No tengo cuerpo físico y sin embargo estoy escribiendo...

Seth


NO TENGO CUERPO FÍSICO Y, SIN EMBARGO, ESTOY ESCRIBIENDO ESTE LIBRO.


21.10 MIÉRCOLES
(Al empezar estas notas debo mencionar que hay ciertos cambios notables en Jane, cuando canaliza a Seth.)

(Normalmente Jane entra y sale rápidamente del estado de trance. Durante las sesiones, a excepción de cortos instantes, mantiene los ojos abiertos, pero a veces están entreabiertos o abiertos normalmente, y otras, desmesuradamente abiertos y más oscuros de lo habitual. Utiliza su mecedora Kennedy, aunque de vez en cuando se levanta y se pasea por la habitación. Suele fumar cuando está en trance y bebe un poco de vino, cerveza o café. Cuando su trance ha sido muy profundo, necesita unos minutos para «salir realmente», como ella dice. Casi siempre tomamos un tentempié después de las sesiones, por muy tarde que sea.)

(Cuando está en trance, su voz puede ser coloquial en su tono, volumen y ritmo, pero con una amplia variedad de tonos. Por lo general es más grave y fuerte que la «suya propia». De vez en cuando habla bastante alto con su «voz de Seth», y ésta es más poderosa, con tonos claramente masculinos y una energía evidente. Sin embargo, la mayoría de las sesiones son bastante tranquilas.)

(Seth habla con un acento difícil de definir. Algunos dicen que es ruso, otros irlandés, alemán, holandés, italiano e incluso francés. Una vez Seth comentó, con gran sentido del humor, que su manera de hablar era debido a su «pasado cosmopolita» adquirido a través de muchas vidas. Jane y yo pensamos que es simplemente su acento personal y que las personas reaccionan a él de acuerdo a sus antecedentes étnicos y emocionales.)

(Hay otros dos cambios que Jane manifiesta cuando está en trance. Uno es que sus gestos se vuelven más desmañados. El otro es que hay un reajuste de sus músculos faciales que le produce cierta tirantez, creo que debido al gran flujo de energía –o de consciencia– que recibe. A veces, cuando el efecto es muy intenso, siento inmediatamente la presencia de Seth.)

(Creo que esos cambios de Jane durante las sesiones son debidos a su recepción creativa de una entidad, una esencia, a la que llamamos Seth, y a su idea personal de cómo comportarse cuando está representando al género masculino. Su transformación en Seth es original, y resulta muy interesante observarla y participar en las sesiones. Sin tener en cuenta su condición, Seth es una presencia muy especial y amable. Yo siento que oigo a otra personalidad y que dialogo con ella.)

(Antes de la sesión, Jane dijo sentirse bastante nerviosa; pensaba que Seth iba a empezar su propio libro esa noche. Esa sensación de nerviosismo es bastante infrecuente en estas sesiones. Conseguí calmarla diciéndole que no pensase en nada y dejase que el libro fluyera a su manera.)

Te deseo buenas noches, Joseph.

(–Buenas noches, Seth.)

Nuestro amigo Ruburt padece el típico miedo a salir a escena, y en cierto sentido es explicable; así que seré indulgente con él.

De todas formas vamos a empezar el capítulo uno. (Sonrisa.) Si Ruburt quiere puede escribir la introducción. (Pausa.)

Bien. Habéis oído hablar de los cazafantasmas. Se me podría llamar un escritor fantasma, aunque no apruebo la palabra «fantasma». También es verdad que normalmente no se me suele ver en forma física. Tampoco me gusta la palabra «espíritu»; pero, si vuestra definición del término representa la idea de una personalidad sin cuerpo físico, tendré que aceptar que encajo en esa descripción.

Aunque me dirijo a un público invisible, sé que mis lectores existen. Del mismo modo, le pido a cada uno de ellos que me conceda el mismo privilegio.

Escribo este libro a través de una mujer a la que aprecio mucho y a la que he cogido mucho cariño. A algunos les resulta extraño que cuando me dirijo a ella le llame «Ruburt» y la trate de «él», pero sucede que la he conocido en otros tiempos y lugares con nombres diversos. Unas veces ha sido hombre y otras mujer, y a la identidad completa que ha vivido esas vidas separadas se la puede designar con el nombre de Ruburt.

Sin embargo, los nombres no son importantes. Yo me llamo Seth. Un nombre es simplemente una designación, un símbolo;

Así que, si vosotros estáis obligados a llevar uno, yo lo haré también. Escribo este libro con la colaboración de Ruburt, que habla en mi nombre. En esta vida se llama Jane, y Robert Butts, su marido, toma notas de las palabras que Jane transmite. Yo lo llamo Joseph.

Mis lectores quizá supongan de sí mismos que son criaturas físicas, atadas a un cuerpo físico, encarceladas en carne, hueso y piel. Si creéis que esta existencia depende de la imagen corporal, os consideráis en peligro de extinción, ya que no hay forma física que dure y nadie, por muy bello que sea en su juventud, retiene el mismo vigor y encanto en la edad madura. Si os identificáis con vuestra juventud, o vuestra belleza, o vuestro intelecto y vuestros logros, entonces os torturaréis constantemente, al saber que estos atributos pueden desvanecerse, y lo harán.

Escribo este libro para deciros que eso no sucede así. Esencialmente, no sois un ser más físico de lo que pueda serlo yo, y yo he ocupado y abandonado más cuerpos de los que puedo contar. Una personalidad que no existe no puede escribir un libro. Yo soy bastante independiente de la imagen física, y también lo sois vosotros.

La consciencia crea la forma, y no al contrario; No todas las personalidades son físicas. Lo que sucede es que estáis tan preocupados por las cuestiones de vuestra existencia diaria, que ello os impide daros cuenta de que hay en vosotros una parte que conoce que su poder es superior a lo que demuestra su “yo” ordinario.

Todos habéis tenido otras existencias, y ese conocimiento existe dentro de vosotros aunque no seáis conscientes de él. Espero que este libro ayude a despertar el “yo” intuitivo de mis lectores y que les permita traer a la consciencia aquellas intuiciones que les sean útiles.

Empiezo este libro a finales de enero, según vuestro tiempo, en 1970. Ruburt es ahora una mujer de pelo oscuro, delgada e inteligente, que en estos momentos está sentada en su mecedora, hablando en mi nombre.

(Larga pausa a las 21.35.) Mi consciencia está bien centrada dentro de Ruburt. La noche es fría. Ésta es nuestra primera experiencia de escribir un libro completo en estado de trance, y en cierta manera Ruburt estaba un poco nerviosa antes de comenzar la sesión. No es sólo cuestión de que esta mujer hable en mi nombre: se necesita una serie de manipulaciones y ajustes psicológicos. Hemos establecido entre nosotros –es decir, entre Ruburt y yo– lo que yo llamo un puente psicológico.

Cuando hablo a través de Ruburt no lo hago exactamente igual que si utilizase un teléfono. Hay una especie de extensión psicológica, una proyección de caracteres por ambas partes, y es eso lo que uso para establecer la comunicación. Más adelante explicaré cómo se crea y sostiene esta estructura psicológica, pues es como una carretera que hay que mantener limpia de basuras. Para leer este libro, os sería de gran ayuda que os preguntaseis a vosotros mismos "quiénes" sois en lugar de preguntaros quién soy yo, porque no podéis entender quién soy a menos que podáis entender la naturaleza de la personalidad y las características de la consciencia.

Si creéis firmemente que vuestra consciencia está encerrada en algún lugar de vuestro cráneo y es incapaz de escaparse de ahí, si pensáis que vuestra consciencia termina en los límites de vuestro cuerpo, quiere decir que os valoráis en poco y pensaréis que soy una ilusión. Pero yo no lo soy más de lo que podáis serlo vosotros, y ésta podría ser una frase cargada de intención.

Con toda sinceridad (sonrisa) puedo decir esto a mis lectores: soy mucho más viejo que vosotros, al menos por lo que se refiere a la edad tal como vosotros la concebís.

Si un escritor puede ser calificado como autoridad en función de su edad, en ese caso deberían darme una medalla. Soy una esencia de energía de la personalidad que ya no está enfocada en la materia física. Y, como tal, tengo consciencia de ciertas verdades que muchos de vosotros parecéis haber olvidado.

Espero poder recordároslas. Y no hablo tanto a esa parte vuestra que creéis que es vuestro ser, sino a esa otra parte que no conocéis, la que de alguna manera habéis negado y tenéis un tanto olvidada. Es esa parte vuestra la que está leyendo este libro, [incluso] mientras «vosotros» lo estáis leyendo.

Me dirijo a los que creen en Dios y también a los que no creen, a los que piensan que la ciencia será capaz de encontrar todas las respuestas sobre la naturaleza de la realidad y a los que creen que no lo logrará.

Espero poder daros indicios que os permitan estudiar la naturaleza de la realidad por vosotros mismos, como nunca antes la habíais estudiado.

Hay ciertas cosas que debo pedir que comprendáis. No estáis atrapados en el tiempo, como una mosca en una botella cerrada, que no puede usar sus alas. Vuestros sentidos físicos no son fiables a la hora de daros la verdadera imagen de la realidad. Son unos mentirosos encantadores que cuentan un cuento tan fantástico que lo creéis sin cuestionarlo. A veces sois más inteligentes, más creativos y tenéis mucha más capacidad de conocimiento cuando estáis soñando que cuando estáis despiertos. Estas aseveraciones os pueden parecer dudosas en este momento, pero espero que, cuando hayamos terminado, veáis que son incuestionables.

Lo que os voy a contar ya ha sido contado a lo largo de los siglos, y se ha repetido cuando se ha llegado a olvidar. Espero poder aclarar algunos puntos que se han distorsionado a través de los tiempos;

Asimismo, ofrezco mi propia interpretación sobre otros, porque el conocimiento no existe en el vacío y toda información debe ser interpretada por la personalidad que la posee y la pasa a otros. Por tanto, yo describo la realidad de la manera en que la conozco, y también mis experiencias en distintos niveles y dimensiones.

Eso no quiere decir que no existan otras dimensiones. Yo tengo consciencia desde un tiempo anterior a la formación de vuestra Tierra. Para poder escribir este libro –y en la mayoría de mis comunicaciones con Ruburt– adopto de mi propio depósito de personalidades pasadas aquellas características que me parecen apropiadas. Hay muchas personalidades como yo, que ya no están enfocadas en la materia física o en el tiempo. Nuestra existencia os puede resultar extraña simplemente porque vosotros no conocéis el verdadero potencial de la personalidad y estáis hipnotizados por vuestros limitados conceptos.

(Pausa; luego añade humorísticamente:) Podéis tomaros un descanso.

(–Gracias.)

(22.18. Jane salió del trance con bastante facilidad, aunque éste había sido profundo. Quedó sorprendida de que hubiese pasado tanto tiempo. También se sintió muy aliviada por el hecho de que Seth hubiese comenzado su libro, mientras la mantenía a ella bajo control. «Es muy listo», dijo riendo.)

(Seth continuó con su libro a las 22.34.)

Soy esencialmente un profesor, aunque nunca he sido un ilustrado per se. Soy principalmente una personalidad que trae un mensaje: vosotros creáis el mundo que conocéis. Os ha sido dado quizá el don más imponente de todos: la habilidad de proyectar vuestros pensamientos y convertirlos en forma física.

Este don conlleva una responsabilidad. A muchos os tienta estar orgullosos del éxito de vuestra vida, y echáis la culpa de vuestros fracasos a Dios, a la casualidad y a la sociedad. De igual modo, la humanidad tiene tendencia a proyectar sus propias faltas y errores a una imagen de Dios padre, quien sin duda debe de estar ya harto de tanta protesta.

El hecho es que cada uno de vosotros crea su propia realidad física, y todos juntos creáis tanto la gloria como el horror que hay en vuestra experiencia terrestre. Hasta que no os deis cuenta de que sois vosotros los creadores, os negaréis a aceptar esta responsabilidad. Tampoco podéis culpar al demonio de las desgracias del mundo. Ya os habéis vuelto lo bastante evolucionados para comprender que el demonio es una proyección de vuestra propia psique, pero aún no sois lo suficientemente sabios para aprender a usar vuestra creatividad de una manera constructiva.

A la mayoría de mis lectores les es familiar la expresión «limitado físicamente». Como raza os habéis convertido en «limitados por el ego», y os habéis mantenido en una gran rigidez espiritual, negando o distorsionando las partes intuitivas del ser hasta un punto tal, que ahora no las podéis reconocer.

(Pausa a las 22.45.) Se está haciendo tarde. Mis dos amigos deben madrugar. Ruburt trabaja en dos libros propios y debe dormir lo suficiente. Antes de acabar esta sesión os pido que imaginéis nuestro «escenario», ya que Ruburt me ha dicho que un escritor debe tener cuidado al montar su escena. (Divertido.)

Hablo a través de Ruburt dos veces por semana, los lunes y los miércoles, aquí, en este amplio salón. Las luces están siempre encendidas. Esta noche me resulta especialmente agradable mirar a través de los ojos de Ruburt el rincón invernal ahí fuera.

La realidad física me ha resultado siempre estimulante y, gracias a la cooperación de Ruburt para escribir este libro, constato que no me equivoqué al apreciar sus especiales encantos. Hay otro personaje que debe ser mencionado: Willy, el gato, un querido monstruo que está durmiendo ahora.

(Willy dormía, roncando apierna suelta, sobre nuestro viejo televisor. De manera que estaba justo detrás de la cabeza de Jane, sentada en su mecedora.)

La naturaleza de la consciencia animal es por sí misma un tema sumamente interesante que consideraremos más adelante. El gato es consciente de mi presencia y en algunas ocasiones ha reaccionado a ella de una manera bastante evidente. Espero poder mostrar en este libro la interacción constante que hay entre todas las unidades de consciencia, la comunicación que salta más allá de las barreras de las especies, y en alguna de nuestras charlas usaremos a Willy como ejemplo.

Podéis tomaros un descanso o terminar la sesión, como prefiráis.

(–Bien. Pues creo que la terminaremos...)

Mis mejores deseos para los dos.

(–Gracias.)

(Pausa y sonrisa.) Espero que os guste.

(–Buenas noches, Seth.)

(23.00. Jane salió del trance con rapidez. Había mantenido un buen ritmo a lo largo de la sesión. Dijo que estaba contenta de que Seth hubiera comenzado a trabajar en su libro. «Durante mucho tiempo –dijo–, cada vez que pensaba que Seth quería empezar el libro, tenía miedo de dejarle que lo hiciera.»)

(Jane se preguntaba si debía leer el libro a medida que Seth lo producía. Os sorprenderá saber que Jane no leyó el manuscrito hasta que estuvo terminado. Decidimos que no importaba si lo hacía o no, así que finalmente decidió leer todo el material cuando yo terminara de mecanografiarlo.)


SESIÓN 511, 21 DE ENERO DE 1970
Extracto de LA ETERNA VALIDEZ DEL ALMA - HABLA SETH por JANE ROBERTS

4989 lecturas

Comentario de lectores

Ninguno para este artículo