les acabo de dar en recordación es justamente donde están hoy como Hermandad Femenina. Como mujeres a punto de cambiar a otro tipo de paradigma. Hasta podrían llamarlo un cambio dimensional. Y así, a medida que Mele´ha dice adiós a un paradigma más viejo tal vez, en esta canalización 87, ahora están viendo quiénes son. Y si las Madres de las Estrellas les hablaran ahora, metafóricamente les hablarían de relaciones diferentes, de cosas nuevas en camino, de graduarse a lo que es una consciencia más elevada, convirtiéndose en la adulta, en la madurez, en la chamana. Un despertar que no esperaban, de sanaciones, quizás, no esperadas; caminar por un puente que no esperaban. Eso es lo que está ocurriendo.

Y entonces, ¿cuánta desilusión tenían al decir adiós a la escuela elemental? (se ríe). ¿Cuánta desilusión al despedirse de la escuela media? Y tal vez iniciaron este viaje hacia lo que llaman escuela superior y más allá. Y lo que vieron allí fue excitación, tal vez, nerviosidad, todas las cosas que les dijeron a medida que se desarrollaban plenamente como mujeres.

Damas, bienvenidas a una nueva Hermandad Femenina. Es más que una Hermandad Femenina; en este punto del tiempo, florece en una escuela superior, en una madurez, que a algunas las pone nerviosas porque lo sintieron venir, y otras de ustedes todavía no tienen ni idea (se ríe). ¡Es un despertar! Es mucho más que si habrán estado en Lemuria; es mucho más. Es su linaje; es su derecho de nacimiento como mujeres, justamente como mujeres, para llevar una carga de liderazgo espiritual para este planeta. Eventualmente el planeta las buscará a ustedes – y estarán aquí.

Pero ahora es el Cambio, y ahora es tiempo, a medida que se mueven hacia un área difícil porque este es el invierno de la consciencia. El área difícil, que les dije a los que escucharon antes, donde aparentemente todos los árboles de la vida están allí marchitándose y sus hojas cayendo y los cielos se ponen negros (se ríe). Es simplemente la estación anterior a la estación. Eso es lo que suele tener que suceder, ahora mismo, para que ustedes puedan dar el paso siguiente. Pero se están preparando para eso, y para eso es la Hermandad Femenina, para preparar para ese tiempo en que el sol empieza a levantarse y la gente empieza a preguntarles a ustedes “¿Qué tienes tú, que yo no tengo?” Cuando empiezan a preguntarles “¿Qué es lo que te mantiene en marcha? He notado que estás alegre, aun cuando todos tienen miedo.” Eso es lo que ustedes tienen.

Las lemurianas entre ustedes, y son casi todas, - hay algunas que parecen sueltas, yo sé quién está mirando, sé quién está aquí, (se ríe). En las lemurianas entre ustedes, algunas de las almas más antiguas del planeta, se plantaron semillas hace muy largo tiempo para este día, para este momento de graduación, de despertar, de florecer. Todas estas cosas que van a suceder en estos meses próximos, tal vez en los años próximos, a medida que el planeta sale de la dificultad y el sol empieza a asomar, esta es la madurez que se les ha dado para saber dónde están paradas, para no tener miedo, para estar con los amigos y la familia y hacerles ver que ustedes no tienen miedo. El testimonio que dan de quiénes son, de lo que han aprendido, con la Rueda Chamánica y todas estas cosas que aprenden, el testimonio que tienen es cómo actúan ustedes.

Algunas de ustedes todavía son lo bastante jóvenes como para tener hijos que también son jóvenes, y ellos estarán observándolas; ustedes darán el ejemplo de cómo se actúa en tiempos problemáticos y temibles. Algunas tienen edad como para que sus nietos las observen, y ellos verán cómo actúa la abuela durante los tiempos difíciles, en comparación con sus padres. Eso es lo que ustedes tienen. De eso se trata este florecer. Es una nueva clase de vida la que ustedes preparan.

Prepárense para los que se quieran reunir a su alrededor, porque ustedes empiezan a ser un ejemplo de paz, un ejemplo de cómo no entrar en el miedo, ni en los altibajos emocionales de quienes las rodean. De “¿qué vamos a hacer ahora?” y de “¡Ay de mí! soy una víctima de esto, o aquello”. Es lo que muchos van a ver en estos tiempos, pero no necesariamente en ustedes. Y para esto, queridas, se están preparando.

Por eso esto es lo último de un paradigma de vieja energía, que las prepara para la salida del sol. Esto es lo que enseñamos, lo que siempre hemos enseñado, pero en este momento las cosas empiezan a cambiar. Y si ustedes se yerguen entre estas cosas, queridas damas, se darán cuenta de que solo están viendo una estación que cambiará cuando los pájaros empiecen a cantar y vuelvan las flores de un modo más grande que nunca antes. Y la gente las mirará y dirá “¿Cómo lo supiste? ¿Lo viste venir?” Y podrán contestar: “Por supuesto que lo vi venir”. (se ríe) Y se darán cuenta de que ustedes realmente son chamánicas.

Ese es el propósito de este despertar de la Hermandad Femenina. Para que ustedes se descubran, no simplemente entrenándose, sino que real y verdaderamente entiendan quiénes son en este punto del tiempo y de la historia. Hermanas, levántense y marchen a su graduación y a la próxima etapa.

Y así es.

Kryon


Canalización de Kryon por Lee Carroll ante la Hermandad Femenina Lemuriana
Vancouver, Canadá, 22 de agosto de 2020
Transcripción y traducción: M. Cristina Cáffaro
www.traduccionesparaelcamino.blogspot.com.ar

205 lecturas

Comentario de lectores

Ninguno para este artículo